La familia Renault Mégane cumple 25 años de historia

La familia Mégane sustituyó al fiable Renault 19 y nació con el objetivo de ofrecer una amplia gama de hasta seis carrocerías diferentes

Marina Baranova » 31 de agosto, 2020

La familia Renault Mégane cumple 25 años de historia desde que apareció para sustituir al fiable Renault 19 con el objetivo de ofrecer una amplia gama de hasta seis carrocerías diferentes, cada una con su personalidad propia, pero con un alma común. Y es que en los años 80, el presidente de Renault, Raymond Lévy, inició una revolución cultural hacia la calidad que estableció en el modelo R19 y que se reflejó posteriormente en la gama Mégane. “Para tener éxito, debimos por supuesto aprovechar la fama de calidad del 19, pero además ofrecer más prestaciones al cliente, con un contenido más generoso y atractivo”, explica Michel Faivre-Duboz, director del proyecto de lanzamiento del Mégane en los años 90.

Para lograrlo, la firma francesa tuvo que aprender a diseñar y fabricar de forma más barata los elementos que conforman la base de un vehículo. Cabe destacar que en aquel entonces Renault se acercó a Volvo y mandó una misión de observación a la fábrica holandesa que el fabricante sueco compartía con el constructor japonés Mitsubishi. Al darse cuenta de que lo esencial estaba en Japón, Michel Faivre-Duboz y su equipo pusieron rumbo al país del sol naciente, donde descubrieron que el precio de coste era un 30% menor.

En este contexto de fuerte competencia se impuso la idea de crear una auténtica familia Mégane, pasando del diseño del coche para todos al diseño del coche para cada uno. No obstante, había que conseguirlo con un presupuesto limitado, por lo que se decidió poner el dinero en aquello que el cliente viese. El nuevo Mégane heredó íntegramente el bloque delantero del R19, además de los motores diésel del segmento F y los motores de gasolina del segmento E. Por si esto fuera poco, el Mégane y el Scénic compartían el mismo salpicadero. Esta técnica de aprovechar cosas que ya existían se repitió en el coupé. En cuanto al diseño, cada carrocería tenía su propio diseñador, y aunque los seis modelos tuvieran un aire de familia, se optó por la temática gráfica de la elipse para aportar una unidad contundente al flanco de los seis modelos.

La familia Mégane ha vendido, a lo largo de sus cuatro generaciones, más de cinco millones de unidades en todo el mundo.

En 1995 se produjo el lanzamiento de la familia Mégane. Cabe destacar que las versiones berlina y coupé fueron criticadas en un artículo de la revista Auto Plus, por lo que la marca decidió generalizar el tren trasero de cuatro barras, que hasta entonces estaba reservado a las motorizaciones más potentes de la gama. Y aunque es cierto que la versión coupé fue la que tiró de la gama hacia arriba, cabe destacar que el verdadero catalizador de las ventas de la familia llegó en 1996 con el monovolumen, que gustó tanto que la producción de 600 modelos al día se tuvo que cuadriplicar hasta llegar a las 2.200 unidades.

Sin duda, el Mégane se ha convertido a lo largo de los años en la referencia de varias generaciones de españoles y en una joya de la fabricación “made in Spain”. Actualmente, se acaba de lanzar la renovación de la cuarta generación de este increíble modelo, que presenta la innovadora versión ETech Híbrida Enchufable, que constituye la oferta más avanzada del segmento en estos momentos.

También »  Audi organiza una visita virtual con guía a su fábrica de Ingolstadt