El Citroën GS Break cumple 50 años de historia

La versión GS Break se lanzó en 1971 con una mayor capacidad de carga para responder a quienes necesitaban más espacio

En agosto de 1970 la prensa especializada descubrió por primera vez el nuevo Citroën GS en una presentación que tuvo lugar en los paisajes de la Camarga (Francia). Todos los periodistas que asistieron al evento destacaron la gran cantidad de novedades que incorporaba el GS, un modelo que democratizaba la suspensión neumática, ofreciéndola por primera vez en un coche del segmento medio, y equipaba frenos de disco en las cuatro ruedas, una habitabilidad excelente para cinco personas, un gran maletero y una carrocería aerodinámica muy luminosa.

El Citroën GS “Made in Spain” fue nombrado rápidamente “Coche del Año 1971” gracias a sus excelentes cualidades. A este reconocimiento de la prensa le siguió un gran éxito comercial. Una de las características que más llamó la atención de este modelo fue su maletero que, pese a ser muy espacioso, tenía el acceso a través de una portezuela en la parte inferior trasera, muy pequeña en comparación con el espacio disponible en el interior. Esto no se trataba de un error de diseño, sino de una decisión tomada por la propia marca para compatibilizar una carrocería de tipo dos volúmenes con el hecho de evitar que los equipajes pudieran mojarse si, en el momento de cargar el vehículo, estaba lloviendo.

El Citroën GS | Foto: Citroën
El Citroën GS | Foto: Citroën

Tras el lanzamiento del GS Berlina, en agosto de 1970, Citroën tenía prevista la llegada de un modelo más funcional: el Citroën GS Break. Cabe recordar que la firma francesa disponía de una larga historia de experiencia y conocimiento en este tipo de carrocerías, puesto que desde los tiempos del Traction, cada Citroën grande disponía de una variante station wagon (denominada Break). Así había sido en el caso del DS y así sería en el GS.

Las variantes Break de los modelos Citroën ofrecían un mayor volumen interior para satisfacer las exigencias de todo tipo de clientes/as. Destacar que estas variantes también existían en modelos más pequeños, como es el caso del Citroën AMI, de la versión “comercial” del 2CV e incluso del Méhari.

La gama del Citroën GS Break llegó en julio de 1971, articulada en versiones de 5 puertas (Break) y de 3 puertas (Service, una variante que no se comercializó en España). Esta última era una versión comercial pensada para el transporte de mercancías y estaba a la venta tanto con el lateral totalmente acristalado en la variante denominada “Vitrée” o bien con el lateral completamente de chapa, en la variante llamada “Tolée”. Como era de esperar, el éxito fue inmediato y muy notable. En cuanto a la gama de colores, fue muy amplia y los interiores recordaban la “era espacial”. Asimismo, el vehículo disponía de detalles originales como la curva de la luneta trasera que se “plegaba” para alcanzar la parte trasera del techo, como ya se hizo anteriormente en el DS y el SM.

Toda la familia del GS Break recibió un profundo rediseño en 1979, justo cuando el GS se convirtió en GSA (GS Améliorée), un modelo dotado de un amplio portón trasero que aumentaba claramente su funcionalidad. El éxito de esta serie de modelos se puede medir fácilmente en la cantidad de unidades fabricadas: casi dos millones y medio de unidades hasta 1986, de las que más de 385.755 se produjeron en el Centro de Vigo.

También »  La trágica historia de amor detrás del Espíritu del Éxtasis de Rolls-Royce