Las emisiones de CO2 de los coches nuevos caen un 4,24% en el primer semestre

Las medias de contaminación han bajado con el confinamiento, pero los eléctricos siguen sin despegar en el mercado pese a la automatriculaciones impuestas desde las marcas a los concesionarios, según Faconauto

Aunque parezca de Perogrullo, obvio y evidente, la realidad es para congratularse, pese a la pandemia. La única parte positiva del confinamiento visto lo visto es que en las ciudades se ha producido un descenso de la polución. El tráfico se ha reordenado (o desordenado en algunas partes como Barcelona) y hay menor circulación de vehículos. Los niveles de CO2 han caído en las matriculaciones de coches nuevos en los primeros seis meses del año hasta un 4,24% menos, según datos de Faconauto (la patronal de las asociaciones de concesionarios), elaborados por la consultora MSI.

También es importante ver, en este sentido, que la media de emisiones ha descendido hasta los 113 gramos (aún lejos de la media de 95 gramos requerida a finales de este 2020). Por comunidades, Madrid registró un descenso del 4,31% (con una media de CO2 de 111 gramos), Catalunya del 5% (media de 114 gramos) cifras similares a las de Valencia (5,04%) aunque con un menor parque de coches nuevos. Cantabria ha sido la autonomía con mayor descenso de media de CO2 en las matriculaciones de coches nuevos con un 8,33% y una media de 110 gramos.

Desde Faconauto reconocen que “este importante recorte se debe por el auge que han experimentado las matriculaciones de los denominados ‘mildhibrid’ (tecnología que combina un motor convencional con un sistema eléctrico alimentado por una pequeña batería), que hasta junio han acaparado el 5% del mercado nacional, con un incremento en sus matriculaciones del 95%. Del mismo modo, los híbridos enchufables también han contribuido a reducir las emisiones medias de CO2, al incrementar un 42% sus ventas”.

Los eléctricos aún no tiran

Las matriculaciones de vehículos eléctricos, que debían subir para mitigar en mayor medida las emisiones del parque, apenas llegaron a los 5.182 coches, un 5% menos que en el mismo periodo de 2019. Buena parte de estos eléctricos han sido, según Faconauto, fruto de automatriculaciones por parte de los concesionarios (1.384 vehículos). En el mercado particular los eléctricos han retrocedido un 38,8%.

La necesidad de cumplir con las emisiones de cara a 2021 ha hecho que las narcas hayan instado a los concesionarios a matricular modelos eléctricos o electrificados. Marta Blázquez, vicepresidenta de Faconauto, considera que “Si se contaba con los coches eléctricos para recortar las emisiones de CO2, los compradores nos están diciendo que ese no es el camino. Este año se están vendiendo menos modelos electrificados porque no hay suficiente demanda, pese a que la oferta sí que es mayor”.

La patronal de los concesionarios advierte que “esto quiere decir que se están acelerando procesos, con una normativa muy exigente que ni la sociedad ni el sector están en disposición de cumplir. Además, la situación provocada por la pandemia está suponiendo una traba más. El fin es la descarbonización, pero se debería pensar en plazos más realistas, adaptados a la gente. Mientras, esperamos que algunos fabricantes trabajen con sus redes y busquen fórmulas para no trasladar el problema a los concesionarios obligándoles a automatricular vehículos eléctricos para evitar multas”.

También »  BMW entrega el paquete de mantenimiento Service Inclusive 10 millones