Qué debes saber si vas a comprar un patinete eléctrico

A la hora de comprar un patinete eléctrico hay que fijarse en su potencia, autonomía, tiempo de carga y confort, dependiendo siempre del uso que se le vaya a dar

El patinete eléctrico ha pasado de ser la extravagancia de algunos avanzados a su tiempo, a un medio de transporte urbano casi tan extendido como las bicicletas. Esto ha hecho que la oferta haya crecido exponencialmente en los últimos meses, por lo que ya es posible adquirir un patinete que se ajuste a la perfección a los gustos y necesidades de cada cliente. Pero, ¿en qué hay que fijarse a la hora de comprarlo?

ANÁLISIS DE USO

Lo primero que habría que analizar es el tipo de uso que se le va a dar al vehículo, tendiendo en cuenta principalmente la distancia media de recorrido diario. Esto determinará si necesitamos un patinete de grandes dimensiones, alta potencia y autonomía extendida, que son más aparatosos y pesados; uno de tipo medio medio con un perfecto equilibrio entre prestaciones y practicidad; o uno de baja potencia y autonomía pero de gran ligereza y fácil transporte.

También hay que tener en cuenta la propia fisionomía del usuario, ya que los patinetes tienen un peso máximo admitido y en algunos casos el volante extensible para adaptarse a distintas alturas. La talla y peso del comprador también influirá en la autonomía del vehículo, puesto que a mayor resistencia en la propulsión más gasto de energía.

Debes analizar el uso que le vas a dar al patinete
Debes analizar el uso que le vas a dar al patinete

AUTONOMÍA

La autonomía de uso va a determinar los kilómetros que puede recorrer el patinete con una sola carga. Lo más común es encontrar patinetes con baterías que rondan los 8.000 mAh, lo que suele traducirse en una autonomía media de 20 kilómetros. Con una batería de unos 12.000 mAh ésta se extiende por encima de los 40 kilómetros, mientras que los patinetes más prestacionales elevan la batería hasta los 24.000 mAh para una autonomía que ronda los 60 kilómetros. Aunque la duración de las batería dependerá mucho de la potencia del motor.

Un usuario circulando en patinete eléctrico
Un usuario circulando en patinete eléctrico

POTENCIA

La potencia media de la gran mayoría de patinetes que circulan por nuestras calles se sitúa entre 250 y 300 W, lo que es es suficiente para propulsar al vehículo mucho más allá de los 25 km/h a los que suelen estar limitados de serie. También es fuerza suficiente para poder superar cuestas no demasiado pronunciadas y arrastrar pesos por encima de los 100 kilos, que es el máximo que suelen admitir.

Por encima de éstos encontramos también una amplia oferta de patinetes con potencias que se acercan a los 1.000 W y que, evidentemente, elevan sus prestaciones. En este caso ya suelen estar provistos de materiales más resistentes y de amortiguadores porque su uso es más intenso.

En el siguiente escalón estarían los patinetes que superen los 1.500 W. Además de mejores materiales y amortiguación, éstos suelen contar con una base más amplia e incluso con sillín para mejorar la estabilidad, algo muy necesario si tenemos en cuenta que pueden supera fácilmente los 40 km/h de velocidad.

Finalmente están los topes de gama. Se trata casi de ciclomotores con forma de patinete, puesto que hablamos de vehículo muy voluminosos y con pesos de entre 60 y 70 kilos, capaces de alcanzar los 60 km/h gracias a una potencia máxima que ronda los 3.000 W.

Patinete eléctrico
Patinete eléctrico

TIEMPO DE RECARGA

Otro aspecto fundamental a la hora de elegir un patinetes eléctrico es el tiempo de recarga. Lo más habitual es que se extienda entre 4 y 5 horas en el caso de las baterías de alrededor de 8.000 mAh; entre 8 y 9 horas en las de 12.000 mAh; y superar las 12 horas en los de 24.000 mAh. Muchas veces un tiempo de recarga óptimo puede suponer la diferencia entre realizar el itinerario programado sin dificultades o quedarnos tirados sin batería, teniendo que arrastrar el patiente a la vieja usanza.

Patinete eléctrico
Patinete eléctrico

PRECIOS

Más allá del uso que vayamos a darle al patinete, la compra de uno u otro modelo estará a su vez condicionada por el precio de cada modelo. Los más habituales, es decir, los de 8.000 mAh de batería (20 km de autonomía media) y 250 W de potencia, suelen costar entre 350 y 500 euros. Aquellos que ya llevan sillín incorporado por su mayor potencia pueden rondar los 1.000 euros, y los más prestacionales del mercado pueden incluso superar los 3.000 euros.

Lo bueno es que la gran evolución de este medio de transporte urbano ha hecho que se cuente en la actualidad con una una amplísima oferta, por lo que siguiendo esta guía es fácil encontrar el patinete que por calidad-precio mejor se pueda ajustar nuestros gustos y necesidades.

También »  Bugatti Bolide, el experimento se convierte en realidad