Ford pone a prueba el Mustang Mach-E con extremos test por carretera

El Ford Mustang Mach-E eléctrico se ha puesto a prueba para ofrecer el máximo confort en las carreteras europeas, sin descuidar la seguridad y la deportividad

Javier Salom » 18 de septiembre, 2020

Pese a que hoy día el desarrollo dinámico de un nuevo vehículo se realiza principalmente de forma virtual con simulaciones por ordenador, Ford tenía muy claro que su primer modelo 100% eléctrico Mustang Mache-E debía ofrecer al cliente europeo una experiencia de conducción tan exclusiva como placentera, lo que obligaba a sumar a las miles de horas en simulador, test reales que abarcasen desde carreteras convencionales, autopistas, e incluso lagos helados o abrasadores desiertos.

“Con la tecnología actual podemos adaptar un vehículo en el mundo virtual, de manera que nuestros primeros prototipos van encaminados a ofrecer el carácter adecuado; sin embargo, ese último 10 por ciento crítico sólo puede definirse en la carretera”, cuenta Geert Van Noyen, gerente de dinámica de vehículos de Ford Europa. “La plataforma totalmente eléctrica del Mustang Mach-E nos permite adaptar la excelente experiencia de conducción al volante a la carretera de montaña Trollstigen en Noruega, la autobahn alemana o las carreteras secundarias británicas”.

Los test de desarrollo del Mustang Mach-E se realizaron principalmente en los 100 km de pistas que Ford tiene en las instalaciones de Lommel (Bélgica), donde se recrean superficies de carreteras desde el pavimento belga hasta los adoquines franceses, y presentan réplicas de superficies de carreteras de países como el Reino Unido, Alemania y España. Las carreteras estrechas y reviradas de Europa, con límites de velocidad más altos que en otras regiones, requieren respuestas específicas de la dirección, ajustes especiales para los amortiguadores y una respuesta adecuada del propulsor. Incluso los neumáticos se han escogido específicamente para ofrecer el equilibrio ideal de agarre y confort por la amplia variedad de superficies de carreteras y condiciones climáticas del viejo continente.

Confort y potencia

El silencio que permite el motor eléctrico obliga a evitar que el ruido y las vibraciones no deseadas lleguen al interior, para completar una experiencia de conducción totalmente placentera. Además, se ha tratado de reducir al máximo el estrés de la conducción empleando los sistemas de ayuda a la conducción más avanzadas, como el Control de Crucero Adaptativo con Stop & Go, el Reconocimiento de Señales de Velocidad y el Centrado de Carril, entre muchos otros.

Pero no hay que olvidar que este modelo eléctrico se trata de un Mustang y eso significa deportividad. La entrega inmediata de par del motor eléctrico asegura una gran respuesta dinámica, que se potencia a través de un efectivo sistema de tracción a las cuatro ruedas del Mustang Mach-E que aplica el par de forma independiente a las ruedas delanteras y a las traseras para mejorar la aceleración y la conducción, optimizando a la vez la seguridad gracias a una mayor estabilidad en superficies resbaladizas.

Pruebas en carretera del Ford Mustang Mach-E
Pruebas en carretera del Ford Mustang Mach-E

Al margen de las gestiones automáticas que realiza el coche por sí mismo, el conductor puede elegir entre distintos modos de conducción (Whisper, Active y Untamed) para adaptar la respuesta del coche a su estado de ánimo y sus necesidades.

Gran autonomía

Además de las prestaciones, algo fundamental en un coche eléctrico como el Mustang Mach-E es la autonomía y la recarga. Entre los test en carretera que ya se han hecho con el modelo, se ha incluido uno de eficiencia, en el que el modelo de batería de autonomía extendida y tracción a las cuatro ruedas con una autonomía de conducción WLTP de 540 km superó las expectativas de eficiencia energética, viajando 484 km sin parar desde Oslo a Trondheim, terminando el viaje con el 14 por ciento de la capacidad restante de la batería.

El Mustang Mach-E tiene como objetivo ofrecer una autonomía de conducción WLTP puramente eléctrica de hasta 610 km en configuración de batería de autonomía extendida y tracción trasera. Las pruebas más recientes muestran que el tiempo de carga ha mejorado en casi un 30% con respecto a las estimaciones iniciales, alcanzando un promedio de 119 km de autonomía en 10 minutos utilizando la carga rápida IONITY.

También »  Avance: Sólo falta un día para conocer el nuevo B-SUV de Toyota