Así es el nuevo BMW M8 Competition en carrocerías Coupé y Cabrio

La división BMW M de la firma alemana desarrolla su modelo de producción más avanzado, rápido y exclusivo con 625 cv y una velocidad máxima de hasta 305 km/h

Si bien los números siempre han sido los protagonistas dentro de la gama BMW para nombrar a cada un de sus “Series”, la firma alemana escogió en su día una letra para identificar a sus modelos más exclusivos; la M. Una consonante que sirvió para dar nombre al departamento de competición BMW Motorsport en los años 70, y que luego derivó en una división específica de desarrollo de vehículos de carreras y de modelos de altas prestaciones de producción en serie.

Y este exclusivo catálogo en el que se reúnen los modelos más rápidos y tecnológicos de la marca, recibe ahora un nuevo buque insignia; el M8 Competition. Tras la presentación de las versiones M8 y M8 Competition Gran Coupé, le ha tocado el turno a las variantes Coupé y Cabrio. Estas dos nuevas propuestas M de carrocería de tres puertas y de configuración interior tipo 2+2 se incorporan a la familia M con unos más que sólidos argumentos.

Al igual que el resto de versiones M Competition, estos M8 cuentan con un tratamiento estético y de equipamiento específico. Entre otros detalles destacan elementos como las inserciones en fibra de carbono, las llantas, los riñones delanteros, las branquias M en las aletas delanteras, el alerón trasero, las cuatro salidas de escape o los identificativos “Competition”. El habitáculo de los M8 Competition cuenta con asientos M Sport, tapicerías específicas, BMW Head-Up Display con contenido específico M y el BMW Live Cockpit Professional, entre otros detalles específicos.

El nuevo BMW M8 Coupé Competition
El nuevo BMW M8 Coupé Competition | Foto: BMW

En primer lugar, y a diferencia de su “hermano” M8 Gran Coupé, los Coupé y Cabrio tan sólo están disponibles en la versión superior M8 Competition. Esto significa que alojan en su prominente capó delantero una unidad modificada del motor V8 M TwinPower Turbo que, gracias a su elevado régimen de giro, alcanza la nada despreciable cifra de 625 cv. Con todo ello, el M8 Coupé acelera de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos (3,3 en el caso del M8 Cabrio) y alcanza, sin ningún tipo de problemas, una velocidad máxima de 250 km/h.

Y recalco “sin ningún tipo de problemas”, porque esta es la velocidad punta limitada electrónicamente que, si se opta por equipar el paquete opcional M Driver, se puede aumentar hasta los 305 km/h. De esta manera, el M8 Competition se convierte en el coche de producción más rápido fabricado por BMW.

Todo “bajo control”

Para gestionar este verdadero arsenal de potencia y prestaciones, los M8 Competition recurren a un más que notable despliegue tecnológico. Toda una serie de soluciones dinámicas que incluyen la caja de cambios de ocho velocidades M Steptronic con Drivelogic, la dirección a las cuatro ruedas y la tracción total M xDrive con tres modos seleccionables: 4WD, 4WD Sport y 2WD. En el caso de ésta última, no es muy recomendable recurrir a ella a no ser que se cuente con una extensa experiencia en competición y algún que otro título en el palmarés, ya que funciona exclusivamente con tracción trasera y el control de estabilidad desactivado… Palabras mayores.

El nuevo BMW M8 Cabrio Competition
El nuevo BMW M8 Cabrio Competition | Foto: BMW

No obstante, el usuario puede gestionar los ajustes del motor, los amortiguadores, la dirección, los sistemas M xDrive y los frenos a su gusto a través del botón Setup, e incluso crear dos configuraciones individuales a las que se accede con los botones M situados en el volante. Para los más cómodos, existen los ajustes predeterminados “Road” y “Sport“, además un modo adicional “Track” pensado para circuito.

En nuestra toma de contacto pudimos comprobar la efectividad de un auténtico súper deportivo en todo tipo de trazados con una agilidad increíble. Y con un nivel de confort y seguridad que obliga a mirar a menudo el velocímetro para no superar con creces los límites legales. Sin duda alguna BMW cuenta con la propuesta idónea para aquellos que busquen uno de los deportivos más exclusivos, rápidos y tecnológicos del mercado, y dispongan de 192.500 euros si optan por el M8 Coupé, o de 200.500 euros si quieren “volar” con la capota abierta.

También »  ¿Por qué la mayoría de los coches no tienen ventanillas con protección solar?