BMW iX, el futuro vehículo eléctrico de la marca alemana

El BMW iX llegará al mercado al final de 2021 con los últimos avances de la marca bávara en diseño, electrificación, conectividad y conducción autónoma

Edgar Vivó » 12 de noviembre, 2020

BMW ha desvelado como será su futuro más inmediato con el iX, un modelo que se producirá en la planta de BMW en Dingolfing desde la segunda mitad de 2021 y que llegará al mercado a finales de ese mismo año como el buque insignia del grupo BMW. Con este vehículo la firma bávara pretende redefinir la sostenibilidad, el placer de conducir, la versatilidad y el lujo, además de ofrecer una experiencia de conducción en la que la sensación de espacio interior y la relación entre el vehículo y sus pasajeros es totalmente inédita. Para ello, este coche se ha desarrollado desde dentro hacia fuera.

En su interior, el BMW iX ofrece una gran habitabilidad, una combinación de materiales de alta calidad, asientos de nuevo desarrollo con reposacabezas integrados y un techo panorámico de cristal excepcionalmente grande para amplificar la sensación de espacio que ya proporciona de por sí el gran habitáculo. Además, las pantallas y controles se han reducido a lo esencial, reforzando aún más la impresión de un interior diáfano y despejado.

Interior del BMW iX

Ese minimalismo, se potencia a través del uso de un volante de forma hexagonal, un mando giratorio para para la selección de la marcha y la pantalla curva de BMW -que forma parte de la próxima generación del Sistema Operativo BMW-. Todos estos elementos trasladan a los ocupantes a un espacio en el que disfrutar del placer de conducir.

Esa apariencia innovadora y vanguardista se aprecia igualmente en el exterior, con un diseño de formas limpias y fluidas en las que La prominente parrilla de doble riñón en disposición vertical toma todo el protagonismo. Este elemento tradicional en BMW se ha reinventado como una innovadora y multifuncional interfaz con la última tecnología para albergar los avanzados sistemas de asistencia a la conducción con los que el BMW iX allana el camino hacia la conducción autónoma.

BMW iX

Otras aspectos destacados en el diseño del BMW iX son: los faros más estrechos jamás vistos en un modelo de la firma alemana, los tiradores de las puertas enrasados (que se accionan con pulsar un botón), las ventanas laterales sin marco, el portón trasero -que no tiene juntas de separación y se extiende por toda la parte posterior- y los también extremadamente estrechos pilotos traseros.

Por lo que respecta as sus dimensiones, BMW ya ha avanzado que será comparable con el X5 en cuanto a longitud y anchura, y tendrá casi la misma altura que el X6 debido a su fluida línea de techo, y que el tamaño de sus ruedas recuerdan claramente al X7.

MÁXIMA POTENCIA Y EFICIENCIA ELÉCTRICA

El BMW iX empleará la quinta generación de la tecnología BMW eDrive, que comprende los dos motores eléctricos, la electrónica de potencia, la tecnología de carga y la batería de alta tensión garantiza una eficiencia excepcional. Este SUV desarrollará nada menos que 500 CV, con los que se impulsará de 0 a 100 km/h en menos de 5,0 segundos.

Unas prestaciones de vértigo que se combinarán con una eficiencia envidiable. Su cifra de consumo de energía eléctrica combinada será excepcionalmente baja para su segmento, al quedar por debajo de los 21 kWh cada 100 kilómetros bajo el ciclo de pruebas WLTP. Una batería de alto voltaje de última generación, con una capacidad de más de 100 kWh, debería permitirle registrar una autonomía de más de 600 kilómetros en ciclo WLTP.

BMW iX

Además, la nueva tecnología de carga del BMW iX permite una carga rápida de corriente continua de hasta 200 kW. De esta forma, la batería puede ser cargada del 10 al 80 por ciento de su capacidad total en menos de 40 minutos. Además, en sólo diez minutos se puede introducir suficiente energía en la batería para aumentar la autonomía del coche en más de 120 kilómetros. Las baterías del BMW iX están diseñadas como parte de un ciclo de recursos a largo plazo y permiten un índice de reciclaje excepcionalmente alto.

DINAMISMO ELÉCTRICO

El BMW iX podrá procesar un volumen de datos 20 veces mayor que en los modelos anteriores y duplicará la velocidad de análisis de los datos recogidos por los sensores del vehículo, lo que permitirá disfrutar de una conducción autónoma mucho más avanzada. Además, será compatible con la tecnología 5G, ofreciendo de este modo nuevas funciones de conducción y aparcamiento automatizados.

BMW iX

Pero un BMW está hecho para disfrutar de la conducción, por lo que esta autonomía se acompañará de un pilotaje sumamente dinámico. La estructura de la carrocería, con un marco de aluminio y un innovador habitáculo de carbono, consigue una rigidez torsional extremadamente alta, lo que a su vez mejora la agilidad y maximiza la protección de los ocupantes, al tiempo que minimiza el peso. Y si a esto le sumamos un gran confort de marcha, combinado con una respuesta instantánea y precisa a cada movimiento del acelerador y a cada giro del volante, obtenemos un coche que lleva al extremo las premisas de conducción que representan a BMW.

También »  La BMW S 1000 XR llega a la red oficial BMW Motorrad