Prueba del Porsche Taycan Turbo S, el futuro ha llegado

Probamos el Taycan Turbo S, la versión más potente y dinámica del primer superdeportivo eléctrico de Porsche

Àlex Soler

Superadas las barreras del precio y la autonomía, el principal problema para un deportivo eléctrico de Porsche es intentar transmitir sensaciones parecidas a las de vehículos como el 911. El Taycan, la propuesta electrificada de la firma de Stuttgart, es caro, pero no más que ciertas variantes del citado 911, y sus 416 kilómetros de autonomía no se alejan en demasía de los ofrecidos por sus equivalentes de combustión. Tampoco la carga es un problema excesivo en este caso, pues su comprador objetivo es más que probable que disponga de un espacio donde instalar un cargador. ¿Es el Taycan, entonces, un eléctrico capaz de derribar los otros prejuicios de estos coches, como el del aburrimiento? Absolutamente, sí.

El Porsche Taycan tiene el pedigrí de los coches de la firma alemana. Estéticamente es muy reconocible, pese a tener rasgos únicos como sus grupos ópticos delanteros. De perfil se muestra como un 911 alargado, pero cuenta con una banqueta posterior amplia y cómoda a lo Panamera, y su posición de conducción es ligeramente más baja en comparación a la de la leyenda de la marca, augurando un dinamismo diferencial. Es, como todos los Porsche, llamativo y será objeto de deseo de todos los que se crucen a su paso.

Interior del Porsche Taycan Turbo S | Foto: Àlex Soler
Interior del Porsche Taycan Turbo S | Foto: Àlex Soler

También el interior es 100% Porsche. Con un volante redondo y pequeño, perfecto para maniobrar, el diseño se basa en líneas rectas. De nuevo, recuerda bastante al 911 pero sus cuatro pantallas, sí, cuatro, le aportan un carácter único y vanguardista. Tras el volante, un cuadro de instrumentos digital, y en el centro tres pantallas, dos para el sistema de infoentretenimiento, una para el copiloto, y otra para el sistema de climatización. Fáciles de usar, ágiles e intuitivas, pero se echan en falta los siempre efectivos controles físicos para el climatizador. Los asientos deportivos sujetan bien y son muy cómodos y las dos plazas traseras podrán alojar sin problemas a dos adultos altos. La accesibilidad es regular, como suele ocurrir en coches tan bajos.

Excelente pero silencioso

Una de las cualidades de los coches eléctricos, su ausencia de ruido, es en este caso un punto negativo. Se echa mucho en falta el rugir de un motor bóxer en el Taycan Turbo S, más cuando al acelerar se experimenta una sensación imposible de igualar con un 911. Son 761 CV y 1.050 Nm de par máximo instantáneo para acelerar de 0 a 100 en 2,8 segundos. Impresionante

Ficha técnica del Porsche Taycan Turbo S | Àlex Soler
Ficha técnica del Porsche Taycan Turbo S | Àlex Soler

De nuevo, es un vehículo digno de la enseña que porta en le capó. Cómodo y suave en los modos Normal y Range e implacable a partir del Sport. Es muy estable a altas velocidades y la dirección es directa y precisa. Sus frenos, muy contundentes, ayudarán a domar tanta potencia. Conducirlo es una experiencia obligada para los amantes de la marca y, sin duda, se posiciona como uno de los eléctricos de referencia para las firmas de deportivos. En la versión Turbo S, la más cara, parte desde los 190.254 euros.

También »  McLaren 720S Spa 68: un homenaje al primer triunfo de Bruce McLaren en 1968