Cupra Formentor VZ de 310 CV: Primera prueba ‘a fondo’

Probamos por primera vez y casi en exclusiva el nuevo Cupra Formentor VZ de 310 CV, el primer modelo 100% realizado desde cero por la deportiva y joven marca española


Edgar Vivó » 20 de noviembre, 2020

Poco después de la breve toma de contacto que tuvimos en su presentación nacional, hemos podido probar casi en exclusiva y en profundidad uno de los coches que más expectación ha suscitado en los últimos tiempos, el nuevo Formentor, el primer modelo 100% Cupra.

La prueba del Cupra Formentor la realizamos sobre la versión tope gama, es decir la VZ 2.0 TSI de 310 CV, con tracción inteligente 4Drive y cambio automático 7 DSG, que ha sido la primera en lanzarse al mercado por algo menos de 47.000 euros. Seguidamente se ha puesto a la venta otra con motor TSI de 150 CV por algo más de 31.500 euros, a la que le seguirá una TDI de igual potencia y dos opciones híbridas enchufables, una de 204 y otra de 245 CV. Tanto esta última como la gasolina de 310 CV, es decir, las más potentes de la gama, llevan el sobrenombre VZ, que viene de la palabra “veloz”.

Cupra es una marca emocional, y esta característica se plasma a la perfección en el diseño del Formentor. Tiene un aspecto robusto, deportivo e imponente, pero a la vez con ese aire distinguido y exclusivo que pretende llevar a la marca a un estadio intermedio entre los coches generalistas y los premium. Este CUV es un auténtico ‘rompecuellos’, ya que atrae la mirada de todo aquel con quien se cruza por la calle. Tiene un efecto ‘WOW’ increíble, lo que sin duda hará que se hable mucho de él una vez lo comencemos a ver por nuestras ciudades.

El frontal denota todo su potencial, y en él destacan elementos como la gran parrilla con la insignia de Cupra en medio, las amplias tomas de aire en los flancos y la parte inferior del abultado paragolpes, así como los faros antiniebla redondos justo en medio de éste. Desde esta perspectiva se aprecian además las generosas dimensiones de un capó que no sólo llama la atención por su longitud, sino también por su volumen. Esta segunda característica hace que una vez te sientas en el puesto de conducción se deje apreciar frente a la vista al más puro estilo Mustang.

Zaga del Cupra Formentor

En la zaga encontramos unas formas contundentes y voluminosas, que logran transmitir robustez y aplomo a partes iguales. En esta zona se sitúa una luz trasera infinita llamada ‘coast-to-coast’, que recorre el coche de parte aparte integrándose finalmente en unos pilotos traseros dotados de intermitentes dinámicos. En la parte posterior también cabe destacar la presencia de dos atractivos escapes con salida doble, y elementos aerodinámicos como el difusor en la parte baja del paragolpes el alerón que se proyecta sobre el techo.

Pero si existe una vista que favorece especialmente al Cupra Formentor, es sin duda la lateral. Es desde esta perspectiva donde se aprecia que hablamos de un CUV y no de un SUV. Por altura está a medio camino entre un compacto convencional y un todocamino; además tiene rasgos de coupé como unos cortos voladizos, una línea de techo con una marcada caída en la zaga y un capó largo y prominente. Visto de perfil también se aprecian las marcadas y tensas líneas que se dibujan por una carrocería plagada de aristas, destacando especialmente las que se sitúan sobre los abultados hombros traseros. No menos llamativas son las atractivas llantas de 19 pulgadas y diseño exclusivo, que albergan unas imponentes pinzas firmadas por Brembo que muerden unos discos ventilados de 370 mm delante y 310 en las ruedas del eje posterior.

Vista lateral del Cupra Formentor

Las pinzas van en color Cooper, una singular tonalidad que también se puede apreciar en otros muchos elementos del exterior y del interior del vehículo, en contraste con los no menos llamativos colores escogidos para la carrocería, entre los que destacan el y Gris Magnetic Mate y el Azul Petrol Mate de esta unidad.

En cuanto dimensiones, hablamos de un coche de 4.45 metros de longitud y 1.84 mm de anchura y 1.51 de altura, con una generosa distancia entre ejes de 2.68 metros que le permite ofrecer una extraordinaria habitabilidad. Lo cierto es que sorprende que con poco más de 4 metros y medio de longitud se disfrute de tanto espacio para las piernas en las plazas traseras, y a su vez de un maletero de hasta 450 litros, si bien esta versión 4Drive reduce su capacidad a 420 litros. Pese al indudable carácter deportivo del Cupra Formentor, estas dimensiones le convierte en un coche práctico y cómodo para el día a día.

Diseño interior del Cupra Formentor

El interior del Formentor es casi idéntico al del Seat León, ya que tiene el mismo diseño y emplea prácticamente los mismos materiales. Cupra no se considera una marca premium, pero lo cierto es en este aspecto podría haber sido algo más generosa y utilizar materiales más exclusivos, para evidenciar ese paso al frente que pretende distinguirle de su marca matriz.

Pero veamos qué es lo más destacado en el habitáculo de este CUV. Para empezar, destacaríamos unos excelentes asientos tipo baquet, que no sólo aportan un estilo innegablemente deportivo, sino que además son cómodos en largos trayectos y recogen perfectamente el cuerpo en tramos de curvas. Más allá de su confort no ha encantado lo bajo que pueden llegar a posicionarse, para sentir fielmente las inercias del coche cuando se realizan conducciones deportivas.

También es un elemento distintivo del interior el volante multifunción con su imitación de fibra de carbono en el centro donde se muestra el logo de la marca, y con dos botones: uno para arrancar el motor y otro para seleccionar los modos de conducción que posteriormente veremos. Finalmente cabe destacar la presencia de elementos ornamentales de color Copper por todo el habitáculo: volante, aireadores, costuras…

Algo que nos ha gustado especialmente es la inserción LED que recorre de parte a parte toda la cabina, y que no sólo sirve para decorar y ofrecer una sensación de envoltura a los pasajeros delanteros, sino que además tiene una función de seguridad, puesto que se ilumina y parpadea de modo ostensible cuando se activa el Asistente Lateral para avisarnos de que se acerca un vehículo por nuestro costado y así nos persuade de realizar la maniobra de cambio de carril.

Cupra, más allá de deportividad también es sinónimo de exclusividad, por lo que el Formentor hace gala un equipamiento de primer orden, con lo más vanguardista en tecnología. El salpicadero está presidido por una grandísima pantalla de 12,3 pulgadas desde la que se controlan casi todos los elementos y sistemas del vehículo: desde el sistema multimedia, pasando por el navegador, e incluso las aplicaciones del móvil como si estuviésemos en el propio smartphone gracias a la compatibilidad wireless con Apple Carplay y Android Auto.

Interior del Cupra Formentor

Otro elemento destacado del interior es el Digital Cockpit de 10,25 pulgadas, una instrumentación totalmente digital y configurable, que integra desde la información clásica de los diales analógicos, como el velocímetro y el tacómetro, hasta mapas y navegación a todo color. Si bien esta pantalla ya se utilizaba en otros modelos del Grupo Volklswagen, en el Formentor integra un modo adicional de visualización ‘Sport’, desarrollado específicamente por Cupra, con información que incluye las revoluciones del motor, el par, la potencia, la presión turbo y las fuerzas G, para exprimir al máximo el potencial dinámico de los modelos de la marca española.

En cambio, lo que menos nos ha gustado del habitáculo es que una vez más se abusa de la digitalización. Bajo la pantalla encontramos estos unos mandos táctiles deslizantes para dos elementos que desde nuestro punto de vista siempre deberían ser analógicos: el volumen de la radio y la climatización. Aunque se manejan de una forma intuitiva, son demasiado sensibles por lo que muchas veces no es fácil lograr el volumen deseado o poner a la primera la temperatura escogida para el habitáculo.

Por suerte encontramos otras formas de controlar los sistemas del vehículo, ya que simplemente diciendo “Hola hola”, podemos pedirle a nuestro Formentor que suba o baje la temperatura, que busque un lugar en el navegador, o que realice una llamada, entre otras muchísimas funciones. Por supuesto también contamos con un volante multifunción que aglutina casi todos los controles que más se utilizan durante la conducción.

Sensaciones al volante del Formentor

Pero pasemos ya a hablar de cómo se comporta el nuevo Cupra Formentor. Como decíamos al inicio, estamos a los mandos de la versión tope de gama, que cuenta con un motor gasolina de cuatro cilindros y dos litros turboalimentado para entregar 310 CV y 400 Nm de par motor, asociado a un cambio automático de doble embrague y siete relaciones DSG, que entrega el par a ambos ejes gracias a la tracción integral inteligente 4Drive. Ahí es nada.

Con este conjunto mecánico el Formentor es capaz de acelerar de acelerar de 0 a 100 en 4,9 segundos, y alcanzar una velocidad máxima autolimitada de 250 km/h, cifras nada desdeñables pero que se quedan cortas cuando uno siente el verdadero rendimiento del propulsor en carretera. No vamos a descubrir ahora este magnífico motor del Grupo Volkswagen, pero sí hemos de decir lo bien que le sienta al Formentor, quien es capaz de sacarle el máximo rendimiento.

Y esto es posible gracias al que bajo nuestro punto de vista es el mejor atributo del SUV deportivo de Cupra: el chasis. La joven marca deportiva ya nos había demostrado que es insuperable en la puesta punto de esta parte estructural del vehículo en otros modelos como el Cupra León, pero si además lo realiza con un coche hecho desde cero por ellos mismo, el resultado es sencillamente soberbio.

El Cupra Formentor VZ de 310 CV tiene dos personalidades completamente antagónicas, pero perfectamente compatibles a través de sus distintos modos de conducción: Comfort, Sport, Individual, Cupra, y Offroad. Cuando se selecciona el primero, el CUV muestra su lado más amable, con un rodar suave y agradable, pensado para el día a día o para disfrutar del confort en largos trayectos. Durante la prueba realizamos centenares de kilómetros por autopista y os podemos asegurar que no sentimos fatiga en ningún momento. En el modo Comfort, las suspensiones son lo suficientemente permisivas como para filtrar las irregularidades del firme, la dirección cuenta con una mayor desmultiplicación sin perder precisión, y el motor tiene una respuesta siempre contundente pero más progresiva.

El Cupra Formentor VZ con motor 2.0 TSI de 310 CV, cambio DSG y tracción 4Drive está disponible desde 46.920 euros sin descuentos aplicados

En cambio, cuando se selecciona el modo Cupra el coche cambia radicalmente de personalidad, volviéndose un auténtico deportivo. La suspensión se endurece lo suficiente como para mitigar cualquier tipo de balanceo de la elevada carrocería, la respuesta del motor se agudiza a límites extraordinarios, la dirección se vuelve más directa, dura y precisa, y el sistema 4Drive se emplea al máximo para no sólo repartir de la manera más precisa el par a cada eje, sino individualmente a cada rueda. Y todo ello acompañado de un cambio en el sonido que emana de los tubos de escape, que se vuelve más rotundo y profundo, además de potenciar los adictivos petardeos.

Con este modo afrontamos varios puertos de montaña, donde nos divertimos como a bordo de un auténtico coupé. Es increíble cómo un SUV se puede agarrarse tanto a la carretera, cómo puede tener un paso por curva tan ágil sin cabeceos ni balanceos, cómo es capaz de frenar de forma tan contundente deteniendo su masa de todocamino, cómo es capaz de tener tanta precisión en la dirección, y cómo el motor puede disimular el peso general del coche moviéndolo con tal soltura y contundencia a cualquier régimen de vueltas.

Ascenso al puerto de montaña con el Cupra Formentor

Pero bueno, todo lo que os digamos se quedaría corta para expresar las capacidades dinámicas del Formentor, mejor ved el vídeo de la prueba que encabeza el reportaje y buscad la subida en el puerto de montaña; mi sonrisa al volante y mi expresión lo dice todo.

Tras la prueba del Cupra Formentor VZ de 310 CV podemos concluir que estamos ante un coche excepcional, al que le auguramos un futuro prometedor. Es bonito, funcional y deportivo a la vez, con carrocería SUV y con la tecnología más puntera. Y todo ello por unos precios más que acordes a su calidad general. ¿Qué más se puede pedir? Cupra ha llegado para quedarse.

También »  Fiat regresa al combate con una gama de cuatro euros al día