Volkswagen ID, la gama eléctrica más completa del mercado

La transformación sostenible del sector es algo más que un evangelio en Volkswagen. La marca alemana desmarca su oferta de combustión de la eléctrica con una propuesta multi segmentos.

Lanzarse a la electrificación total es algo que Herbert Diess, presidente del grupo Volkswagen, lleva tiempo interiorizando. Cuando el grupo apostaba por el Gas Natural, a finales de la pasada década, él quiso dar el giro hacia lo 100% eléctrico. Sorprendió a muchos, pero tenía claro que era el camino. Superado el ‘dieselgate’, Volkswagen debía convertirse en el abanderado de la transformación eléctrica del sector. Más allá de Tesla.

Y así está siendo. La marca alemana cuenta en la actualidad con una de las apuestas más firmes en material de electrificación y recientemente ha presentado su gama 100% eléctrica. Un conjunto de vehículos que va mucho más allá y que representa una verdadera familia. La familia ID.

De izquierda a derecha, Volkswagen ID. Buzz, Volkswagen ID. 4 e ID. Life | Foto: Volkswagen
De izquierda a derecha, Volkswagen ID. Buzz, Volkswagen ID. 4 e ID. Life | Foto: Volkswagen

En el mercado español tenemos en este momento al Volkswagen ID.3, el Volkswagen ID.4 y el Volkswagen ID.4 GTX. Estos modelos se situaron en el Top 5 de ventas de eléctricos en Europa el pasado año. Tras ellos llega de forma inmediata este mes de mayo el ID.5 y también lo hará el ID5. GTX. Esta versión es la más aerodinámica de la gama y estrena el software 3.0 del grupo. Tras ellos aterrizará este mismo año el Volkswagen ID. Buzz (en pre-venta desde este mes y en la calle en otoño) , un modelo que es la traslación al mundo eléctrico del mito ‘Bulli’. Este modelo, además del diseño, destacará por ser el primero de la gama en ofrecer carga bidireccional. En 2025 aparecerá el compacto ID.Life (cuyo precio, anuncian, se situará en torno a los 20.000 euros) y que representa un diseño totalmente distinto y rompedor. Más adelante llegará la berlina ID.Aero (un modelo interconectado que anuncia una autonomía cercana a los 700 kilómetros), mientras que en el mercado chino actualmente está disponible el ID.6 GTX, un SUV de 7 plazas que la marca está estudiando la posibilidad de traer a Europa.

Gama diferenciada

Con esta propuesta de voltios, Volkswagen espera estar en condiciones de liderar el mercado eléctrico, cuando menos en Europa. En 2021 el consorcio alemán lideró el mercado europeo, fue segundo en Estados Unidos y multiplicó por cuatro sus ventas en China.

Se trata de una oferta muy completa que toca todos los segmentos del mercado y se diferencia tanto de la gama de combustión como de los híbridos y enchufables. Todos los modelos de la familia ID se producen empleando la plataforma MEB del grupo Volkswagen.

Volkswagen ID. Life | Foto: Volkswagen
Volkswagen ID. Life | Foto: Volkswagen

El ID.Life, por ejemplo, será el modelo urbano que la fábrica de Seat en Martorell producirá conjuntamente con el nuevo Urban Rebel de Cupra y la versión equivalente de Skoda. El resto de modelos de la gama ID se producen en las plantas que el Grupo Volkswagen tiene en el mundo.  Actualmente son seis las que están en activo fabricando coches eléctricos de la familia ID. Hay cuatro en Europa (Hannover, Zwickau y Dresde en Alemania y Mladá Boleslav, en la República Checa), dos en China (Anting y Foshan), y está previsto que en breve la planta de Chattanooga, en Estados Unidos, arranque sus operaciones para producir la versión local del ID.4 después de ser la fábrica abanderada de la versión americana del Volkswagen Passat.

El objetivo de Volkswagen con la gama ID es consolidar el proyecto de electrificación que va a más allá de la producción de vehículos. El grupo trabaja desde la cadena de suministro, la fabricación, el uso y el reciclaje, tratando de crear un ecosistema sostenible con el objetivo de reducir un 40% el nivel de emisiones de aquí a 2030. Solo en CO2, entre 2020 y 2021 se redujeron aproximadamente tres toneladas por cada vehículo del grupo alemán.

La familia ID es la punta de lanza de la nueva fórmula de movilidad sostenible de la marca. Goza de una estrategia afinada de software (Accelerate) que se inscribe en el proyecto Trinity, un sedán eléctrico que se fabricará en Wolfsburg a partir de 2026 que estará técnicamente preparado para asumir un Nivel 4 de conducción autónoma. «El futuro pasa por el control del software. Es uno de los elementos que nos tiene que diferenciar como grupo del resto de fabricantes, porque será clave en la decisión de compra», apuntan desde la marca.

También »  Los coches 'ECO' se venden más rápido que los de gasolina en el mercado de ocasión