El Seat León recibe el motor de Gas Natural Comprimido

Disponible con el motor 1.5 TGI 130 CV, el Seat León GNC permite recorrer 100 kilómetros por un coste aproximado de tan sólo 3 euros

La motorización de Gas Natural Comprimido (GNC) 1.5 TGI de 130 CV ya está disponible para el nuevo Seat León. Esta frugal opción bifuel se ofrece en la carrocería de 5 puertas tanto con caja de cambios manual de seis velocidades como DSG de siete, así como en el Sportstourer con cambio DSG -próximamente también añadirá la versión con cambio manual al modelo familiar-. Con el TGI se completa la oferta de hasta cinco tipos diferentes de propulsores de la gama León: gasolina (TSI), diésel (TDI), ‘Mild Hybrid’ (eTSI), e híbrida enchufable (e-HYBRID).

El León TGI está disponible en los acabados Style, Xcellence y FR, con un precio que parte de los 26.250 euros. A este accesible precio de adquisición hay que añadir un inmejorable coste de utilización, ya se pueden recorrer 100 km por unos 3 euros (precio medio GNC España: 0,80€/kg).

Interior del Seat León TGI
Interior del Seat León TGI

La tecnología de gas natural comprimido está destinada a aquellos clientes que necesitan realizar largos recorridos, circular en entornos urbanos con restricciones medioambientales al tráfico, que sean especialmente sensibles al coste por kilómetro, que tengan accesibilidad a la infraestructura de repostaje en sus desplazamientos habituales, y todo ello, con un coste de adquisición muy similar al de su homólogo de gasolina.

Más concretamente, la versión GNC del León monta un motor 1.5 TGI de cuatro cilindros, que entrega 130 CV y 200 Nm de par máximo. Este propulsor se alimenta de tres depósitos de gas natural comprimido (GNC) con una capacidad neta total de 17,3 kg, que le permiten alcanzar una autonomía exclusivamente en modo gas de hasta 440 kilómetros. En caso de agotarse el GNC, el motor cambia automáticamente a la gasolina, con depósito secundario de 9 litros. Cabe señalar que la operación de repostaje es tan sencilla y casi tan rápida como en cualquier otro vehículo diésel o gasolina.

Además de tener un bajo coste, el GNC permite reducir el consumo de carburante, con una media de entre 3,7 y 4,1 kg/100km en el modelo 5 puertas, lo que corresponde a unas emisiones de entre 103 a 112 g/km de CO2; con cambio DSG, consume entre 3,9 y 4,3 kg/100km y presenta unas emisiones de CO2 entre 109 y 118 g/km; y en la variante Sportstourer con cambio DSG, presenta un consumo entre 3,9 y 4,4 kg/100km y unas emisiones entre 110 y 120 g/km de CO2.

Asimismo, un vehículo de GNC reduce las emisiones de dióxido de carbono en, aproximadamente, un 25% frente a su equivalente de gasolina. Por ello, la DGT le otorga la etiqueta medioambiental ECO. Además del aporte ecológico, la tecnología TGI plantea beneficios fiscales y un coste por kilómetro excepcionalmente competitivo, hasta un 50% más económico que en un vehículo de gasolina y un 30% menos respecto a un diésel.

Seat León TGI
Seat León TGI

Como comentábamos al inicio, el Seat León TGI está disponible en los acabados Style, Xcellence y FR, pero independientemente de la elección del cliente, la versión TGI incluye, de serie y de manera específica, el cuadro de instrumentos Digital Cockpit, el cargador inalámbrico Connectivity Box, o el sistema Full Link inalámbrico con Apple Car Play y Android Auto, entre otros elementos. El acabado Xcellence destaca por incluir el climatizador de tres zonas o los faros Full LED, y, el FR, incorpora de serie el sistema de navegación con pantalla de 10’’, el selector de los modos de conducción Seat Drive Profile y todas las funciones disponibles del sistema de conectividad Seat Connect, entre otros.

APUESTA POR EL GAS NATURAL

Cada vez son más los turismos que emplean gas natural, y representan más de la mitad del parque de vehículos de GNC que circulan en nuestro país —con 15.501 turismos a cierre de 2020, entre un total de 29.493 vehículos—. Asimismo, la red de infraestructura de repostaje ya supera los cien puntos, repartidos estratégicamente por toda la geografía española y cada vez son más puntos ubicados en estaciones de servicio convencionales, lo que redunda en un mejor servicio a los usuarios.

Por otra parte, Seat está apoyando el desarrollo y la disponibilidad de biometano de origen renovable, que neutraliza las emisiones de CO2 generadas por el uso de los vehículos. Este biometano de alta calidad se obtiene a partir de residuos orgánicos y puede añadirse al gas natural convencional o utilizarse como sustitutivo. Este combustible verde es un claro ejemplo de cómo combinar la movilidad que respeta el medio ambiente con la economía circular.

También »  Seat Mii electric 2020: primera toma de contacto