El BMW Serie 4 Coupé 2021 no deja a nadie indiferente

Nos ponemos por primera vez a los mandos del nuevo BMW Serie 4 Coupé un coche que destaca por su extraordinaria combinación de deportividad y exclusividad

No dejes que la parrilla te impida ver el coche. Un dicho parecido, pero con árboles y bosques, viene a decir que hay que ver las cosas con perspectiva, en su totalidad y no centrarse únicamente en los detalles. Eso es exactamente lo que hay que hacer con el nuevo BMW Serie 4 Coupé, un coche extraordinario pero ensombrecido para algunos por su polémica parrilla frontal.

Es cierto que es grande, muy grande en realidad, y ello le ha acarreado no pocas críticas, pero al fin y al cabo le otorga un aspecto único, singular, distinto a lo establecido y, sobre todo, deportivo, que es lo que se busca en un modelo de estas características. Además, y tras tener la oportunidad de probar el nuevo BMW Serie 4 Coupé, os aseguramos que en directo es más atractiva de lo que parece, y pasa totalmente a un segundo plano cuando se descubre todo lo que ofrece este coche. Así que empecemos a analizar ya a la última novedad de la firma bávara.

Zaga del nuevo BMW Serie 4 Coupé | Foto: Edgar Vivó
Zaga del nuevo BMW Serie 4 Coupé

Comencemos por lo que supone la llegada de este vehículo a la firma de la hélice. Y no es más que la respuesta a aquellos que pedían un Serie 3 de tres puertas, una figura que siempre ha estado presente, y de forma destacada, en el catálogo de BMW. Los clientes demandaban una versión más deportiva del compacto, y esto es exactamente lo que es el Serie 4 Coupé.

Nada más ponerte frente a él ya se percibe un mayor dinamismo. Así lo transmite un diseño marcado inevitablemente por la gran parrilla frontal, que al contrario de lo que se piensa no es un capricho de los actuales ingenieros de BMW, sino un homenaje al icónico 328 de 1926. Esta está flanqueada por dos grandes faros que se prolongan hasta los pasos de rueda, potenciando la sensación de anchura y la imponente vista frontal del Serie 4 Coupé. Los faros son de LED serie, y opcionalmente pueden ser además adaptativos con luz láser BMW para alcanzar hasta 600 metros de alcance por la noche.

La parrilla frontal es activa para dejar pasar el aire cuando hay que refrigerar el motor, y cerrar su paso en caso contrario para favorecer la aerodinámica

Pero si algo define a este modelo es su perfil. Como buen coupé, tiene cortos voladizos, delgados pilares, largas puertas con ventanas sin marco y un techo con una acentuada caída en la parte posterior, en la que lo más destacado es el empleo de unos nuevos pilotos más estrechos y oscurecidos para otorgar a la zaga un aspecto más robusto, además de la presencia de un paragolpes voluminoso y con una doble salida de aire a los cotados y un gran difusor en su parte baja.

Vista lateral del BMW Serie 4 Coupé
Vista lateral del BMW Serie 4 Coupé

Pero el nuevo BMW Serie 4 Coupé no solo impone por sus líneas, sino también por sus dimensiones. La longitud ha aumentado en 128 milímetros con respecto a su predecesor, hasta alcanzar los 4.768 mm; la anchura se incrementa en 27 mm, hasta 1.852 mm; y la batalla 41 mm, hasta los 2.851 milímetros. Su altura ha aumentado tan sólo 6 mm, hasta 1.383 milímetros, lo que le permite ser 57 milímetros más bajo que el nuevo BMW Serie 3 Berlina. Su anchura de vías también ha aumentado con respecto al modelo de la generación anterior 28 mm en el tren delantero y 18 mm en el trasero, y también son 23 mm más anchas que las del último Serie 3 Berlina.

Estas dimensiones tienen dos consecuencias directas, por un lado le otorga una mayor habitabilidad y capacidad de carga con un maletero de 440 litros, y por otra parte le confieren en su comportamiento un mayor aplomo, como más tarde veremos.

Diseño interior y tecnología

Respecto al interior hay poco que decir, más allá de este incremento de dimensiones que hemos citado, ya que es un calco del que luce el Serie 3. Qué significa esto, pues que disfruta de un espacio extremadamente ergonómico y especialmente enfocado y dedicado al conductor, de una calidad extraordinaria en sus ajustes y materiales que lo posiciona claramente entre las opciones más exclusivas del mercado premium de su segmento, de una dotación tecnológica sobresaliente que comentaremos más tarde, y de una ergonomía de referencia tanto en los asientos delanteros como en las dos plazas traseras, en las que se viaja cómodamente a no ser que estés muy por encima de la media española en altura.

Interior del BMW Serie 4 Coupé
Interior del BMW Serie 4 Coupé

El Serie 4 Copué es un coche que, como cualquier BMW, se centra principalmente en el conductor, y a él precisamente van enfocadas la mayoría de tecnologías que equipa: multitud de asistentes a la conducción como el aviso de colisión frontal con intervención de los frenos, el aviso de salida del carril que incluye el retorno al carril (con asistencia de dirección) y el sistema de información de límites de velocidad ahora se incluyen de serie; ayuda al aparcamiento con el asistente de maniobras marcha atrás de serie, y el Parking Assistant Plus que incluye el BMW Drive Recorder que graba videos de los alrededores del vehículo de hasta 40 segundos de duración, opcionalmente; y una nueva generación del afamado Head-Up Display de BMW con más información y un tamaño mayor.

De serie se cuenta con el Live Cockpit Plus, que incluye el sistema iDrive con pantalla de 8,8 pulgadas y controlador táctil, un cuadro de instrumentos de panel negro de 5,1 pulgadas, sistemas multimedia y de navegación, dos puertos USB para transferencia de datos y una interfaz WiFi. Opcionalmente se puede escoger el Live Cockpit Professional que presenta una instrumentación completamente digital de 12,3 pulgadas y una pantalla central de 10,25 pulgadas. Ambas tecnologías incluyen ahora, además de Apple CarPlay, Android Auto para una conectividad total con el smartphone del usuario.

Amplia gama de motores para el BMW Serie 4 Coupé

El BMW Serie 4 Coupé se lanza al mercado con tres opciones gasolina y una diésel. Entre los primeros se cuenta con los 420i y 430i, dos motores de cuatro cilindros y 2.0 litros con propulsión trasera que desarrollan 184 y 258 caballos, y un tercer bloque de seis cilindros en línea con tres litros que entrega 374 CV, y que corresponde a la versión M440i xDrive, es decir, que además cuenta con tracción integral. Este último a su vez disfruta de una hibridación ligera que eleva su rendimiento y su eficiencia. Emplea un potente motor de arranque-generador de 48 V y una segunda batería para almacenar la energía de frenado. Esta no sólo se usa para suministrar al sistema eléctrico, sino también para aligerar la carga de trabajo del motor de combustión y aumentar su potencia con 11 CV adicionales.

BMW Serie 4 Coupé
BMW Serie 4 Coupé

La propuesta diésel se limita por el momento a la versión 420d, con un motor de cuatro cilindros y 2.0 litros que entrega 190 CV, y que está disponible con tracción trasera o total a través del sistema xDrive. En la primavera de 2021 se reforzará esta gama con el 430d de 286 CV y el M440d de 340 CV, ambos con un mismo bloque de seis cilindros y 3.0 litros de cubicaje, tracción total e hibridación ligera.

Donde no existe posibilidad de elección es en el tipo de caja de cambios, ya que todos los motores del BMW Serie 4 Coupé van ligados al cambio Steptronic Sport de ocho velocidades.

Primera toma de contacto

En la presentación tuvimos la ocasión de probar el 420d de 190 CV, un motor suave y silencioso para tratarse de un diésel, que ofrece un impecable rendimiento en carretera gracias a sus excepcionales recuperaciones y su discreto trabajo, pero que no se siente tan cómodo cuando se le exige en revirados puertos de montaña como los que atravesamos en esta toma de contacto.

Tras una orquilla y en plena subida le costaba algo reaccionar, pero cuando alcanzaba las 1.600 revoluciones desataba sus 400 Nm con una aceleración contundente. Eso sí, duraba poco ya que no se trata de un motor que estire demasiado. No queremos decir que sea un motor perezoso o falto de potencia porque estaríamos faltando a la verdad, pero es que le tocó actuar en un escenario pensado expresamente para las versiones más potentes, con carreteras por las que ha transcurrido más de un rallye madrileño pensado. El 420d es perfecto para el que quiera un coche con un tacto de conducción deportivo, pero que no quiera renunciar al confort o la eficiencia por unas elevadas prestaciones.

Lo que sí percibimos desde el primer momento es que, en el caso de este diésel, el chasis estaba muy por encima de las posibilidades del motor. Por mucho que exprimimos sus capacidades, y pese a que la carretera estaba mojada, siempre tuvimos una gran sensación de seguridad y control, debido al soberbio tacto de dirección, a unas suspensiones perfectamente calibradas que mantenían al coche pegado al asfalto en todo momento, y a un juego de frenos que jamás desfalleció. Y es que el nuevo Serie 4 Coupé muestra una rigidez de la carrocería mucho mayor que la de su predecesor, y cuidadosos ajustes en la geometría, montaje y configuración del chasis.

Opciones de personalización

La suspensión de serie y la opcional M Sport incorporan amortiguadores con ajuste personalizado. Opcionalmente se puede optar por la suspensión Adaptiva M, con amortiguadores controlados electrónicamente. La dirección deportiva variable se incluye con las dos versiones de suspensión opcionales. El nuevo BMW Serie 4 Coupé monta de serie llantas de aleación ligera de 17 pulgadas. Los frenos M Sport opcionales permiten elegir las pinzas de freno en azul o rojo.

La lista de equipamiento de serie para el nuevo BMW M440i xDrive Coupé y el nuevo BMW M440d xDrive Coupé exhibe llantas de aleación ligera M de 18 pulgadas y un diferencial trasero electrónico M Sport con función de bloqueo completamente variable. Este sistema también está disponible como opción para el BMW 430i Coupé junto a la suspensión M Sport o la suspensión Adaptativa M.

El acabado M Sport está disponible por su parte como alternativa a la especificación de serie, que comprende rasgos como tomas de aire de grandes proporciones en la parte delantera y un prominentemente faldón trasero contorneado, suspensión M Sport, llantas de aleación ligera M de 18 pulgadas, almohadillas para las rodillas a los lados de la consola central y otros elementos interiores específicamente diseñados. Los detalles exteriores en Cerium Grey metalizado forman una característica de identificación adicional de los modelos BMW M, que también se pueden realzar con el paquete exterior de carbono M.

BMW Serie 4 Coupé
BMW Serie 4 Coupé

El paquete M Sport Pro, que se ofrece por primera vez para un modelo de BMW, eleva la intensidad del placer de conducir a otro nivel. Cuenta con las características del M Sport al que añade elementos como las llantas de aleación ligera M de 19 pulgadas, la caja de cambios Steptronic Sport de ocho velocidades, un alerón trasero, un deportivo sonido del motor en el habitáculo y, opcionalmente, un sistema de audio envolvente Harman Kardon. Adicionalmente, también estará disponible desde el lanzamiento del nuevo BMW Serie 4 Coupé una amplia selección de componentes M Performance.

Dependiendo de la versión escogida y de las casi infinitas opciones de personalización, el precio del BMW Serie 4 Coupé puede variar mucho: El 420i cuesta 48.400 euros y es el modelo de acceso a la gama: el 420d tiene un precio muy similar con 49.300 euros; el 430i eleva su precio hasta los 52.500 euros; y el M440i xDrive cuesta 74.300 euros siendo en la actualidad el buque insignia de la gama.

Podemos resumir tras todo lo dicho que el BMW Serie 4 Coupé es exactamente aquello que la firma bávara pretendía, un modelo pensado para los que querían un Serie 3 Coupé, pero que va a la vez mucho más allá de ello, ya que se trata de un vehículo con un aspecto y una conducción sumamente deportiva, un nivel de calidad extraordinario, y una dotación tecnológica de primer nivel, que bien le valen para lucir en su trasera una cifra más en la nomenclatura de del constructor germano.

También »  La demanda de vehículos de ocasión crece ligeramente pero el mercado cae un 64,9%