El modo Porsche Wet del nuevo 911

Este revolucionario sistema de ayuda a la conducción detecta automáticamente una carretera húmeda y avisa al conductor del riesgo de aquaplaning

La octava generación del Porsche 911, además de ser más potente que su predecesora, es también más cómoda y segura. Esto se debe en gran parte al nuevo sistema de asistencia Porsche Wet, una primicia mundial que se ha incorporado en exclusiva en el 911 para detectar si el asfalto está lo suficientemente húmedo y, en caso afirmativo, adaptar los distintos ajustes del coche con el objetivo de aumentar la estabilidad de marcha sobre la carretera.

Según August Achleitner, responsable de la gama 911 durante muchos años: “El modo Wet se ha desarrollado para proporcionar ayuda al conductor en condiciones de asfalto mojado. Con él no se restringe la potencia del motor ni se limita la velocidad máxima y, por tanto, no debe utilizarse como un seguro para conducir muy rápido en esas circunstancias. Pero sí puede considerarse como un sistema de ayuda en el sentido más auténtico”.

Este revolucionario sistema de ayuda a la conducción detecta automáticamente una carretera húmeda y avisa al conductor del riesgo de aquaplaning. Para que esto sea posible, unos sensores acústicos localizados en las aletas delanteras, detectan si se genera espray de agua en la zona.

En caso de que el sistema detecte una superficie húmeda, los sistemas Porsche Stability Management (PSM) y Porsche Traction Management (PTM) se ponen sobre aviso para intervenir. Además, se enciende una alerta junto al cuentarrevoluciones para informar al conductor de que se ha detectado humedad y se le recomienda que cambie manualmente al modo Wet.

Si el Modo Wet está activado, el PSM, el PTM, la aerodinámica activa, el Porsche Torque Vectoring (PTV) Plus opcional y la respuesta del motor se adaptan en conjunto para garantizar la máxima estabilidad de marcha. A partir de 90 kilómetros por hora, el spoiler trasero variable se despliega hasta la posición de carga aerodinámica superior, las aletas de aire de refrigeración se abren, las características del pedal del acelerador se vuelven más planas, y no se permite la conexión del PSM ni la activación del modo Sport.

El conductor notará claramente el efecto del modo Wet, puesto que el Porsche 911 ofrecerá un comportamiento más notable, mientras que las intervenciones de los sistemas de asistencia serán muy efectivas en los cambios de dirección repentinos, en la solución de potencia inmediata o en los cambios de superficie con diferentes coeficientes de fricción.

Cabe destacar que el modo Wet no sólo sirve para detectar terrenos mojados, sino que se puede activar también manualmente para incrementar la estabilidad en carreteras cubiertas de nieve, normalmente con poco agarre.

También »  ¿Cuánto cuesta cargar un coche eléctrico?