El ‘Plan’ de Alpine y Alonso entra en Fase II

Laurent Rossi se ha responsabilizado de la gran reforma de Alpine tal como le encomendó hace un año el presidente del Grupo Renault Luca de Meo. El proyecto empezó con el regreso de Fernando Alonso a la Fórmula 1 tras dos años de ausencia. Y la primera temporada no terminó del todo mal: quintos en el Mundial de constructores con dos podios y un triunfo (Esteban Ocon en Hungría), a pesar de contar con el chasis del año anterior y sin apenas evolucionar motor desde 2018. Un balance positivo, aunque todavía lejos del famoso y anunciado Plan para volver a pelear por victorias y títulos en el nuevo marco reglamentario que estrena este año la Fórmula 1.

De Meo desembarcó en Renault enero de 2020 y una de sus primeras decisiones para el equipo de Fórmula 1, además de recuperar las siglas de Alpine, fue cesar a Cyril Abiteboul y nombrar a Laurent Rossi como director ejecutivo. Alonso regresó al equipo con el que logró sus dos coronas mundiales en 2005 y 2006, dispuesto a devolverle su esplendor. La primera parte de El Plan , el impagable eslogan que ha hecho célebre el asturiano, culminó en diciembre pasado en Abu Dhabi.

Y antes de que comience la pretemporada 2022 en el Circuit de Barcelona, del 23 al 25 de febrero, en Alpine ha iniciado ya la fase dos: Rossi, que en su día despidió a Rémi Taffin, ha prescindido ahora del director técnico Marcin Budkowski, el último nombre asociado a la era Abiteboul. Y le ha comunicado al consejero del equipo galo Alain Prost que tampoco cuenta con él. El siguiente paso que se espera es el nombramiento de Omar Szafnauer, recién liberado de Aston Martin, para tomar las riendas del equipo.

Pero además de todos estos movimientos, hay otros sin tanta visibilidad que, sin embargo, resultan claves para que Alpine y Alonso puedan materializar con éxito su Plan. Especialmente en la fábrica de motores de Viry-Châtillon, en la que Rossi ha intentado definir la mejor estructura de trabajo posible para recuperar el déficit de la anterior unidad de potencia. Según informa Auto Hebdo en Francia, el departamento ahora cuenta con tres directores: François Champod es desde hace seis meses director de ingeniería de Alpine en Viry, junto a Stéphane Rodriguez, director de proyectos y Cyril Dumont, director de operaciones y estabilización de instalaciones de prueba. Otmar Szafnauer está llamado a ser el principal arquitecto del proyecto desde la sede británica de Enstone.

El último propulsor desarrollado por Renault se remonta a 2018 y 2019. Con la pandemia, el motor de 2020 fue una simple revisión del anterior con más fiabilidad y en 2021 no se modificó ningún componente para enfocar todo el esfuerzo en el cambio de reglas que entra en vigor en la actual temporada 2022. Con el nuevo y poderoso motor, el objetivo declarado de Alpine será acercarse primero a Ferrari y McLaren y en un siguiente paso, a Mercedes y Red Bull. Está por ver el tiempo que puede llevarles alcanzar este desafío, aunque Alonso es optimista: Tenemos los recursos adecuados y el compromiso de Luca de Meo, Laurent Rossi y todos nuestros altos cargos con la Fórmula F1. Y ya no hay un presupuesto ilimitado para los mejores equipos. Ahora es más o menos el mismo para todos y depende de nosotros hacer un buen coche. Si no lo hacemos, aprenderemos de nuestros errores”.

Aún así, el asturiano es prudente: Creo que estamos en mejor forma ahora que en el pasado marzo antes de Bahrein, pero todavía hay algunas cosas que estoy seguro de que tendremos que arreglar. Debemos reducir la diferencia en cuanto a motor y también en el rendimiento aerodinámico. Ahora mismo es difícil saber cuál es la diferencia, en este momento solo hay esperanzas y lo que nos encontraremos este año es un territorio completamente desconocido.

También »  Ana Carrasco: "Lo que siempre he buscado es que me consideraran una piloto más"