Hyundai Tucson N Line, más deportividad para el nuevo SUV coreano

Hyundai enfatiza el carácter dinámico del Tucson con mejoras estéticas tanto en el exterior como en el interior, y con optimizaciones en la conducción


Hyundai refuerza el lanzamiento del nuevo Tucson 2021 con la variante deportiva N Line, que enfatiza no sólo el aspecto si no también el comportamiento dinámico del SUV más vendido de la firma coreana en Europa.

Si bien esta versión conserva el transgresor aspecto del nuevo Tucson 2021 con sus líneas, formas y ángulos afilados, la versión N Line incorpora refinados conceptos de diseño orientados al rendimiento. En el frontal, las joyas paramétricas tan características del nuevo todocamino de la firma de la ‘H’ se muestran de forma más elaborada en la parrilla, que es más alta y ancha que en el nuevo Tucson. Para la versión N Line presentan pequeños bordes, creando reflejos adicionales en función del ángulo. La parrilla también incorpora el distintivo N Line. Debajo de ella, se encuentra un paragolpes en forma rectangular y una elegante toma de aire, más alta y más grande. El paragolpes delantero se combina con el cubre cárter de color plata brillante. Asimismo, unos llamativos biseles negros enmarcan los faros delanteros.

Lateralmente el Tucson N Line se distingue por una moldura extra en el color de la carrocería que se complementa con una línea en color negro brillante alrededor de la superficie acristalada, retrovisores exteriores laterales en color Phantom Black y llantas de aleación de 19 pulgadas bajo unos pasos de rueda más voluminosos.

Finalmente, en la zaga del SUV coreano se ha instalado un spoiler más largo que el del modelo estándar y rematado con aletas. En la parte inferior se aprecia una banda reflectante roja y un difusor, además de unos llamativos tubos de escape dobles.

Para la carrocería se puede escoger entre siete colores distintos: Shadow Grey (exclusivo para el N Line), Polar White, Engine Red, Sunset Red, Dark Knight, Shimmering Silver, Phantom Black.

Interior del Hyundai Tucson N Line
Interior del Hyundai Tucson N Line

El interior también cuenta con colores exclusivos, si bien lo que más destaca en el nuevo Tucson N Line son los asientos deportivos de la marca N con revestimientos de cuero y ante negro, así como de costuras rojas. Estas últimas también se encuentran en los revestimientos de las puertas y en los reposabrazos, mientras que las zonas blandas del salpicadero están recubiertas en tela gris con detalles rojos. El volante específico N se completa con el logotipo N. Otros elementos de diseño N se encuentran en el pomo de la palanca de cambios de cuero. Por su parte, el revestimiento negro del techo le otorga al interior un toque extra de deportividad. Otras mejoras de la gama N Line son los pedales deportivos, el reposapiés y los peldaños de las puertas metálicos.

Comportamiento deportivo

El acabado N Line no sólo enfatiza el aspecto deportivo del Tucosn 2021, sino que también potencia su dinamismo en carretera a través de optimizaciones en la suspensión y la dirección.

La suspensión controlada electrónicamente (ECS), que brinda una flexibilidad adicional en carretera gracias a la tecnología de amortiguación adaptativa, controla de forma automática y continua la suspensión del vehículo para maximizar el confort y el rendimiento. Lo consigue teniendo en cuenta las condiciones de conducción, como la velocidad, la superficie de la carretera, las curvas, las necesidades de frenado y la aceleración. Y para esta variante N Line, los ingenieros del Centro Técnico de Hyundai Motor Europe (HMETC) han desarrollado una configuración específica de los parámetros de la ECS para las versiones con sistemas de propulsión de 48 voltios. Esto proporciona una mayor diversión al volante a los clientes de la gama N Line, en consonancia con el aspecto deportivo del modelo.

Hyundai Tucson N Line
Hyundai Tucson N Line

Los conductores sienten una mejor absorción de las vibraciones y una mayor agilidad, ya que la ECS reacciona más rápidamente y con más fuerza tanto a los movimientos de la carrocería como a las órdenes de la dirección. En el modo Normal, los ingenieros han mantenido el buen confort de conducción en tráfico urbano, asegurando que la suspensión se vuelva significativamente más firme sólo a velocidades de carretera. Al mismo tiempo, el modo Sport se ha afinado y ofrece un mayor control y respuesta en todo el rango de velocidades. Aquí, una mayor conexión inicial y un apoyo antivuelco garantizan un control aún superior en la carretera. Como consecuencia de este ajuste de la respuesta de la ECS, la dirección también tiene un tacto diferente en estas variantes. Está más centrada, se siente mejor conectada y es ligeramente más dura.

Por lo que respecta a los motores, el Tucson N Line todas las opciones mecánicas se basan en dos propulsores Hyundai Smartstream para lograr la máxima eficiencia: el de gasolina 1.6 T-GDI de cuatro cilindros y el bloque diésel 1.6 CRDi, también de cuatro cilindros:

  • 1.6 T-GDI híbrido enchufable (265 CV)
  • 1.6 T-GDI híbrido (230 CV)
  • 1.6 T-GDI de hibridación ligera de 48V (150 CV)
  • 1.6 CRDi de hibridación ligera de 48V (136 CV)
También »  La 'regla del cuadrado', el truco que puede evitarte más de una multa