Análisis del GP de Doha: Ganó Quartararo, pero el genio fue Martín

Fabio lo tuvo fácil para ganar en la segunda prueba de MotoGP de la temporada. Martín, con solo 23 años, tiene un futuro muy prometedor

Fabio Quartararo lo tuvo fácil para ganar copiar la carrera que había hecho Viñales la semana pasada. El francés, que acabó siendo el gran derrotado del 2020 al desaparecer en la segunda parte del campeonato, se reencontró a sí mismo para liderar un podio con Zarco, que es el nuevo líder tras acabar segundo las dos carreras de Catar, y Martín, que merece mención aparte.

El piloto madrileño obtuvo el sábado una inesperada pole position en su segundo gran premio en la categoría, pero lo mejor estaba por llegar. En carrera lideró 18 de las 22 vueltas tras otra salida impresionante, sin el mínimo error, mostrando una madurez extraordinaria, con una conducción de tiralíneas y terminó sumando el primer podio en MotoGP, el 29 de su carrera. Había hecho méritos para más, pero estoy seguro que con solo 23 años tiene un futuro muy prometedor.

La locura de Miller

Estamos ante un campeonato muy igualado, en el que muchos pilotos se ven capaces de luchar por las primeras posiciones y ello provoca roces y toques constantes en la pista. Forma parte del juego y del espectáculo, pero es inadmisible en un deporte tan peligroso que un piloto choque expresamente contra otro con la única intención de amedrentarle.

No es la primera vez que Jack Miller protagoniza un espectáculo de estas características y menos que, una vez revisado, no haya una sanción ejemplar. Puede acusar a Joan Mir de adelantarle al límite, muy forzado, llegándose a tocar, pero ello no le da derecho fuera de sus cabales- tomarse la justicia de su mano, ir a por él una vuelta más tarde, buscarle manifiestamente en la salida de una curva, arrinconarle fuera de la trazada y buscar la moto de su rival. Miller golpeó a Mir a 195 km/h. Por Dios esto no es un juego.

La siguiente carrera con Marc Márquez?

Es hoy la pregunta del millón de dólares. El campeonato y los fans echan en falta a su gran estrella y el retorno del campeón de Cervera podría estar muy próximo. El 12 de abril tiene que pasar una nueva revisión médica y si le dan el alta reaparecerá en el Gran Premio de Portugal, que se disputará en Portimao el 18 de abril. Coincidencia o no, sería el mismo escenario que hace pocas semanas estuvo rodando con la Honda réplica de MotoGP, la RC213V-S, para probar su brazo derecho y descubrir un trazado inédito para él.

Puede que el de Losail haya sido el último Gran Premio que Marc haya tenido que ver por la tele desde su casa. Su premisa es no precipitarse, estar preparado para ser competitivo cuando vuelva y todo apunta a que la fecha está cerca. No me cabe duda que, pese al tiempo, cuando regrese dará que hablar en la pista.

También »  Rins: "Esta victoria va dedicada a todos los fans de esta zona"