La historia de Motor Ibérica termina al cumplir un siglo con el adiós de Nissan a Barcelona

Desde que Ford llegara a España en 1920, aterrizando en Barcelona en 1923, Motor Ibérica ha producido millones de vehículos en sus plantas de Cádiz, el Poblenou y la Zona Franca

Ford llegó a España en 1920 y, con el gigante norteamericano, una historia que se cierra este año, tras un siglo, al anunciar Nissan el cierre de sus plantas en Barcelona. Pero, ¿qué tiene que ver Ford con Nissan en esta historia?. En 1920, la firma de Michigan construyó un centro de producción en Cádiz. Allí se fabricarían los primeros modelos de la compañía en el país. Solo tres años más tarde, la marca del óvalo se trasladó a Barcelona, al 149 de la Avenida Icaria del Poblenou.

En el barrio de la ciudad catalana, Ford disponía de una línea de montaje que le servía para reducir los impuestos sobre sus vehículos y así poderlos vender a un coste más asequible, ya que el Gobierno de por aquel entonces, liderado por Primo de Rivera, ahorraba impuestos a los coches fabricados en el país. En Barcelona, Ford Motor Ibérica produciría modelos como el Model A, el Model Y o el 8HP hasta el inicio de la Guerra Civil. Tras el conflicto, pasaría a fabricar los clásicos camiones de la marca Ebro. En 1954, la compañía se nacionalizó, cambiando su nombre a Motor Ibérica.

Fábrica de Ford en la Avenida Icaria del Poblenou
Fábrica de Ford en la Avenida Icaria del Poblenou

La llegada de Nissan

En el Poblenou siguió montando vehículos hasta 1967, cuando abandonó el concurrido barrio barcelonés para trasladarse a la Zona Franca, en una nueva planta que, lamentablemente, todo parece indicar que no pasará de este año. En 1980, tras 60 años al mando de Motor Ibérica, Nissan adquirió una participación de la compañía.

Fue entonces cuando nació Nissan Motor Ibérica, que llegó a Barcelona para fabricar todoterrenos, convirtiéndose en la primera fábrica de este tipo de vehículos para la marca japonesa en Europa. En 1981, todavía sin haber empezado a montar sus coches, Nissan mostró por primera vez en España el todoterreno Patrol en el Salón de Barcelona. Aunque luego se confirmaría esta noticia, fue en la muestra catalana donde la marca anunció la posibilidad de fabricarlo en la ciudad. Desde entonces, muchos vehículos de este tipo han salido con la enseña de la compañía japonesa, y también con el logotipo de otras marcas, por la puerta de sus instalaciones de la Zona Franca.

Pasaron dos años hasta que Nissan empezó a fabricar el Patrol en la Zona Franca y, de nuevo, fue el Salón de Barcelona el evento encargado de promocionarlo y hacer crecer la expectación alrededor del modelo. Del Patrol se fabricaron cuatro versiones diferentes, tres comunes con los que se montaban en Japón y uno de producción exclusiva en Barcelona, desde donde se exportaba a toda Europa y al resto del mundo. En total fueron 26 años los que dedicó Nissan a la fabricación del Patrol, cesando en 2009 definitivamente el ensamblaje de uno de los todoterrenos más populares de la historia. De hecho, a finales de los 80, uno de cada tres todoterrenos vendidos en el país eran un Patrol.

Primera unidad del Nissan Patrol producida en Barcelona
Primera unidad del Nissan Patrol producida en Barcelona

El buen hacer de los trabajadores de la Zona Franca motivó a Nissan a seguir produciendo todoterrenos en Barcelona. En el Salón de Barcelona de 1993 llegó el Terrano II, presentado en una pista de pruebas que la marca montó en el evento, algo que ahora es habitual. Del Terrano II se fabricaron 375.000 unidades en Barcelona, donde se producía en exclusiva para Europa, hasta el final de su vida comercial.

Furgonetas, pick-ups y un compacto

No tardó Nissan, produciendo ya el Terrano II en la ciudad catalana, en adjudicar el Pathfinder a la planta de la Zona Franca. De este todoterreno se ensamblarían su segunda y su tercera generación en la Ciudad Condal, llegando de la mano con el pick-up Navara, fabricados ambos desde mediados de los 90 hasta 2015, dejando un balance de 400.000 unidades del pick-up y 173.000 del 4×4. El Navara, en su siguiente generación, seguiría en Barcelona junto al Renault Alaskan y el Mercedes-Benz Clase X, con los que comparte plataforma. Estos son los últimos modelos, junto a la eNV200, que Nissan fabricará jamás en la capital catalana. La producción del Clase X, de hecho, terminará este mismo mes de mayo.

Línea de montaje de los pick-up en la Zona Franca
Línea de montaje de los pick-up en la Zona Franca

Ya con problemas de competitividad, la planta de Nissan en Barcelona se las ingenió para conseguir la producción de dos modelos más, la eNV200, su furgoneta eléctrica, y el Pulsar, el compacto de la marca, que dejó de producirse en 2018 tras cuatro años en las líneas de montaje de la Zona Franca. Era un modelo pensado para competir con los grandes en Europa, pero su demanda siempre quedó por debajo de lo que se esperaba del coche.

En total, más de 3,7 millones de coches han salido de la Zona Franca desde que Nissan llegó a España. Además de los modelos citados, también se produjeron furgonetas como la Vanette, la Primastar o la Evalia, así como vehículos de otras marcas como la Renault Traffic y la Opel Vivaro. Por desgracia, pocos vehículos más serán producidos en Barcelona después de que Nissan haya decidido poner punto y final a una historia de amor, la de Motor Ibérica con Barcelona, que termina al cumplir un siglo. Con este cierre, Nissan se va prácticamente de Europa, dejando solo la planta de Sunderland, en el Reino Unido, operativa tras su exigente y dramático plan de reducción de costes.

También »  ITV: Todas las partes del coche que se revisan en la Inspección Técnica de Vehículos