El nuevo Volkswagen T-Roc sube su apuesta por la tecnología y la conectividad

Volkswagen actualiza su coche más vendido en España con mejoras tecnológicas y de conectividad para el interior.

Volkswagen es una de las marcas que más ha apostado por la electrificación. Tras la llegada del ID. Buzz, el ‘Bulli’ eléctrico, la familia ID. ya cuenta con un compacto, el ID. 3, y dos SUV en forma del ID. 4 y del ID. 5, ambos con versiones GTX de alto rendimiento. Sin embargo, la apuesta eléctrica es a largo plazo, un plan para crear un futuro enchufable. Mientras, la firma alemana sigue confiando en la combustión. Esto queda claro al ver el nuevo T-Roc, la revisión del coche más vendido de Volkswagen en España y uno de sus superventas europeos, que llega sin ninguna opción eléctrica.

De hecho, no se ha centrado Volkswagen en renovar su gama mecánica, que se mantiene intacta con un motor diésel TDI de 2.0 litros y 115 o 150 CV y con tres opciones de gasolina TSI de 1.0 litro de 110 CV, de 1.5 litros y 150 CV y de 2.0 litros y 190 CV. Para la versión R de altas prestaciones, el SUV de tamaño medio alemán confía en un bloque de 2.0 litros, 300 CV de potencia y 400 Nm de par para acelerar de 0 a 100 en 4,9 segundos. Las motorizaciones menos potentes se asocian a un cambio manual de seis velocidades, mientras que las más potentes estarán disponibles con tracción a las cuatro ruedas y cambio DSG automático de siete marchas.

Lo bueno está en el interior

En ese sentido, es en el habitáculo donde más se notan los cambios de esta actualización de media vida del T-Roc. Como ya ocurrió con el Polo y el Seat Ibiza, la propuesta de Volkswagen pasa por un interior completamente actualizado, buscando un enfoque más tecnológico y avanzado, así como mejorando la sensación de calidad con materiales blandos y una gran dosis de negro piano en el acabado R-Line.

De serie, en el acabado Life, se ofrece con una pantalla de ocho pulgadas para el sistema de infoentretenimiento Ready2Discover y con un cuadro de instrumentos digital Digital Cockpit de ocho pulgadas. En el acabado R-Line el cuadro de instrumentos crece hasta las 10,25 pulgadas. En ambos casos el volante es totalmente nuevo, aunque en el R-Line la botonería es táctil, y también se ha renovado la consola central, de nuevo con botones táctiles para un aspecto más moderno. El T-Roc R-Line incorporará acceso y arranque sin llaves, múltiples distintivos de la versión y el selector de modos de conducción.

Tras una primera toma de contacto, el T-Roc cumple con el objetivo de parecer más tecnológico, así como con su objetivo de ofrecer una mayor calidad percibida. Se nota el salto respecto a su predecesor y el sistema de infoentretenimiento ha ganado en sencillez, siendo ahora más intuitivo. A los botones táctiles hay que acostumbrarse, pero funciones como el de deslizar el dedo por el control de la temperatura para hacerla subir o bajar rápidamente mejoran la experiencia del usuario. Por otro lado, conserva las cualidades del primer T-Roc, como una accesibilidad muy buena, una posición de conducción correcta y un gran confort. Sus proporciones son idénticas, por lo que la habitabilidad en las plazas traseras, correcta incluso para adultos, se mantiene intacta. Por supuesto, es compatible con los teléfonos móviles más modernos y con las aplicaciones Apple CarPlay y Android Auto.

Interior del nuevo Volkswagen T-Roc | Foto: Volkswagen
Interior del nuevo Volkswagen T-Roc | Foto: Volkswagen

Las novedades exteriores son más sutiles, con nuevos paragolpes, de aspecto elegante para el acabado Life y más deportivos para el R-Line, grupos ópticos LED y faros traseros oscurecidos de serie y opción de montar los IQ Light con faros matriciales LED y una tira iluminada en la parrilla frontal. Las llantas de serie son de 17 pulgadas, de 18 pulgadas para el R-Line, que además incorpora detalles deportivos como las barras del techo en color plateado. El catálogo suma ahora nuevos diseños de llanta de 17 a 19 pulgadas y nuevos colores. Como opcional gratuito, el R-Line puede adquirirse con el paquete ‘Black Style‘, con detalles en color negro, llantas específicas de 18 pulgadas, los pilares C con acabado en carbono y las ventanillas oscurecidas.

Trasera del nuevo T-Roc | Foto: Volkswagen
Trasera del nuevo T-Roc | Foto: Volkswagen

El T-Roc R, la versión extrema, además del motor de 300 CV suma elementos deportivos más llamativos en el exterior, un chasis deportivo específico y detalles interiores como el volante de cuero de nuevo diseño y materiales como el Alcántara. También se ha actualizado el T-Roc Cabrio, la versión descapotable, adoptando en gran medida las novedades antes descritas. No obstante, en el interior se apuesta por un diseño más divertido con la opción de montar elementos del color de la carrocería. De serie también incluye el cuadro de instrumentos digital y la pantalla de ocho pulgadas para el sistema de infoentretenimiento. Su maletero es de 284 litros de capacidad.

Tecnología de seguridad

La gran novedad en cuanto a tecnología de seguridad activa, teniendo en cuenta que el T-Roc ya equipaba un arsenal previamente, es el sistema IQ.Drive Travel Assist, un sistema de conducción autónoma de nivel dos que combina el uso del control de crucero predictivo, el centrado de carril y la regulación de la velocidad para una mayor comodidad. Además, se incorporan el ‘Side Assist‘ y la asistencia para el aparcamiento. De serie se incluye la frenada de emergencia y la alerta de cambio involuntario de carril.

El nuevo Volkswagen T-Roc está disponible en los acabados Life y R-Line, mientras que el Cabrio también dispone del acabado Style. El precio parte desde los 28.820 euros para el motor de gasolina de 110 CV y transmisión manual y asciende hasta los 43.320 del R-Line con 190 CV y cambio automático. La versión diésel arranca en 32.820 euros del Life de 115 CV y cambio manual y alcanza los 39.800 euros del R-Line de 150 CV y cambio automático. El T-Roc R está disponible desde 53.030 euros. Por su parte, el T-Roc Cabrio, solo disponible con motor de gasolina, parte desde los 32.460 euros y asciende hasta los 43.680 euros.

También »  ¿Me pueden multar si me caduca la ITV durante el estado de alarma?