El bZ4X avanza el primer Toyota 100% eléctrico

El Toyota bZ4X introduce la nomenclatura bZ ‘beyond Zero’ o más allá de cero para los nuevos vehículos eléctricos de Toyota


Toyota desveló en el Salón del Automóvil de Shanghái, el prototipo del que será su primer vehículo totalmente eléctrico. Bautizado como bZ4X, se trata de un SUV de tamaño medio y tracción total, con un aspecto transgresor.

Sus formas transmiten dinamismo y utilidad en formato todocamino, para permitir una posición de conducción elevada, pero sin perder un ápice de aplomo sobre la calzada. Su condición cien por cien eléctrica posibilita eliminar la clásica parrilla frontal, y en su lugar insertar sensores, luces y elementos aerodinámicos en una inconfundible forma de martillo que le otorga un aspecto muy robusto.

Fabricado sobre la nueva plataforma modular e-TNGA para vehículos eléctricos, el Toyota bZ4X disfruta de una gran distancia entre ejes, lo que junto a unos voladizos muy cortos, ayuda a crear un habitáculo notablemente amplio. De hecho, el espacio para las piernas en las plazas posteriores es equivalente al de los modelos más grandes del segmento D.

El puesto de conducción está pensado para conectar directamente al usuario con la carretera, con elementos como un cuadro de instrumentos colocado en una posición poco habitual, que permite una visibilidad panorámica y enfatiza la sensación de espacio. La instrumentación totalmente digital se encuentra sobre el volante, de modo que apenas hay que mover los ojos para consultar la información. El resto de controles están agrupados en torno a la consola central, diseñada para un reconocimiento y una manipulación muy sencilla y rápida.

EFICIENCIA ELÉCTRICA DE REFERENCIA

Más de 20 años de liderazgo de Toyota en la electrificación de vehículos, ha permitido la construcción de una unidad de propulsión eléctrica —motor, unidad de control y sistema de gestión de la batería— que proporciona una eficiencia líder en la categoría y una autonomía muy competitiva.

El perfil medioambiental del vehículo se refuerza aún más gracias a un sistema de carga solar a bordo, que amplía la distancia que se puede recorrer. Gracias a la vasta experiencia de Toyota en el desarrollo de la tecnología de baterías para sus modelos híbridos eléctricos e híbridos enchufables, se ha podido desarrollar la batería que necesita el prototipo Toyota bZ4X, más grande y potente, para una gran durabilidad y fiabilidad, manteniendo la autonomía del vehículo, incluso en climas fríos.

EL PRIMER TOYOTA BZ

El concept car bZ4X es el primer Toyota en emplear la nueva nomenclatura bZ —beyond Zero, o más allá de cero—. De aquí a 2025, Toyota se propone lanzar 15 vehículos eléctricos de batería, incluidos siete modelos Toyota bZ. En total, la firma japonesa ofrecerá en 2025 más de 70 vehículos electrificados en todo el mundo. En Europa, para 2025, esto se traducirá en un mix de motorizaciones con más de un 70% de híbridos eléctricos, más de un 10% de híbridos enchufables y más de un 10% de modelos cero emisiones, tanto eléctricos de batería como eléctricos de pila de combustible.

Y tras la nomenclatura bZ el 4X hace referencia al sistema de tracción total, que cuenta con motores eléctricos en los ejes delantero y trasero, desarrollado en colaboración con Subaru, lo que garantiza un sistema de tracción total que permitirá al Toyota bZ4X sobresalir en su segmento por su polivalencia. Esta tracción 4×4 confiere al bZ4X un auténtica capacidad off-road, que también ofrece a los conductores cotas superiores de seguridad y tranquilidad en carretera.

Otra novedad ‘mecánica’ importante en el Toyota bZ4X será la disponibilidad de una combinación nunca vista en el mundo de una horquilla de dirección y un sistema de dirección por cable. Esta tecnología otorga un mayor control al conductor, y suprime las interferencias procedentes de superficies desiguales y de los frenos, y consigue así una respuesta más precisa en consonancia con la velocidad del vehículo y el ángulo de giro. El sistema de dirección por cable también prescinde del tradicional volante circular, eliminando la necesidad de que el conductor mueva las manos por el aro del volante para realizar un giro, lo que refuerza el placer de conducción.

También »  El análisis del Gran Premio de Holanda de MotoGP