¿Es la del Mercedes-Benz EQS la pantalla más grande del mundo?

La superficie acristalada de la MBUX Hyperscreen del Mercedes-Benz EQS mide 1,21 metros de longitud y abarca prácticamente de puerta a puerta

Si consideramos al sistema MBUX Hyperscreen del nuevo Mercedes-Benz EQS una única pantalla sin duda sería la más grande jamás vista en un coche de producción en serie, pero la realidad es que se compone de tres monitores bajo una misma superficie acristalada, que simula una única súper pantalla que va casi de puerta a puerta.

La tecnología MBUX Hyperscreen (opcional), es conde bajo sus imponentes 141 centímetros de superficie acristalada, tres pantallas individuales: la del conductor, de 12,3 pulgadas, la del acompañante de igual tamaño y una última más grande de 17,7 pulgadas en el centro de la consola.

Las dos últimas emplean tecnología OLED y una tecnología mediante la cual los píxeles de imagen no controlados permanecen apagados, lo que significa que aparecen en negro intenso. Los píxeles activos, en cambio, brillan con una gran luminosidad de color, lo que se traduce en altos valores de contraste, independientemente de la perspectiva y las condiciones de luz.

La pantalla central y la del pasajero delantero en el Mercedes-Benz EQS también ofrecen una respuesta háptica, de forma que provocan una vibración perceptible del cristal de la cubierta, para que el usuario sienta pulsaciones cuando se selecciona una acción. A su vez, también disfrutan de ‘Force Feedback’, para poder ofrecer diferentes niveles de presión sobre el cristal para modificar la respuesta y poder disfrutar de submenús en las aplicaciones.

Muchos detractores de la tecnología en los automóviles modernos alegan que ésta puede suponer una distracción al volante, pero no es el caso del Mercecedes-Benz EQS. La pantalla OLED de 12,3 pulgadas para el pasajero cuenta con su propia área de visualización y control, de modo que las funciones de entretenimiento sólo están disponibles en el marco de las normas legales durante el viaje. Una cámara situado frente al conductor, detecta si éste está mirando en dirección a la pantalla del pasajero, y atenúa automáticamente la pantalla cuando se muestran determinados contenidos. De este modo, el conductor no puede mirarlos mientras conduce. Si el asiento del pasajero delantero no está ocupado, la pantalla se convierte en una imagen decorativa digital. El cliente puede elegir entre varias imágenes decorativas, incluido un cielo estrellado, es decir, el patrón de Mercedes-Benz.

Finalmente cabe destacar que el cristal curvado del sistema MBUX Hyperscreen está fabricado con un cristal de silicato de aluminio especialmente resistente a los arañazos y está recubierto para facilitar la limpieza. Por ejemplo, las huellas dactilares pueden eliminarse fácilmente con un paño de microfibra. Además, el brillo de las tres pantallas, que se ajusta a las respectivas condiciones ambientales, mediante un sensor de luz situado encima de la pantalla central, que sirve para determinar el nivel de iluminación en la zona del conductor y del acompañante.

También »  Los drones de la DGT multarán a partir del 1 de agosto