Prueba del Hyundai Santa Fe PHEV, un SUV eficiente y premium

Probamos el buque insignia de Hyundai, el vehículo con el que la marca alcanza el espectro premium del mercado y una propuesta que apuesta por la hibridación enchufable para ser más eficiente.


Resulta muy llamativo el salto de calidad que han realizado durante el último lustro Hyundai y Kia, desmarcándose ambas de la etiqueta de coche ‘low cost’ y apostando por diseños más atractivos, una carga tecnológica a la altura de cualquiera y propulsores eficientes pero efectivos. Todo aderezado con un dinamismo cuidado y con algunas variantes, las ’N’ en el caso de Hyundai, que han sorprendido a propios y extraños. Con la electrificación, además, intentarán romper jerarquías y buscar ser referentes.

El Santa Fe es solo un ejemplo más de este salto de calidad. El buque insignia de Hyundai presentó su cuarta generación en 2018, dejando patente las intenciones de mejora de la marca. En 2021 lejos de acomodarse o apostar por un simple lavado de cara, la firma surcoreana introdujo interesantes novedades estéticas como los grupos ópticos delanteros divididos entre los laterales de su enorme parrilla cromada y los bordes del capó. En general su presencia impone gracias a un acertado contraste entre sus líneas de carácter y la fluidez general. Las llantas de 20 pulgadas redondean el conjunto.

Interior del Hyundai Santa Fe | Foto: Hyundai
Interior del Hyundai Santa Fe | Foto: Hyundai

Pero, sin duda, el gran salto de calidad se dio en el interior. La sensación se acerca a la de un coche premium, no en vano la unidad probada, la versión híbrida enchufable parte desde los 50.990 euros. Los materiales blandos son la norma y los pocos plásticos visibles están bien rematados en un habitáculo tan imponente como el exterior. La propuesta digital pasa por una pantalla flotante, no excesivamente grande, y un cuadro de instrumentos digital, dejando un arsenal de controles físicos para el modo de conducción, el selector de marcha, la climatización o hasta la propulsión. El sistema operativo es el último lanzado por Hyundai, intuitivo y sencillo de usar. La accesibilidad es muy buena y el maletero de 571 litros con siete plazas, 782 litros con cinco. Enorme.

Es eficiente… si está cargado

Su motor, con la batería cargada, entrega 265 CV de potencia, de sobras para mover sus más de dos toneladas con mucha soltura. Es poderoso acelerando y contundente recuperando. Su transmisión funciona con suavidad pero se le podría pedir más rapidez en los cambios. Por su enorme tamaño y peso, es previsible el balanceo que el Santa Fe presenta en marcha, compensado por su confort, consecuencia de sus suspensiones, bastante blandas, y de la comodidad de sus asientos. En resumen, es un coche con el que se disfruta apostando por una conducción relajada.

Tercio trasero del Hyundai Santa Fe | Foto: Hyundai
Tercio trasero del Hyundai Santa Fe | Foto: Hyundai

Para sacarle el jugo a esta motorización será imprescindible cargar la batería, ya sea mediante enchufe doméstico o toma de pared más potente. Solo así puede contenerse un consumo que supera sin ningún problema los nueve litros al funcionar únicamente con su motor de combustión, de 179 CV. Este propulsor responde bien, pero se echa en falta el impulso eléctrico si no conserva energía. En modo híbrido la cifra de consumo se mantiene alrededor de los siete litros, mientras que puede alcanzar los 40 kilómetros en modo eléctrico.

También »  ¿Te gustaría ahorrar dinero en combustible?