Así es la gama ECO de Skoda para 2020

La nueva gama ECO de Skoda agrupa los modelos de la marca checa equipados con sistemas de propulsión sostenible

Si por algo destaca este 2020 que acaba de comenzar, es por la apuesta de los fabricantes por producir vehículos eficientes con unas mínimas emisiones para aportar su granito de arena para conseguir la sostenibilidad de la que tanto se habla. Skoda ha dado un paso al frente, y hace unos días presentaba en Madrid su gama ECO, compuesta por tres vehículos con etiqueta “ECO”, Octavia GNC, Kamiq y Scala, que se ampliará en breve con el nuevo Octavia. La gama se completa con dos vehículos con etiqueta “0” con el Citigo IV y el Superb híbrido enchufable.

Urbano y sin emisiones

Hay una palabra con la que Skoda quiere que convivamos a partir de ahora, y es IV. Dos letras que abren el mundo de la electrificación del fabricante checo, y que se inaugura con el Citigo IV, el primer vehículo de serie totalmente eléctrico del fabricante checo en sus 125 años de historia.

Desarrolla una potencia de 83 cv, con un destacado par motor, 210 Nm, que permite ponerse de cero a cien kilómetros por hora en 12,3 segundos. Dispone de tres modos de conducción, Normal, Eco y Eco +, que permiten alcanzar una autonomía de 253 Kilómetros según el procedimiento WLTP. La batería está garantizada por ocho años o ciento sesenta mil kilómetros.

El Skoda Citigo e iV
El Skoda Citigo e iV | Foto: Skoda

Dinámico y sostenible

Para aquellos conductores que les de miedo la autonomía de un vehículo eléctrico, Skoda ha desarrollado la versión híbrida enchufable del Superb, pionero en incorporar este tecnología. Presenta el motor de gasolina 1.4 TSI y un motor eléctrico, con tres modos de conducción posibles, que entregan una potencia combinada de hasta 160 kW, 218 cv, y son especialmente eficientes. Tiene una autonomía eléctrica de hasta 57 kilómetros o de hasta 930 kilómetros si se usa junto con el motor de combustión.

El Skoda Superb iV
El Skoda Superb iV | Foto: Skoda

Propulsión limpia

La gama Eco de Skoda se complementa con las versiones de GNC, gas, que denominan G-TEC. Los dos primeros modelos en utilizar esta tecnología son el Scala G-TEC y el Kamiq G-TEC, que utilizan un motor 1.0 TGI con una potencia de 66 KW, 90 cv, que se combina con transmisión manual. El propulsor ha sido específicamente diseñado para funcionar con gas natural ecológico. Comparado con el 1.0 TSI de serie, y para permitirle funcionar con GNC, el 1.0 TGI ha sido equipado con distintas levas de entrada y escape, un cabezal de cilindro revisado, una nueva toma de inducción, un regulador electrónico de la presión del gas, así como toberas de inyección especiales adaptadas para funcionar con GNC, y válvulas de escape especialmente resistentes a las altas temperaturas. Además, como la combustión de GNC es limpia y no produce partículas, no hay necesidad de filtro. Todas estas innovaciones permiten al 1.0 TGI funcionar sin que se produzcan pérdidas de rendimiento significativas, manteniendo la dinámica de conducción.

El Skoda Scala G-TEC y el Skoda Kamiq G-TEC
El Skoda Scala G-TEC y el Skoda Kamiq G-TEC | Foto: Skoda
También »  ¿Qué es más rentable: un coche híbrido o un vehículo eléctrico?