LG pagará 1.900 millones de dólares por defectos en las baterías

La empresa ha acordado la compensación por la lamada a revisión de casi 74.000 vehículos del modelo Chevrolet Bolt EV por incendios provocados por baterías defectuosas.

LG Electronics pagará una indemnización de 1.900 millones de dólares (1.646 millones de euros) a General Motors por los costes relacionados con la llamada a revisión del modelo eléctrico Chevrolet Bolt EV, cuyas baterías, fabricadas por la compañía surcoreana, son defectuosas y han causado el incendio de varios vehículos. GM anunció en un comunicado que el acuerdo con LG Electronics permitirá al fabricante de automóviles estadounidenses recuperar la práctica totalidad de los 2.000 millones de dólares que costará la reparación de los vehículos.

GM tuvo que llamar a revisión todos los Chevrolet Bolt EV, el principal vehículo eléctrico de la compañía hasta el momento, producidos desde 2016 por un defecto en los módulos de las baterías que suministra LG Electronics. Este reembolso de los 1.900 millones de dólares se verá reflejado en los resultados del tercer trimestre del año, informó la automovilística norteamericana.

El vicepresidente de General Motors para compras y suministros, Shilpan Amin, declaró que “LG es un valioso y respetable proveedor de GM y estamos satisfechos con el acuerdo. Nuestros equipos de ingeniería y manufacturación siguen colaborando para acelerar la producción de nuevos módulos de batería y esperamos empezar este mes las reparaciones de los vehículos”.

Más de 73.000 coches

Inicialmente, GM llamó a revisión en todo el mundo unos 69.000 Bolt EV de los modelos 2017 a 2019 para solucionar el problema de las baterías y estimó que el defecto le costaría unos 800 millones de dólares (693 millones de euros). Pero el pasado 20 de agosto, GM anunció la ampliación de la llamada a revisión del Bolt EV para abarcar 73.018 vehículos en Norteamérica, de los modelos 2019 a 2022, lo que supondría unos gastos adicionales de 1.000 millones de dólares (866 millones de euros)

Ahora, la compañia de Detroit ha elevado el coste de la llamada a revisión a 2.000 millones de dólares (1.733 millones de euros). La marca ha señalado que reemplazará los módulos defectuosos de las baterías, que fueron producidas por LG en Corea del Sur con dos problemas: un ánodo desgarrado y un separador doblado, lo que aumenta el riesgo de incendio de las baterías.

El grupo LG se ha convertido en el principal proveedor de baterías de GM. Las dos compañías han anunciado la construcción de dos fábricas de baterías en Estados Unidos para equipar al creciente número de vehículos eléctricos de GM. El fabricante estadounidense ha anunciado que para 2025 planea introducir al menos 30 modelos eléctricos en los que invertirá un total de 27.000 millones de dólares (23.400 millones de euros).

También »  Aston Martin Lagonda apuesta por el coche eléctrico