Ford cerrará todas sus plantas en Brasil en 2021

Ford decide cerrar las tres plantas que tiene en Brasil en medio de un plan de reestructuración global para ser ganar rentabilidad

Àlex Soler

Ford anunció esta semana que cerrará sus tres plantas en Brasil durante este año, dos con efectos inmediatos y una durante el segundo semestre. Esta operación le costará al fabricante alrededor de 4.100 millones de dólares, pero, según analistas de JP Morgan, servirá a la larga para recortar gastos y centrarse en su plan de mejorar su rentabilidad. Esta medida es también consecuencia directa del impacto del coronavirus, cuyos efectos han mostrado a Ford que tienen más capacidad productiva de la que necesitan.

Las plantas de Camaçari y Taubaté serán las primeras en cerrar sus puertas, aunque algunas líneas productivas seguirán en marcha unos meses para cumplir con entregas pendientes y para reponer el suministro de recambios en el mercado local. La factoría de Belo Horizonte trabajará hasta el cuarto trimestre de este año, según anunció la compañía. Esta medida afectará a 5.000 trabajadores de la marca estadounidense en el país sudamericano y llega tras conocerse que el mercado brasileño, según datos de Anfavea, la Asociación Nacional de los Fabricantes de Vehículos Automotores, cayó un 26% el año pasado por culpa de la pandemia y que la recuperación de los volúmenes preCovid no se esperan hasta, como mínimo 2023. Los 4.100 millones de dólares que costarán los cierres se dividirán en 2.500 millones en las cuentas del último trimestre de 2020 y otros 1.600 millones en las de 2021.

Los cierres se enmarcan en un plan de reestructuración global de la compañía en el que invertirán 11.000 millones de dólares para conseguir, a medio plazo, unos márgenes operativos del 8% alrededor del mundo. La firma del óvalo operaba en Brasil desde hace más de 100 años y ha decidido mantener su sede administrativa de São Paulo y su centro de desarrollo de productos en el Estado de la Bahía y su centro de pruebas en Tatuí. “Sabemos que son medidas muy duras, pero necesarias para crear un negocio sostenible y sano”, admitió Jim Farley, consejero delegado de Ford en un comunicado.

Jim Farley, consejero delegado de Ford | Foto: Agencias
Jim Farley, consejero delegado de Ford | Foto: Agencias

“Esta noticia tan dura nos ha llegado por sorpresa. Nunca imaginamos que Ford podría cerrar sus fábricas en Brasil“, dijo Julio Bongim, líder sindical, a los trabajadores en un mensaje recogido por la agencia Reuters. El cierre de las plantas de Ford en Brasil, y pese a que seguirá produciendo coches en Argentina y Uruguay, significará el cese de la comercialización de los modelos EcoSport, Ka y T4, dos SUV y un utilitario, en el mercado sudamericano cuando el stock haya sido vendido.

La noticia del cierre de las plantas de Brasil llega apenas dos semanas después del desacuerdo entre la firma del óvalo y el Grupo Mahindra para crear una asociación estratégica para la distribución de vehículos en la India. Según ambas compañías, se decidió “amistosamente” no llevar a cabo estas operaciones por los cambios “fundamentales” experimentados por culpa de la situación económica derivada de la pandemia. El consorcio indio también ha sufrido sobremanera el impacto del Covid-19 y una de sus firmas, Ssangyong, se declaró en concurso de acreedores al decidir retirarle las inversiones para ahorrar costes.

También »  Tesla demanda a Rivian por robo de información y de empleados