Gama Jeep 4xe: electrificación sin límites

La gama 4xe de Jeep ofrece todas ventajas de los modelos híbridos enchufables, pero sin perder sin renunciar a la capacidad todoterreno innata de la marca


Los vehículos electrificados eran considerados hasta hace muy poco coches aburridos. Para desmitificar este concepto las marcas comenzaron a lanzar versiones deportivas de sus gamas cero emisiones, modelos muy veloces que eran capaces de registrar unos cronos increíbles en el circuito gracias a la entrega de par inmediata del propulsor eléctrico. Pero Jeep va un paso más allá, siendo la primera marca que traslada estas altas prestaciones fuera del asfalto con su gama 4xe.

Esta familia de vehículos híbridos enchufables compuesta por Renegade, Compass y Wrangler, aúna el silencio, el confort y la gran eficiencia de los modelos electrificados, con la innata capacidad todoterreno que identifica a la firma norteamericana.

Jeep Renegade y Compass 4xe

Todos los modelos de la gama 4xe de Jeep ofrecen tracción total, lo que unido a la extraordinaria capacidad de tracción de los motores eléctricos, permite disfrutar de unas prestaciones extraordinarias cuando se abandona el asfalto.

El sistema de propulsión del Compass y Renegade lo componen un motor turboalimentado de gasolina 1.3 con potencias de 130 ó 180 cv, más los 60 cv producidos por el motor eléctrico, sumando una potencia combinada total de 190 cv (versión Limited), unas emisiones de CO2 de 48 g/100km y un consumo combinado de 2,1 l/100 km ó 240 cv (Trailhawk y S), unas emisiones de CO2 de 53 g/100km y un consumo combinado de 2,2 l/100 km. Este sistema tiene un par motor disponible de 250 Nm en el motor eléctrico y 270 Nm en el térmico. Además, disponen de una caja de cambios automática de seis velocidades. Pueden acelerar de 0 a 100 km/h en aproximadamente siete segundos y alcanzar una velocidad máxima de 200 km/h (limitada a 130 km/h si los vehículos solo circulan en modo eléctrico).

Unas prestaciones sobresalientes que se combinan con una gran eficiencia. Ambos modelos declaran 50 kilómetros de autonomía eléctrica con una velocidad máxima de 130 km/h, empleando sólo el propulsor eléctrico. Esto significa que en España reciben la etiqueta Cero emisiones, por lo que se benefician del Plan Moves, así como de otras ventajas.

Tanto en el Renegade como el Compass, la batería de 11,4 kWh está bajo los asientos traseros y en el suelo, manteniendo la habitabilidad de las versiones no híbridas. En una toma doméstica de 2,3 kW se recarga en menos de cinco horas y en un wallbox de 7,4 kW en una hora y cuarenta minutos.

Pero esta avanzada mecánica híbrida enchufable no es el único avance tecnológicos de los nuevos Renegade y Compass. El primero cuenta con el sistema Uconnect Box que proporciona acceso a los nuevos Uconnect Services y la nueva aplicación para móvil My Uconnect, en sistemas NAV 8,4 pulgadas, que ofrece conectividad a bordo avanzada y una serie de servicios útiles para una mayor seguridad y confort.

Y el Compass, además de marca nuevas cotas en materia de estilo, tecnología, seguridad, sostenibilidad y funcionalidad, anticipa elementos de diseño que irán apareciendo en los próximos modelos de la marca. También cuenta con el sistema de infoentretenimiento Uconnect 5 y el Highway Assist, un sistema de ayuda al conductor para una conducción autónoma de nivel 2.

El Jeep Renegade 4xe, está disponible con una exclusiva oferta de financiación de tan sólo 260 euros al mes, mientras que la cuota en el caso del Compass 4xe es de 280 euros al mes . Ambos cuentan con 3 años de garantía, 3 años de mantenimiento y servicios premium.

El Wrangler más capaz

El Jeep Wrangler 4xe se propulsa combinando un motor de gasolina 2.0 turboalimentado de 272 CV de potencia asociado a una caja de cambios automática de ocho relaciones firmada por ZF con dos motores eléctricos, uno para el arranque, para generar energía y para apoyar al resto de propulsores; y otro de 145 CV y 245 Nm de par máximo que trabaja en el modo híbrido y en el modo 100% eléctrico. Juntos suman 380 CV de potencia y 637 Nm de par máximo, con lo que se convierte, al instante, en el Wrangler más potente disponible.

Una batería de 17,4 kWh garantiza energía para circular más de 53 kilómetros en modo 100% eléctrico en un entorno urbano y alrededor de 45 kilómetros en otros tipos de carretera, con lo que pega la etiqueta ‘cero emisiones‘ de la DGT en su parabrisas. Para la carga, Jeep ha apostado por limitarla a potencias bajas, de 7,4 kW o menos, con lo que tarda dos horas y media en alcanzar el 100%. El consumo en modo híbrido, según declara Jeep, es de 3,5 litros cada 100 kilómetros, 4,1 litros en caso del Rubicon.

Esta versión ultra eficiente del Wrangler mantiene intacta la capacidad todoterreno del 4×4, ya que la marca ha transformado su vehículo en un coche enchufable sin eliminar ningún sistema antes presente. La batería se sitúa bajo la banqueta trasera, manteniendo también la totalidad de la capacidad del maletero, 533 litros. En los acabados Sahara y 80th Anniversary dispone del sistema Selec-Trac, que adaptará la tracción y la entrega de par a las necesidades del terreno. El Rubicon seguirá contando con el Rock-Trac, con cuatro opciones de tracción que pasan desde dos ruedas sin reductoras hasta tracción total con reductora.

Además, equipa el diferencial de deslizamiento limitado, ejes Dana, bloqueo eléctrico de ambos ejes o, en el caso del Rubicon, la desconexión de la barra estabilizadora delantera, entre muchos otros sistemas que garantizan un buen comportamiento fuera del asfalto. Además, con la electrificación, el Wrangler se beneficia de las bondades de la energía eléctrica, como el par instantáneo. Por último, se añade por primera vez la cámara frontal, que mejora la visibilidad en terrenos complicados.

El Wrangler 4xe también disfruta de una campaña de financiación que permite disfrutar de él desde tan sólo 360 euros al mes con 3 años de garantía y 3 años de mantenimiento incluidos.

También »  Coche del Año de los Lectores: El Toyota Yaris se cuela entre los favoritos