Los nuevos beneficios de la conducción autónoma

En el 'mundo post-Covid', prácticamente todo va a ser distinto. Y, por supuesto, muchos modelos de negocio, que deberán cambiar sus estrategias de manera radical. En este nuevo escenario, ¿qué va a suceder con la conducción autónoma? Esto opina uno de los líderes del sector.

Aunque la mayoría de los presentes no hayamos todavía superado el ‘shock’ del cambio radical que ha sufrido el mundo a cuenta del coronavirus, lo innegable es que ha ocurrido. Y que no tiene vuelta atrás.

La irrupción de la pandemia ha afectado a todos los ámbitos de nuestra vida. Pero, centrándonos en el económico, su influencia ha supuesto una auténtica ‘segadora’ de negocios, los cuales -dada su necesidad de contacto físico– han perdido su razón de existencia.

Y otros muchos están en peligro, a pesar de lo boyantes que fueron en los tiempos previos al virus. Aquí encontramos, por ejemplo, las empresas de vehículos compartidos. En un momento en que los usuarios quieren controlar la higiene de todo lo que tocan, el vehículo particular vuelve a cobrar el fuelle que perdió.

Sin embargo, las que apostaron por la conducción autónoma -como, por ejemplo, Waymo– tienen en esta tecnología la posibilidad de jugar mejor sus cartas. Pero, para ello, tienen igualmente que transformarse.

Datos en movimiento

El gurú de la movilidad Hari Sripathi está convencido de que la compañía propiedad de Google seguirá los pasos del resto de servicios que el gigante de Silicon Valley ofrece al mundo.

En un reciente artículo publicado en la revista Fleet Forward, el experto predice que -tras su salida comercial a finales de año- “es improbable que Waymo monetice a los usuarios como individuos. Es algo ‘aventurado’ extraer de ellos billones [de dólares] en cinco años -superando miles de regulaciones urbanas-, incluso para Google. Es más probable que opten por monetizar los desplazamientos realizados o -más probable aún- las millas recorridas”.

¿Cómo lograrán esta monetización? Sripathi lo tiene claro: “Probablemente, Waymo hará lo que mejor saben hacer Google y Alphabet, capturar inmensas cantidades de datos para vendérselos al mejor postor”.

Y añade: “Mucho más allá de lo que hoy capturan las redes sociales, la información de Waymo estará mucho más personalizada. Por ejemplo, Facebook asume que estás interesado en un restaurante si has visitado su página. Waymo sabrá a ciencia cierta que llevaste allí a tu hijo tras el partido, basándose en dónde paraste y con quién ibas”.

También »  Luis Moya nos explica cómo debemos sentarnos al volante