Estos son todos los ganadores del Car of the Year

Desde el Rover 2000 hasta el Kia EV6, estos son los 58 ganadores del premio más importante de la automoción mundial.

El Kia EV6 se ha alzado como el The Car of the Year 2022, ganando el máximo galardón de la industria automovilística y posicionándose como un nuevo referente de la movilidad eléctrica, triunfando en una final en la que seis de los siete contendientes eran 100% eléctricos, y el que no, el Peugeot 308, era híbrido enchufable y será también eléctrico en 2023.

No es la primera vez que un eléctrico se corona como el mejor coche del año, siendo el I-Pace el último en 2019, si no contamos el Peugeot 208, que también tiene una versión eléctrica, que ganó en 2020. El primero fue el Nissan Leaf en 2011, sucedido por el peculiar Opel Ampera en 2012. Los eléctricos reclaman el protagonismo de la industria automovilística, y no hay mejor modo de hacerlo que ganando el premio The Car of the Year.

En España, el EV6 vendió según la patronal Anfac un total de 286 unidades en 2021. En los dos primeros meses de 2022 son 96 las unidades vendidas. Este vehículo se convierte en el 58 vencedor de este premio, otorgado de forma ininterrumpida desde el año 1964, cuando el Rover 2000 se coronó como el primer rey de Europa. Estos son todos los ganadores del premio The Car of the Year 2022:

1964 – Rover 2000 – Los jurados valoraron el “excelente dinamismo y manejo” gracias a su chasis original, con suspensión independiente delante y eje De Dion detrás. Su motor entregaba 91 CV.

1965 – Austin 1800 – Espacio, practicidad y un maletero de 480 litros, sumado a un motor de 87 CV firmado por BMW asociado a una caja manual de cuatro velocidades o una automática de tres.

1966 – Renault 16 – Un compacto revolucionario en su diseño con motor de 55 o 83 CV y caja de cambios manual de cuatro velocidades o automática de tres.

1967 – Fiat 124 – Un coche de cuatro o cinco plazas asequible que gozó de gran popularidad en el mercado. Ofrecía un espacio considerable para sus 4,03 metros de longitud, un motor de 60 o 70 CV y frenos de disco.

1968 – NSU Ro 80 – Una gran berlina de 4,78 metros con un enfoque lujoso y un motor rotativo de 115 CV de potencia con una transmisión semiautomática de tres relaciones.

1969 – Peugeot 504 – Un diseño firmado por Pininfarina es sinónimo de elegancia. Este descapotable de 4,49 metros contaba con un motor de 76 o 90 CV.

1970 – Fiat 128 – Una berlina de tamaño contenido, de 3,86 metros, que destacaba por un maletero de 370 litros. Contaba con suspensión del tipo McPherson en el eje delantero y un motor de 55 o 75 CV de potencia.

1971 – Citroën GS – Un coche familiar de 4,12 metros que destacó por un diseño aerodinámico que destacaba más por su practicidad que por sus prestaciones, resultado de un motor de 55 o 60 CV de potencia.

1972 – Fiat 127 – El 127 sorprendió por su espacio para sus apenas 3,6 metros de largo, que podía ser de dos o tres puertas en un principio. Un motor de 47 CV impulsaba a este pequeño y asequible compacto.

1973 – Audi 80 – Una berlina premium que se ganó al jurado por su elegancia y sus prestaciones, maximizadas por su peso reducido y sus opciones de motor de 1.3 o 1.6 litros.

1974 – Mercedes-Benz Clase S – Otra berlina premium, en este caso un gran vehículo de cinco metros que representaba el lujo de Mercedes. Su punto fuerte era su motor V8 de más de 200 CV y su transmisión automática de tres relaciones.

1975 – Citroën CX – Otra sorpresa del área de diseño de Citroën, que le aportaba una gran aerodinámica, de ahí su nombre (Cx son las siglas de Coeficiente Aerodinámico). Su motor de 130 CV sumaba un gran rendimiento.

1976 – Simca 1307 – Producido bajo el control de Chrysler, este vehículo destacó por su diseño, su practicidad y su espacio, además de un dinamismo depurado.

1977 – Rover 3500 – Rover ganaba su segundo título con un coche asequible y muy competitivo de diseño agradable y motor, un V8, potente y poderoso.

1978 – Porsche 928 – Un Porsche creado para “reemplazar” al mito 911, dándole la vuelta con un motor delantero V8 potente y, además, eficiente. El dinamismo era bueno gracias a un gran reparto de pesos y además ofrecía espacio interior.

1979 – Talbot Horizon – El Horizon fue el último coche de Talbot bajo el control de Chrysler. Este compacto de cinco puertas culminó lo aprendido con sus predecesores.

1980 – Lancia Delta – El Delta no necesita presentación. Este compacto es un icono de los ralis pero se ganó al jurado gracias a su elegancia y su confort. Su motor era su punto flaco, de apenas 85 CV.

1981 – Ford Escort – Un nombre icónico para un motor totalmente nuevo. El Escort se convirtió en un referente de vehículo perfecto para el uso diario.

1982 – Renault 9 – El R9 mejoró lo visto en el R14 y llamaba la atención gracias a su confort y su manejo, así como por su caja de cambios de cinco relaciones, algo fuera de lo común en un coche asequible.

1983 – Audi 100 – Una berlina que ejemplificaba lo que era Audi, un fabricante de vehículos premium seguros, divertidos y con un buen dinamismo. Montaba un motor de cinco cilindros y ofrecía además el primer cinco cilindros turbodiésel de 87 CV.

1984 – Fiat Uno – El Uno ganó por poco al Peugeot 205 por convertirse en un coche ideal para presupuestos pequeños. Su motor de 70 CV, con caja de cinco marchas opcional, ofrecía además un buen rendimiento.

1985 – Opel Kadett – La segunda generación del Kadett presentó una gran mejora respecto a su predecesor gracias a su renovado motor de 1.2 litros y su versión deportiva GSI de 115 CV como tope de gama.

1986 – Ford Scorpio – Un buen diseño y la calidad de su ensamblaje y materiales contrarrestaron la falta de empuje de su motor de 1.8 litros, aunque su versión 2.9 V6 sumaba al conjunto un gran rendimiento.

1987 – Opel Omega – Una berlina clásica de Opel que atacaba el segmento de las berlinas de tamaño medio con una propuesta basada en el espacio, un buen confort y un dinamismo muy satisfactorio. Su V6, el motor más potente, entregaba 177 CV.

1988 – Peugeot 405 – Una de las victorias más claras de la historia del galardón gracias a una propuesta muy completa. Un coche cómodo, bonito, espacioso, práctico y eficiente, gracias a uno de sus motores, el turbodiésel de 1.9 litros.

1989 – Fiat Tipo – Un coche compacto que dio en el clavo gracias a su espacio, así como un buen dinamismo gracias al trabajo en el chasis. No ofrecía demasiada capacidad de carga ni una gran potencia, pero sus puntos fuertes compensaron.

1990 – Citroën XM – Otra victoria contundente de una berlina elegante con una suspensión hidroneumática con la que Citroën empezaba a despuntar en el apartado del confort. Sus 200 CV solo mejoraban el conjunto.

1991 – Renault Clio – No era fácil sustituir al mítico R5 pero nadie duda que el Clio lo ha hecho. Este pequeño vehículo sacaba espacio de donde no lo había y ofrecía un equipamiento destacable.

1992 – Volkswagen Golf – Tres generaciones le llevó al Golf hacerse con el máximo galardón del automovilismo. El jurado valoró la madurez de la propuesta y su calidad, así como el dinamismo y las prestaciones de versiones como la GTI o la V6 con 175 CV de potencia.

1993 – Nissan Micra – El primer Car of the Year diseñado en Japón ganó gracias no solo a su apariencia, sino a la calidad de su producción y a la eficiencia de su motor de 1.0 litro.

1994 – Ford Mondeo – Una propuesta ambiciosa de Ford. Un coche para todo el mundo con elementos de las berlinas y los compactos, precios asequibles y un motor de gasolina de 1.6, 1.8 y 2.0 litros muy eficiente.

1995 – Fiat Punto – El Punto se impuso a un peso pesado, el Volkswagen Polo, en la final. Su espacio interior y su gran maletero contribuyó, así como su precio, a ganar el premio y, además, a ser un superventas en Europa.

1996 – Fiat Bravo – Segundo Fiat seguido ganándole por poco la Peugeot 406. El séptimo Car of the Year de la marca ofrecía un precio muy asequible, sobre todo para unas prestaciones razonables, un diseño muy distintivo y un comportamiento interesante.

1997 – Renault Mégane Scénic – Un vehículo que ganó gracias a su diseño, que le permitía posicionarse como referente de un segmento que ganaba popularidad. La practicidad y su inacabable espacio evaporaron las dudas del jurado, que le otorgó el premio.

1998 – Alfa Romeo 156 – El diseño de Alfa Romeo es una de sus grandes virtudes y con el 156 Walter da Silva dibujó un coche del año. Un clásico instantáneo con un motor potente y un chasis ajustado para disfrutar. 40 de los 56 miembros del jurado le dieron la máxima puntuación.

1999 – Ford Focus – El Focus fue el asalto al segmento por entonces más popular en Europa. Y el resultado fue ser el coche del año y el más vendido del mundo. Su variedad de versiones, motores y equipamiento, así como su dinamismo, convencieron al jurado.

2000 – Toyota Yaris – El Yaris ganó en el cambio de milenio por un diseño atractivo, tanto como por dentro como por fuera, y por su versatilidad, optimizada por un correcto motor de 68 CV de potencia.

2001 – Alfa Romeo 147 – Ganó por un solo punto impulsado por su diseño, otro acierto de la marca, y por componentes heredados del ganador 156, como el ajuste de su chasis. Era más moderno y ofrecía una mayor calidad, así como más equipamiento.

2002 – Peugeot 307 – Un clásico de la firma del león, el 307 es reconocido como uno de los coches más equilibrados de la historia del premio. Funcionalidad, versatilidad y espacio, así como un gran equipamiento, un dinamismo muy satisfactorio y motores, entre ellos el nuevo HDi, de 110 CV de potencia, eficientes.

2003 – Renault Mégane – El Mégane impactó por el lenguaje estético que estrenaba, pero destacaba su interior, con sistemas de seguridad innovadores, buenos materiales, un manejo correcto y motores eficientes y efectivos, con caja de cambios de seis marchas incluida.

2004 – Fiat Panda – Un utilitario con las virtudes de un coche mucho más grande, como su espacio y capacidad de carga. Contaba además con una versión deportiva Abarth. En la variante estándar, los 70 CV del motor Multijet redondeaban el conjunto.

2005 – Toyota Prius – El primer electrificado ganador del The Car of the Year ganó en su segunda generación por consolidar una prepuesta original de 1997. Sus 110 CV de su motor híbrido acompañaban a un diseño más acertado y a un dinamismo más satisfactorio.

2006 – Renault Clio – Otra corona para el icono francés, que la ganó al ser considerado por el jurado como un referente en su sector. “Un gran coche pequeño que debería inspirar a grandes vehículos”, dijo un jurado.

2007 – Ford S-Max – El jurado vio en el S-Max un familiar con aspecto deportivo, de diseño atractivo y con una gran apuesta de seguridad. Además, alabó su versatilidad y su buen dinamismo para su tamaño.

2008 – Fiat 500 – Fiat sumó otro Car of the Year a sus vitrinas con el clásico moderno, el Fiat 500, heredero de la tradición estética de la marca y su inconfundible diseño, que le sirvió para superar al Mazda2 en la posición final con la máxima calificación de 33 de los 58 miembros del jurado.

2009 – Opel Inisgnia – El último en la estirpe de las berlinas de Opel tras el Omega, ganador del premio, y el Vectra. Su apuesta radicaba en un nivel de equipamiento sin igual en la final, con el primer lector de señales y la suspensión FlexRide adaptativa, que le permitía ofrecer un confort inédito. Sus motores y su transmisión 4×4 solo eran la guinda del modelo.

2010 – Volkswagen Polo – El Polo se había quedado a las puertas en otras ediciones y en 2010 se convirtió en el segundo VW en alzarse con el premio, el primero desde el Golf en 1992. Todos los jurados le otorgaron puntos por su confort, su habitabilidad, capaz de alojar a cuatro adultos altos en su escasa carrocería, y la eficiencia y efectividad de sus motores TSI y TDI.

2011 – Nissan Leaf – El primer 100% eléctrico en alzarse con el galardón se impuso a un duro contendiente, el Alfa Romeo Giulietta, tras demostrar sus puntos fuertes, un dinamismo muy satisfactorio, un confort fuera de lo común por su condición de eléctrico y la ausencia de ruido y por ser la referencia de la electrificación por aquel entonces.

2012 – Opel Ampera – Segundo vehículo electrificado consecutivo, consolidado por su madurez tras años de desarrollo y perfeccionamiento. Su particularidad radicaba en un motor de gasolina que entraba en acción tras agotarse los 60 kilómetros que permitía su batería para el motor eléctrico.

2013 – Volkswagen Golf – Los avances en seguridad activa, la eficiencia, el dinamismo y un confort inédito para el modelo, que estrenaba la popular plataforma MQB del Grupo Volkswagen le valieron al Golf para ganar por segunda vez el premio.

2014 – Peugeot 308 – La cabeza de lanza de la ofensiva de producto de Peugeot, un nuevo vehículo ofrecido como compacto o familiar basado en la plataforma EMP2 que tantas alegrías le ha dado a la marca. Es más corto que su predecesor, pero más habitable. Su abanico de opciones mecánicas lo convierten en un vehículo potente y, a la vez, de los más eficientes del mercado.

2015 – Volkswagen Passat – Volkswagen suma su cuarta corona, la tercera en cinco años, con el nuevo Passat, que tras 41 años en el mercado llegó sobre la plataforma MQB para conquistar al jurado, que valoró su calidad, su habitabilidad y su versatilidad, así como sus motorizaciones y la transmisión DSG de la marca.

2016 – Opel Astra – El producto más popular de la marca alemana ganó el galardón tras actualizarse sobre la nueva plataforma D2XX de la marca, que lo hacía 200 kilos más liviano y más corto, pero a la vez más espacioso y dinámico, gracias también a las mejoras en el chasis. Contaba con motorizaciones que iban desde los 95 CV hasta los 160 CV.

2017 – Peugeot 3008 – El 3008 fue el arma de Peugeot para entrar en el segmento SUV, que empezaba a estar muy de moda. Su diseño, agresivo y moderno, junto con un equipamiento completísimo y un interior casi premium y muy tecnológico lo hacían destacar del resto, ganando por delante del Giulia de Alfa Romeo.

2018 – Volvo XC40 – Los SUV ya dominan el mercado y el XC40 se posiciona entre los mejores dentro del espectro premium del mercado. Este modelo destacaba por su enfoque más dinámico y deportivo, en comparación con el XC60, su hermano mayor, su equipamiento y calidad y, santo y seña de la marca, por motores muy eficientes.

2019 – Jaguar I-Pace – El I-Pace dio la sorpresa al alzarse por encima de rivales como el Alpine A110 y el Kia Ceed. El jurado valoró su buena relación calidad precio y los avances que suponía dentro del mercado de coches eléctricos. Es un Jaguar y, como tal, ofrecía calidad y prestaciones.

2020 – Peugeot 208 – Tercer Car of the Year para Peugeot en seis años gracias a un modelo que se ha convertido en uno de los más demandados durante los últimos años por su combinación de diseño, agresivo y moderno, equipamiento y calidad y por la variedad de mecánicas disponibles, pasando por la gasolina, el diésel y la electrificación total.

2021 – Toyota Yaris – Superando al Renault Clio y al Volkswagen Golf, el Yaris suma su segundo Car of the Year (2000) gracias a una propuesta consolidada con un diseño refinado, más calidad, una gran inversión en seguridad activa y un buen nivel de equipamiento. Su único motor híbrido, sin contar el de gasolina de 360 CV del GR Yaris, es de los más eficientes entre los híbridos convencionales.

2022 – Kia EV6 Este todocamino es la gran apuesta de Kia, con el que inicia su nueva era eléctrica y buscará convertirse en referente de movilidad eléctrica. Basado en la nueva plataforma E-GMP de Hyundai-Kia, el EV6 no es un coche excesivamente largo, alcanza los 4,68 metros, pero su batalla de 2,9 metros promete un interior muy espacioso, además de un maletero de 520 litros. Este vehículo ofrecerá autonomías superiores a los 450 kilómetros en todas sus versiones y ofrecerá variants de tracción trasera, de 170 y 228 CV, y de tracción total, de entre 228 y 585 CV en su edición GT.

También »  Marc Márquez gana su séptimo BMW M Award consecutivo