El Volkswagen T-Roc Cabrio 2020, al detalle

El T-Roc Cabrio de Vokswagen aúna la polivalencia de uso un SUV con la deportividad y el placer de conducción de un descapotable, ofreciendo una combinación ganadora

No es el primero del mercado pero sigue siendo un ‘rara avis’ en el mundo del motor. Hablamos del nuevo Volkswagen T-Roc Cabrio, o lo que es lo mismo, la versión convertible del todocamino alemán. Este extraño concepto de vehículo combina dos de los aspectos más deseados por el gran público: SUV + descapotable. De este modo combina la funcionalidad y polivalencia de los los primeros con la deportividad y diversión de conducción de los segundos.

Tras dos años de desarrollo, el T-Roc Cabrio viene a completar la gama SUV de Volkswagen, compuesta hasta la fecha por el Touareg, Tiguan, T-Roc y T-Cross. Con todos ellos comparte el mismo lenguaje de diseño, pero con una gran diferencia: su capacidad para descapotarse.

Con una carrocería de sólo dos puertas única en este gama, el T-Roc Cabrio mide 4.268 mm de longitud, 1.811 mm de anchura y 1.522 mm de altura, con una distancia entre ejes de 2.630 mm. Esto supone 34 mm menos de longitud que la versión estándar, 8 mm menos de anchura y 51 mm menos de altura, siendo este el cambio más notable, junto con los 40 mm más de distancia entre ejes. Este incremento en la batalla se ha realizado para dar más espacio a las plazas traseras, ya que Volkswagen dice que pese a su condición descapotable, este es un coche adecuado para usar diariamente. Además, todas estas modificaciones le otorgan una conducción más dinámica ya que acorta sus dimensiones exteriores haciéndolo más manejable, a la vez que baja su centro de gravedad elevando sus estabilidad.

Volkswagen T-Roc Cabrio con interior de 2+2 plazas
Volkswagen T-Roc Cabrio con interior de 2+2 plazas

El sistema de capota retráctil modifica por completo el habitáculo, que pasa a ser un 2+2 plazas con un concepto radicalmente distinto al del modelo estándar (2+3), ya que no sólo se ve perjudicada la habitabilidad con un asiento menos en la banqueta trasera, sino también, y sobre todo, la capacidad de carga, que se reduce de 445 a 280 litros. La variante Cabrio del T-Roc sacrifica algo su extraordinaria funcionalidad en pos del diseño y el placer de conducción, aunque sigue ofreciendo un buen espacio para los ocupantes de las plazas traseras. La firma alemana asegura que han ideado este modelo para hacer las veces de primer o único coche de casa, es decir, que es totalmente funcional para el día a día pese a su condición descapotable.

Capota de lona para el T-Roc Cabrio

La razón de ser del Volkswagen T-Roc Cabrio es un sistema de capota retráctil que, al igual que el Beetle y el Golf descapotable, cuenta con una capota de tela clásica compuesta por varillas, forro interior, un acolchado tapizado y una resistente tela exterior. Junto con el motor encapsualdo, el módulo de la capota tiene una estructura compacta y ligera que sólo suma 53,1 kilos a todo el conjunto del vehículo. La marca desechó la posibilidad usar una techo duro practicable por las dificultades técnicas que suponía y porque reduciría su usabilidad.

Su elaborado diseño evita que se hinche incluso a velocidades elevadas y favorece la aerodinámica general de la carrocería a la vez que reduce el ruido que se cuela en el interior. Pero su principal innovación es sin duda su sistema de plegado. Un pequeño motor eléctrohidráulico abre y cierra la capota del T-Roc de forma totalmente automática con un tiempo de despliegue de 9 segundos y de plegado de 11 segundos. Esta maniobra se puede hacer hasta a 35 km/h de velocidad, bien desde el mando a distancia o con el gatillo que hay en la consola central.

Volkswagen T-Roc Cabrio
Volkswagen T-Roc Cabrio

Pero la zaga del T-Roc Cabrio no sólo guarda la capota, sino también un avanzado sistema de seguridad que despliega en fracciones de segundo dos arcos de protección metálicos tras los reposacabezas si el coche detecta un vuelco. Uno de los aspectos más estudiados en el desarrollo de este modelo es precisamente la seguridad, por lo que el T-Roc Cabrio cuenta con múltiples refuerzos en su estructura, destacando la mayor dureza y resistencia del pilar A. Todos estos refuerzos también juegan en favor de la rigidez y por tanto de la dinámica del vehículo.

Tecnológicamente avanzado

No cabe ninguna duda que por su concepto el Volkswagen T-Roc Cabrio es un modelo de vanguardia, por lo que está obligado a ofrecer la tecnología más puntera del sector automovilístico tanto en seguridad como en ayuda a la conducción, infoentretenimiento y conectividad.

Este SUV descapotable se ofrece con dos líneas de equipamiento: Style y R-Line. Ambas incluyen de serie un gran equipamiento de serie, con llantas de aleación de 17 pulgadas, luces diurnas LED, sistema de vigilancia ‘Front Assist’ con función de frenada de emergencia en ciudad y sistema de detección de peatones, aviso de mantenimiento de carril y sistema de detección de fatiga.

Volkswagen T-Roc Cabrio con acabado R-Line
Volkswagen T-Roc Cabrio con acabado R-Line

El acabado R-Line (sólo disponible para el motor 1.5 TSI), tiene un carácter más deportivo en vez de primar la elegancia como el Style, para lo que añade elementos como el logotipo R en distintas zonas del exterior y el interior del vehículo, los grupos ópticos traseros de color rojo oscuro y elementos en negro como retrovisores y alerón. Los parachoques R-Line más voluminosos también están lacados en el color de la carrocería, al igual que las molduras de adorno de los flancos. En el interior destacan los pedales de acero inoxidable y asientos de confort deportivos, tapizados en tela y cuero sintético, y con apoyo lumbar.

Tanto el acabado R-Line como el Style tienen además múltiples elementos opcionales como llantas de aleación de 18 ó 19 pulgadas y paquetes de asistencia ala conducción con aistente de ángulo muerto, asistente de luz carretera o suspensión adaptativa ‘DCC’.

De serie viene en ambos acabados el sistema de infoentretenimiento ‘Ready2Discover’ con pantalla de 20,3 cm. La función App Connect utilzia MirrorLink, Apple Car Play y Android Auto. En cuanto al cuadro de instrumentos, de serie lleva cuadro analógicos y un indicador multifunción, si bien como opción se ofrece el afamado Digita Cockpit de Volkswagen con una pantalla multiconfigurable de 26 cm y una resolución de 1280×480 píxeles.

Sistemas We Connect de Volkswagen We en el T-Roc Cabrio
Sistemas We Connect de Volkswagen We en el T-Roc Cabrio

Al margen de todos estos sistemas, con la ID de Volskwagen el cliente tiene acceso a los servicios de ‘Volkswagen We’. El T-Roc Cabrio cuenta de serie con We Connect y We Connect Plus, y como complemento, está disponible la aplicación gratuita We Connect App. A través de estos sistemas se puede: cerrar y abrir las puertas a distancia desde el móvil, encontrar el coche al encender las luces remotamente o ver la información más relevante el coche. Además el navegador permite ver información en tiempo real de trafico o garajes, además de calcular rutas y actualizar los mapas.

Dos opciones mecánicas para el T-Roc Cabrio

El Volkswagen T-Roc Cabrio se lanza con dos opciones mecánicas gasolina: el motor 1.0 TSI de 115 cv y el 1.5 TSI de 150 cv. En ambos casos la potencia se transite a las ruedas delanteras (no hay versión 4Motion con tracción total por las dificultades técnicas que supone y porque este modelo tiene un indiscutible carácter urbano) a través de una caja de cambios manual de seis relaciones, si bien el 1.5 TSI puede montar opcionalmente un cambio automático de doble embrague DSG de 7 relaciones.

Ambos propulsores son altamente eficientes, con un consumo de mixto en ciclo WLTP según la marca de 6,3 l/100 km, mientras que en el más potente esta cifra se eleva a los 6,7 l/100 km.

Volkswagen no ha incluido versiones híbridas en el lanzamiento de este modelo y no las contempla en futuros desarrollos pese a la creciente demanda de coches electrificados, aunque no sería imposible incluirlas si así lo demandan los compradores, ya que tiene recursos técnicos para ello.

El Volkswagen T-Roc Cabrio ofrece una conducción más dinámica
El Volkswagen T-Roc Cabrio ofrece una conducción más dinámica

Como comentábamos antes, el T-Roc Cabrio ofrece una conducción más dinámica que el modelo original gracias a su menor distancia libre al suelo, un aspecto que se enfatiza todavía más en el R-Line puesto que se rebaja adicionalmente 10 mm. Opcionalmente se puede equipar además la suspensión adaptativa DCC que varía la dureza de la amortiguación pudiéndola hacer desde muy suave a notablemente dura. Los amortiguadores regulados están integrados en la selección del perfil de conducción (de serie en el R-Line y opcionalmente en el Style) con el que se pude escoger entre los modos: Comfort, Normal, ECO, Sport o Individual. En función del equipamiento, la selección del perfil de conducción también incluye las siguientes opciones: el cambio de doble embrague DSG, la dirección servoasistida y el control de crucero adaptativo. Finalmente queda mencionar que la dirección progresiva también es de serie en el acabado R-Line.

Desde 30.995 euros

El Volkswagen T-Roc Cabrio ya está disponible en España con un precio que parte de los 30.995 euros con el motor 1.0 TSI y acabado Style. Con el motor 1.5 TSI el precio de acceso en la versión Style es de 34.845 euros, y si se opta por esta motorización y cambio automático, es decir el 1.5 TSI DSG Style el precio asciende a 36.135 euros.

Por lo que respecta a las versiones R-Line, siempre ligadas al motor 1.5 TSI, están disponibles desde 39.860 euros con cambio manual y desde 41.295 euros con motor 1.5 TSI y cambio DSG.

También »  Coche por suscripción Cardive, la alternativa a la compra en constante crecimiento