Prueba del Honda Jazz, un ciudadano ejemplar

Probamos el coche urbano de Honda, un vehículo práctico que encontrará en la ciudad su hábitat natural, y además tiene etiqueta 'ECO'.

El objetivo final de un automóvil es servir de medio de transporte para que una persona vaya de un punto ‘A’ a un punto ‘B’ con total independencia. El Honda Jazz puede considerarse el ejemplo ideal de vehículo práctico en ciudad, porque cumple ese objetivo a la perfección, sobre todo en las urbes. Aunque es perfectamente capaz de ser un buen aliado en autopista e incluso en viajes largos, su hábitat natural será entre edificios y aparcamientos de zona azul.

Renovado estética y mecánicamente el año pasado, la nueva generación del compacto japonés llegó a España este verano, con un nuevo propulsor híbrido convencional de 109 CV con capacidad para circular en modo 100% eléctrico en cortos períodos de tiempo y un diseño actualizado que abandonaba las líneas rectas y agresivas y apostaba por las formas simples y fluidas. Si antes sus grupos ópticos delanteros eran largos y afilados, ahora se asemejan más a un ojo. En cierto modo, su predecesor tenía cierto carácter deportivo que en el nuevo Jazz queda totalmente omitido.

Interior del nuevo Honda Jazz | Foto: Honda
Interior del nuevo Honda Jazz | Foto: Honda

Esta característica no es necesariamente negativa, sobre todo porque su habitáculo gana en habitabilidad. Pese a sus reducidas proporciones, el interior sigue la línea marcada por el exterior y apuesta por un diseño minimalista, con dos pantallas en las que gestionar toda la información. Con una accesibilidad más que correcta, los pasajeros disfrutarán de unos asientos cómodos y acolchados. En la banqueta trasera podrán viajar tres personas, dos cómodamente y con espacio. El maletero, de 304 litros es suficiente para la vida diaria. De nuevo, el Jazz es un coche práctico, con una propuesta sólida pero sin alardes.

Disfrutar de la ciudad

El nuevo Jazz se vale de un motor de gasolina de 98 CV combinado con dos propulsores eléctricos para un total de 109 CV de potencia. En marcha el nuevo Jazz se muestra ágil, con una aceleración sobresaliente para las demandas de las ciudad y una maniobrabilidad destacable. Fuera de los límites de las urbes, querer alcanzar los 120 km/h supone sufrir el molesto ruido de su motor, que se asocia a una caja de cambios CVT de transmisión variable, que da lo mejor de sí en las ciudades, pero que se muestra poco eficaz fuera de ellas.

Ficha técnica del nuevo Honda Jazz | Gráfico: Àlex Soler

Capaz de circular en modo 100% eléctrico, las constantes frenadas en entornos urbanos permiten usar siempre esta propulsión, aunque a velocidad constante se queda sin batería rápidamente. Su consumo, combinado, se mantiene por debajo de los cinco litros. Quizá su punto débil sea el precio, que arranca desde los 21.900 euros.

También »  ¿Es realmente efectivo sistema de asistencia a la frenada de emergencia?