Exprimimos el Mini más potente de su historia

Sorprende el potencial de este Mini, tanto por sus prestaciones, verdaderamente impresionantes, como por su adherencia sobre el asfalto

Mini nos reunió en el circuito de Monteblanco, en Huelva, para probar su último modelo, el más potente de la historia de la marca y que no deja indiferente a nadie. Había dos modelos a probar del John Cooper Works, el Clubman y el Countryman, pero había un denominador común en sus entrañas, un motor que proporciona 306 cv y un terreno ideal para exprimirlo.

El coche, obviamente, cuenta con todas las novedades en cuanto a diseño, seguridad y tecnología, pero el objeto del encuentro era probar en su máxima expresión su comportamiento y con ese objetivo se entiende el emplazamiento elegido. En ciudad y en carretera es, prácticamente, imposible recoger las sensaciones que desprende, proyectando deportividad por todos lados.

Con el piloto Lucas Ordóñez como instructor de lujo, la prueba del coche, que se nos hizo muy corta, constó de pruebas de aceleración, frenada, habilidad y, sobre todo, la puesta en escena sobre el asfalto de este circuito, en una de sus variantes de casi 4 kilómetros.

Debo confesar, en primer lugar, que me sorprendió el potencial de este Mini, tanto por sus prestaciones, verdaderamente impresionantes, como por su adherencia sobre un asfalto anegado por la lluvia.

El nuevo Mini John Cooper Works
El nuevo Mini John Cooper Works | Foto: Mini

Gran rendimiento

Estas nuevas versiones de los modelos deportivos más destacados de la marca, tanto el modelo de seis puertas con su dinámica conducción como el sólido y versátil Countryman, proporcionan una experiencia brutal.

La última generación del motor de 4 cilindros desarrollado para los modelos John Cooper Works con tecnología Mini TwinPower Turbo mejora la potencia del motor anterior en 55 kW (75 cv) a máxima potencia. El par máximo ha aumentado 100 Nm hasta alcanzar los 450 Nm, y el rendimiento de la aceleración también ha mejorado considerablemente. El JCW Clubman pasa de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y el JCW Countryman, en 5,1 segundos, es decir, 1,4 y 1,5 segundos más rápido que los modelos anteriores, respectivamente.

El motor de 4 cilindros con turbocompresor y 225 kW (306 cv) del JCW Clubman (consumo de combustible promedio: 7,1-7,4-l/100 km; nivel de emisiones promedio de CO2: 161–169 g/km) y el JCW Countryman (consumo de combustible promedio: 6,9-7,3 l/100 km; nivel de emisiones promedio de CO2: 156–166 g/km) ofrecen un rendimiento extraordinario.

El nuevo Mini Cooper Works Countryman
El nuevo Mini Cooper Works Countryman | Foto: Mini

Espíritu deportivo

El motor se combina de serie en ambos modelos con un nuevo cambio deportivo Steptronic de 8 velocidades, que incluye bloqueo mecánico del diferencial en el eje delantero, un sistema de tracción a las cuatro ruedas ALL4, un chasis diseñado especialmente y modificaciones de refuerzo adicionales para la estructura de la carrocería, la conexión del motor y las fijaciones del chasis. Esto hace que las sensaciones deportivas sean espectaculares.

Las maniobras de aceleración van acompañadas por el espectacular sonido del nuevo sistema de escape. La potencia extrema del motor se hace sentir más intensamente que nunca, con un diseño acústico emocional que se adapta a las necesidades del vehículo y realza su carácter de alto rendimiento. Nada más poner el coche en modo Sport sientes que no es un coche cualquiera. De todas formas, cuando se conduce a un ritmo relajado con un consumo optimizado y a revoluciones bajas, el sonido producido es más comedido y sonoro.

El nuevo Mini John Cooper Works
El nuevo Mini John Cooper Works | Foto: Mini

La transmisión automática incorpora un bloqueo del diferencial integrado que funciona transversalmente para reducir la compensación de velocidad entre las ruedas delanteras y que está interconectado con el DSC (Control Dinámico de Estabilidad), que ayuda a la tracción sobre el terreno suelto o con condiciones meteorológicas adversas. También mejora el dinamismo del vehículo al negociar las curvas con un estilo de conducción deportivo, proporcionándole mayor agilidad al realizar cambios de dirección rápidos o al acelerar a fondo al salir de una curva.

El sistema de frenos deportivos también se ha rediseñado y ahora cuenta con frenos de disco con pinzas de 4 pistones en las ruedas traseras para garantizar unos elevados valores de frenado constante incluso en condiciones de uso intensivo.

Equipamiento exclusivo

El dinamismo, la agilidad y la precisión del John Cooper Works se completan con características de diseño específicas en el exterior, que permiten optimizar las propiedades aerodinámicas y el diseño de los conductos de aire del vehículo, como las grandes tomas de aire de la parte delantera, los alerones de techo específicos para cada modelo y cubiertas de retrovisores optimizadas desde el punto de vista aerodinámico.

Otros detalles específicos incluyen la pintura de contraste opcional en rojo para el techo y las carcasas de los retrovisores, un diseño individual para las molduras de entrada laterales con los intermitentes y el logotipo John Cooper Works en la parrilla del radiador y el portón trasero. Sus faros, luces traseras y faldón trasero muestran el diseño del último restyling, al igual que la parrilla más ancha, el paragolpes y las llantas.

El interior del Mini John Cooper Works
El interior del Mini John Cooper Works | Foto: Mini

El característico aspecto de coche deportivo del interior se debe, en parte, a sus asientos con reposacabezas integrados, al volante deportivo John Cooper Works con botones multifunción, a la palanca de cambios y al guarnecido interior del techo de color antracita.

El equipamiento incluye también faros LED, arranque confort, modos de conducción, Radio Visual Boost con pantalla de 6,5 pulgadas con función táctil, sistema de navegación y cámara de visión trasera.

También »  Primera prueba del Skoda Kamiq 2019