Toyota GR Supra: Prueba en circuito

Probamos en el Kartódromo Internacional Lucas Guerreo el Toyota GR Supra, un modelo que nos ha conquistado por su combinación entre potencia y equilibrio

En esta ocasión nos ponemos a los mandos del Toyota GR Supra, un modelo al que le teníamos muchísimas ganas. Este deportivo se lanzó en 2019 y es fruto de una colaboración entre BMW y Toyota. Se fabrica en Austria, más concretamente en la planta independiente de Magna Steyr, donde también se crea su hermano gemelo, el Z4.

El Toyota GR Supra se diferencia del modelo alemán principalmente por su carrocería coupé en vez de roadster, pero también por su llamativo y atractivo diseño exterior, y por la soberbia puesta punto del chasis que ha realizado Gazoo Racing, la división de competición de la firma japonesa.

El modelo nipón mide 4,37 metros de longitud, 1,85 de anchura y 1,29 de altura, junto con una distancia entre ejes de 2,47 metros y un ancho de vías de 1,59 metros, según Toyota “una proporción perfecta” que le otorga un comportamiento sobresaliente en circuito con un agarre, estabilidad y aplomo envidiables. Y lo cierto es que como se aprecia en el vídeo, poco se equivoca el constructor japonés.

El habitáculo también ofrece un equilibrio perfecto entre lujo y deportividad, aunque nos atreveríamos a decir que tiene más de lo primero que lo segundo. Y ello es gracias a que hereda todas las bondades en cuanto a diseño, materiales, ajustes y sistemas tecnológicos, de la marca BMW. Sí es original de Toyota una instrumentación que nos parece perfecta para un deportivo de estas características, ya que muestra en una interfaz totalmente digital una gran circunferencia para medir las revoluciones, un dial específico para la marcha engranada y otro para la velocidad a la que se circula. En éste además se integran todos los elementos relativos a la conducción que BMW ofrece en sus vehículos más exclusivos.

Por lo que respecta al confort, de nuevo sale ganando el Supra en esta hermandad con el Z4, ya que ofrece la calidad de materiales, la excelencia de rodadura, la insonorización y el generoso equipamiento que cabe esperar de un modelo premium, gozando así de una calidad de vida a bordo excepcional. Esto permite no sólo disfrutar de una postura de conducción muy racing cuando se quieren exprimir las prestaciones del Supra, sino además una comodidad sobresaliente para recorrer largas distancias. Eso sí, hablamos de un biplaza con un maletero de 290 litros, por lo que no es precisamente un modelo ‘rutero’.

Interior del Toyota GR Supra
Interior del Toyota GR Supra

Pero vamos a abordar ya lo más interesante de este modelo: su motor y comportamiento. El Toyota GR Supra monta un propulsor gasolina turboalimentado de origen BMW, con 6 cilindros en línea, 3.o litros de cubicaje, 340 CV y nada menos que 500 Nm de par motor que se transmiten al eje trasero a través de una caja de cambios automática de convertidor de par y ocho relaciones. Con este motor el Toyota GR Supra puede pasar de 0 a 100 en sólo 4,3 segundos y alcanzar los 250 km/h de velocidad automlimitada.

Y qué mejor modo de experimentar qué suponen en la práctica todas estas cifras, que probar el Toyota GR Supra en un entorno inmejorable para este tipo de coches como es el Kartódromo Internacional Lucas Guerrero de Chiva. En este trazado pudimos experimentar la excelencia de Gazoo Racing en la puesta a punto de un chasis que permite ir tremendamente rápido gracias a su soberbia dirección, un afinadísimo tarado de las suspensiones y un potente equipo de frenos firmado por Brembo.

Pero si hay algo que nos permite disfrutar al máximo cuando seleccionamos el modo de conducción deportivo, es precisamente aquello de lo que más orgulloso se siente Toyota con este coche: la perfecta proporción entre la corta batalla y el extenso ancho de vías. Esta estructura hace que el coche vaya literalmente pegado al asfalto y que ofrezca un paso por curva tan equilibrado y neutro que permite a casi cualquiera conducir como un auténtico piloto. Eso sí, si a la salida de un viraje apretamos antes de tiempo y más fuerte de lo aconsejado el pedal del acelerador, nos tocará ser rápidos con las manos para contravolantear y llevar de nuevo al sitio a la cola del coche, ya que su motor está siempre dispuesto a hacernos salir volando.

Prueba del Toyota GR Supra en Circuito
Prueba del Toyota GR Supra en Circuito

Una vez abandonamos el circuito todavía con una imborrable sonrisa en el rostro, es cuando apreciamos una de las grandes ventajas del Toyota GR Supra con respecto a otros modelos de similares características: su extraordinaria dualidad entre deportividad y confort. Es increíble como un coche capaz de descolocar su zaga o tatuar sus neumáticos en el asfalto simplemente pisando a fondo el acelerador, de pasar por curva con una precisión y rapidez de vértigo, o de frenar tan fuerte como para apurar los virajes tanto como lo haría un coche de competición, permite luego rodar en carretera con un confort y calidad de vida a bordo dignas del mejor rutero.

Como decimos al final del vídeo de la prueba, para nosotros la colaboración entre Toyota y BMW para dar vida al Z4 y al GR Supra supone todo ventajas, ya que en el caso del deportivo japonés se logra un coche soberbio en circuito, sorprendentemente confortable en carretera y con la calidad de vida a bordo digna de un coche premium.

También »  El Golden Sahara II de los años 50 y 60 reaparece en Ginebra