Subaru consigue con el Outback su cuarto JNCAP Best Award en cinco años

El JNCAP Best Award premia al coche con la puntuación de seguridad más alta del año de entre todos los que pasan las pruebas del organismo japonés.

Entre los argumentos más favorables para la compra de un Subaru siempre están la seguridad y las capacidades offroad gracias a sus sistema de tracción total heredado de su experiencia en el Mundial de Ralis. En cuanto a la seguridad, conocemos las buenas notas que siempre saca en las pruebas Euro NCAP, con cinco estrellas en sus últimos lanzamientos, pero la firma japonesa gana galardones en este área en todo el mundo y domina en Japón colocando cada año a sus lanzamientos entre los aspirantes al premio JNCAP Best Award, que designa al coche más seguro del país.

De hecho, JNCAP, el Programa de Evaluación de Coches Nuevos de Japón, ha confirmado que el nuevo Outback consiguió la calificación más alta en sus pruebas el año pasado, con lo que se convierte en el coche más seguro del país de 2021. Es la segunda vez seguida que la compañía gana el premio, con el SUV Levorg consiguiéndolo en 2020, y la cuarta en los últimos cinco años, con el Forester alzándose como el más seguro de 2018 y el XV y el Impreza haciendo lo propio en 2016. Solo el Toyota RAV4 rompió su hegemonía en 2019.

El equilibrio entre seguridad y tecnología

El Subaru Outback consiguió, según explican desde la marca, muy buenos resultados en las pruebas de colisión, tanto para sus ocupantes como para el resto de usuarios de la vía, pero también destacó en cuanto a la seguridad de prevención de accidentes gracias al sistema Starlink, el sistema Eyesight y el Driver Monitoring System, un trío de sistemas que le valió para sacar una nota total de 185,02 sobre 190, superando a todos sus rivales.

El Subaru Outback 2021 | Foto: Subaru
El Subaru Outback 2021 | Foto: Subaru

El sistema operativo Starlink ofrece, además de llamada de emergencia en caso de accidente, notificaciones automáticas de colisión, mientras que el sistema Eyesight engloba la mayoría de funciones de seguridad del vehículo, como la frenada de emergencia, el control de crucero o la alerta de cambio involuntario de carril. El Driver Monitoring System es capaz de alertar al conductor si su atención decae o cuando necesite un descanso.

Estas funciones se sumaron a un incremento de la rigidez estructural de la carrocería, una de las novedades en la presente generación, la sexta, para mejorar la seguridad en caso de impacto. Cabe recordar que uno de los objetivos de Subaru es reducir a cero el número de fallecidos en accidentes en los que esté implicado un coche de la marca para 2030, un objetivo muy ambicioso que depende de factores externos a la marca, pero que intentarán resolver. El punto de partida es bueno, con toda la gama disponible en España habiendo ganado el JNCAP Best Award en su año de lanzamiento.

También »  Opel electrifica su gama comercial