Prueba del Audi Q8, un SUV de lujo con etiqueta ‘ECO’

Probamos a fondo el todocamino cupé situado en lo más alto del segmento SUV de Audi, rebosando lujo y deportividad a partes iguales

Àlex Soler » 10 de octubre, 2020

El Audi Q8 es el buque insignia de la firma de Ingolstadt. El todocamino grande alemán copa el último escalón de la gama SUV de la marca, siendo una propuesta más gamberra que el Q7, su hermano por tamaño. Mientras el Q7 busca atraer al comprador que busca el lujo en un vehículo grande y sobrio, el Q8 intenta ofrecer la exclusividad del nivel más alto del segmento premium, pero con detalles deportivos y una silueta que coquetea con el concepto cupé para presentarse como un coche más atractivo.

En ese sentido, el Audi Q8 llama la atención por ser un vehículo enorme, de casi cinco metros de largo, 1,99 de ancho y 1,69 de alto. Acorde con el diseño actual de Audi, mantiene la parrilla ‘singleframe’ tradicional de la marca, de gran tamaño, escudada por los grupos ópticos y las entradas de aire en el paragolpes, que se integran en el conjunto gracias a un marco negro. De perfil, la línea del techo cae ligeramente hasta el alerón trasero, dando ese toque cupé diferencial respecto al Q7. En la trasera, llamará la atención la banda negra que cruza el portón del maletero, de 605 litros, y une los faros traseros. Poco importa que el color de la unidad probada fuera de un sutil plateado, las cabezas giraban a su paso.

Frontal del Audi Q8 | Foto: Audi
Frontal del Audi Q8 | Foto: Audi

El interior es el ejemplo de que se puede apostar por la digitalización total y no perder practicidad en el intento. Tres pantallas sirven de cuadro de instrumentos digital, de sistema de infoentretenimiento y de gestión de la climatización. En la consola central, tanto el sistema MMI como la climatización funcionan gracias a pantallas que se valen de señales hápticas que emulan la pulsación de un botón y simplifican el proceso. Sigue siendo más práctico subir la temperatura con un dial analógico, pero no es un inconveniente. El problema del MMI sigue siendo que algunas funciones, como buscar una frecuencia de radio manualmente, puede llevar a quitar la vista de la carretera en exceso.

Ecológico con 340 CV

La unidad probada correspondía al motor gasolina de seis cilindros con tecnología microhíbrida, que le otorga la etiqueta ‘ECO’ de la DGT, de 340 CV y 500 Nm de par. Capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos, va sobrado de deportividad, más aún en el modo ‘dynamic’ donde se muestra muy estable pese a su tamaño y peso. Sin embargo, saca a relucir todos sus puntos fuertes en una conducción más suave, ofreciendo una experiencia de conducción muy grata, con una aceleración contundente, una recuperación impecable y un confort a la altura de su precio, 85.610 euros. 

Interior del Audi Q8 | Foto: Audi
Interior del Audi Q8 | Foto: Audi

Es un vehículo ideal para toda la familia. Es espacioso, cómodo y va cargado de tecnología tanto de conectividad como de seguridad. Su consumo, superior a los 12 litros casi en todo momento, es su principal punto flaco, pero es ‘ECO’.

También »  Así es el nuevo Ford Puma 2020