Bugatti realiza las primeras entregas del exclusivo Divo

Dos años después de su presentación, Bugatti inicia las entregas de las 40 unidades del hiperdeportivo Divo, vendidas desde antes de su debut

Casi dos años han tenido que esperar los compradores de una unidad del exclusivo Bugatti Divo para recibirlo. Presentado en el Pebble Beach en agosto de 2018, de este hiperdeportivo basado en el Chiron solo se producirán, en Molsheim, Francia, y montados a mano, 40 unidades que costarán, cada una, cinco millones de euros.

Llamado así para homenajear a Albert Divo, un piloto francés que durante más de 20 años fue piloto oficial de la marca y cosechó grandes victorias, como la Targa Florio por partida doble, el Bugatti Divo, según la firma automovilística, “abre una nueva era para la marca: la era de la carrocería moderna”. En ese sentido, los diseñadores de la marca francesa explican en un comunicado que tuvieron una gran libertad para desarrollar el diseño del hiperdeportivo, ya que al limitar su velocidad a ‘solo’ 380 kilómetros por hora, el Chiron supera holgadamente los 400 km/h, pudieron experimentar con más carga aerodinámica e integrar formas que le otorgaran un carácter propio.

Agresivo y muy potente

El resultado es un vehículo que luce más deportivo que el Chiron, con unas inmensas entradas de aire al lado de la tradicional parrilla de Bugatti y un diseño basado en líneas rectas y muy marcadas. Elementos como los grupos ópticos delanteros y traseros son muy distintos a los de su hermano y, si bien el tercio trasero del Divo es bastante parecido al del Chiron, características como la tradicional ‘C’ tras el habitáculo también varían, siendo más pequeña en este caso. El habitáculo, sin embargo, es prácticamente igual.

En el momento de su presentación, Bugatti lanzó el hashtag #BuiltForCorners (fabricado para las curvas). La introducción de elementos como la apertura del capó, los faldones laterales, el alerón trasero o el enorme difusor trasero con seis salidas de escape le permiten, pese a tener menos velocidad punta que el Chiron, reducir hasta en ocho segundos su tiempo en el Circuito fancés de Nardo y en tres segundos la marca de la variante Chiron Sport. De hecho, genera 90 kilos más de carga aerodinámica respecto a su hermano para un total de 436 kilos. Los 35 kilos que pierde el Divo respecto al buque insignia de Bugatti, gracias a un uso más intensivo de la fibra de carbono y piezas fabricadas a partir de la impresión 3D, también contribuyen a mejorar el tiempo.

Tras el habitáculo trabaja el ya conocido motor W16 tetraturbo de 8.0 litros, 1.500 CV de potencia y 1.600 Nm de par máximo asociado a una caja de cambios automática de siete velocidades. Con esta mecánica es capaz de alcanzar los 380 km/h pasando por los 100 en apenas 2,4 segundos.

Con todo, tras dos años de desarrollo y más de 5.000 kilómetros de pruebas después, el Bugatti Divo empieza llegar a su nuevo hogar, el garaje de los 40 compradores que la marca buscó para él. Sí, estaban todas las unidades vendidas antes siquiera de su presentación.

También »  Nuevo Mercedes-Benz GLC: Estos son sus precios para España