Opel Rekord D: el primer coche diésel de la firma alemana cumple 50 años

Cuando se presentó la última generación del Rekord, en septiembre de 1977, habían salido de la línea de producción de Rüsselsheim 1.128.196 unidades del Rekord D

En enero de 2022 se celebra el 50 aniversario del Opel Rekord D, un modelo que tuvo un listón muy difícil de superar, puesto que de su predecesor se produjeron más de 1,2 millones de unidades, una octava parte de todos los coches que la firma alemana había producido en sus 70 años de fabricación de automóviles. Como el mercado “no podía permitirse perder un coche como el Rekord”, según un comunicado de prensa de Opel de la época, el Opel Rekord D entró en producción en diciembre de 1971 como su sucesor.

A pesar de que el Rekord D siguió el camino de sus predecesores, es cierto que también tomó su propia dirección. Por ejemplo, a diferencia del Rekord C, que tenía una influencia clara del lenguaje de diseño de sus homólogos norteamericanos, el nuevo Rekord D presentaba rasgos europeos, con unas línea claras y funcionales, superficies lisas, grandes superficies acristaladas y una baja línea de cintura.

El Opel Rekord | Foto: Opel
El Opel Rekord | Foto: Opel

El Rekord D, también conocido como Rekord II para evitar la confusión con la “D” de diésel, permitía elegir entre tres tipos de carrocerías: una clásica berlina con dos o cuatro puertas, una deportiva de tipo coupé y una familiar con tres o cinco puertas. Además, para un uso comercial, Opel ofreció la versión Rekord van, un familiar de tres puertas con las ventanas laterales traseras paneladas.

En el apartado mecánico, los motores de gasolina de cuatro cilindros con un árbol de levas en cabeza (CIH) del Rekord D, suponían un nuevo desarrollo sobre las ya probadas unidades que contaban con más de dos millones de unidades fabricadas en el momento de su lanzamiento. La gama de motores estaba representada por un propulsor de 1,7 litros con 66 caballos de potencia, un motor S que desarrollaba 83 caballos y un motor de 1,9 litros que alcanzaba los 97 caballos.

Por otro lado, destacar que el Rekord D fue el primer turismo de Opel con motor diésel, que desde septiembre de 1972 se convirtió en la versión de producción de un motor de récord a nivel mundial. El motor diésel precámara turboalimentado de 95 caballos de potencia ya se había dejado ver con anterioridad en el prototipo Opel GT Diesel, un vehículo con una carrocería aerodinámicamente optimizada, que estableció 18 récords internacionales y dos mundiales en el circuito de pruebas de la firma alemana en Dudenhofen.

El nuevo motor desarrollaba 60 caballos de potencia, con un consumo medio de 8,7 l/100 km y una velocidad máxima de 135 km/h. Cabe destacar que el Rekord 2100 D era fácilmente reconocible a simple vista por el abombamiento de su capó, debido al árbol de levas en cabeza y a la culata modificada que configuraban un conjunto más alto que el de los motores de gasolina.

En términos de seguridad, el Rekord D elevó el listón en cuanto a seguridad pasiva incluyendo refuerzos en los laterales y el techo para ofrecer una mayor protección en caso de impactos laterales y vuelcos. Asimismo, las zonas de deformación programada protegían a los pasajeros ante las colisiones frontales.

Opel Commodore

Desde marzo de 1972 la gama se amplió con el Commodore B, un modelo que se situó entre el Rekord y los Admiral y Diplomat, de superior categoría. El Commodore B compartía carrocería con el Rekord, aunque su equipamiento era más lujoso y únicamente estaba disponible con motores de seis cilindros. Las evoluciones del vehículo fueron rápidas: al Commodore S de 2,5 litros y 115 CV le siguió el GS de 130 CV y, posteriormente, el GS de 2,8 litros con doble carburador y 142 CV. Finalmente, en septiembre de 1972, vio la luz el Commodore GS/E como tope de gama. El motor de 2,8 litros con inyección electrónica y 160 caballos de potencia del modelo ofrecía unas prestaciones extraordinarias, alcanzando una velocidad máxima de 200 km/h en su versión coupé y de 195 km/h en su versión berlina de cuatro puertas.

Por ello, no sorprende que el Commodore GS/E destacase en competición, tanto en circuitos como en rallies. En 1973, un joven Walter Röhrl compitió por primera vez con un Opel en el Rally de Montecarlo. No obstante, los Commodore y Rekord obtuvieron sus mayores logros lejos de los circuitos y los tramos. A principios de septiembre de 1976, un Rekord D con carrocería berlina pintado en dorado salió de la línea de producción como la unidad un millón de la serie, confirmando que el mercado realmente necesitaba al modelo alemán. Para conmemorar este hito se lanzó una edición limitada denominada “Millonaire” con un motor S de 2,0 litros con 100 CV y acabado “Berlina”.

En septiembre de 1977 se presentó la última generación del Rekord y por aquel entonces, ya habían salido de la línea de producción de Rüsselsheim un total de 1.128.196 unidades del Rekord D y 140.827 unidades del Commodore B.

También »  Nuevo Seat Tarraco híbrido enchufable de 245 CV