Prueba del arrollador e imponente Ford Explorer híbrido enchufable

El Explorer es el coche estadounidense por antonomasia por su tamaño, su enorme motor y sus cualidades, aunque se adapta sin problemas a Europa con su mecánica híbrida enchufable


Ford ofrece, en lo más alto de su gama SUV, el Explorer, un inmenso todocamino procedente de Estados Unidos que encarna como ningún otro vehículo su filosofía Built Tough, que traducido podría ser ‘Construido Duro‘ o ‘Resistente‘. Tiene todas las cualidades que los norteamericanos admiran en un vehículo: es grande, pesado, imponente y tiene un motor de 3.0 litros y 363 CV de potencia muy poderoso que siempre anda sediento. Para adaptarse a Europa, donde el consumo y las emisiones se miran con lupa, Ford ha optado por hibridarlo en una fórmula que le otorga la etiqueta ‘cero emisiones’ de la DGT y que consigue que este tragón no necesite tanta gasolina para moverse.

La unidad probada corresponde al acabado ST-Line, en el que Ford añade detalles estéticos que le aportan cierto carácter gamberro y que le sientan como un guante. Destaca todo en este coche, porque su presencia es intimidante, pero llaman especialmente la atención la enorme parrilla frontal, en negro brillante y escudada por sus grupos ópitcos con tecnología LED; sus neumáticos, que doblan en tamaño los que montan los utilitarios, y su difusor trasero con cuatro salidas de escape. Es de silueta cuadrada, pero sus líneas estilan bastante el conjunto y no es sobrio en exceso.

Interior del Ford Explorer | Foto: Ford
Interior del Ford Explorer | Foto: Ford

El interior llama la atención por lo espacioso que es y por la fácil accesibilidad. El espacio para cualquier ocupante esta fuera de toda duda, pero el exceso de plásticos duros, aunque abunde el ‘piano black‘, empaña un conjunto con detalles excelentes, como el volante de cuero o sus asientos, muy cómodos. Su pantalla central, vertical, para gustos los colores, da acceso a un sistema operativo muy intuitivo, pero que a veces tarda en responder. Su cuadro de instrumentos digital es una delicia. El maletero, de 635 litros, da para todo.

Para ir al fin del mundo

El Explorer es potente y cómodo y la sensación de seguridad que produce conducirlo gustará a más de uno. Su motor acelera con mucha fuerza y es capaz de impulsar sus 2.466 kilos hasta los 100 km/h en seis segundos. Puede funcionar en modo 100% eléctrico más de 40 kilómetros reales y, en combinación con el poderoso 3.0 de gasolina, es capaz de moverse con un consumo de 7 litros, que aumentará tranquilamente hasta los 14 sin batería.

Vista trasera del Ford Explorer | Foto: Ford
Vista trasera del Ford Explorer | Foto: Ford

Pese a su etiqueta ‘cero emisiones’, quizá no es el compañero perfecto para la ciudad por su tamaño, supera los cinco metros, aunque sorprende su maniobrabilidad, pero sí para viajar largas distancias. Además, se desenvuelve de un modo excelente fuera del asfalto, aunque, de nuevo, será su tamaño su principal handicap. Al fin y al cabo, está diseñado para Estados Unidos, donde todo es más grande, incluso el presupuesto medio. Parte desde los 73.300 euros.

También »  Honda anuncia siete novedades para su gama 2021