El reto más difícil de Audi es ganar el Dakar con un coche eléctrico

El Audi RS Q e-tron pretende revolucionar el Dakar buscando la victoria con un coche eléctrico

La 44ª edición del Dakar está ya en el horizonte y en Audi Sport se encuentran inmersos en una auténtica carrera contra el tiempo, afrontando uno de los mayores desafíos que existen en el deporte de motor con un concepto único. Con Carlos Sainz, Stéphane Peterhansel y Mattias Ekström en sus filas, todas las miradas están puestas en el grado de evolución, desarrollo y fiabilidad que haya conseguido la marca alemana en tiempo récord.

El montaje de las unidades definitivas con las que Audi competirá en el Rally Dakar ha comenzado en Audi Sport, en Neuburg an der Donau. Hasta el momento han realizado miles de kilómetros de pruebas, sobre todo en España, pero más recientemente en Marruecos y el programa de aquí a que empiece la prueba va a ser muy cargado.

Un sistema revolucionario

El Audi RS Q e-tron incorpora un sistema de propulsión eléctrico con dos unidades motor-generador (MGU) procedentes de la Fórmula E. Mientras el vehículo está en movimiento, la batería de alto voltaje se carga con la ayuda de un convertidor de energía compuesto por otra MGU y por un eficiente motor TFSI derivado del que Audi ha utilizado con éxito en el DTM.

El Audi RS Q e-tron | Foto: Audi
El Audi RS Q e-tron | Foto: Audi

Andreas Roos, responsable de todas las actividades oficiales de Audi en competición, confirma el gran desafío que supone el Dakar para los de Ingolstadt. “Es un gran desafío incluso para un vehículo con motor convencional. Con el sistema de propulsión que nosotros hemos desarrollado, el reto es aún mayor. El chasis y la suspensión no suponen grandes diferencias, pero tenemos muchos más componentes en el coche que no solo tienen que ser ligeros, fiables y competitivos en las condiciones extremas del Dakar, sino que también tienen que estar perfectamente sincronizados y funcionar juntos sin problemas”.

En tiempo récord

“El prototipo del Audi RS Q e-tron se desarrolló en alrededor de doce meses”, ha apuntado Julius Seebach, Director de Audi Sport GmbH y responsable de Motorsport en Audi. La primera prueba, realizada el 30 de junio de 2021 en Neuburg an der Donau, y la salida del Dakar el 1 de enero de 2022 en Ha’il (Arabia Saudí), están separadas por tan solo seis meses. “Es muy poco tiempo para preparar un proyecto tan complejo. No soy capaz de describirlo con palabras: el Audi RS Q e-tron es el vehículo más avanzando a nivel tecnológico que Audi Sport ha llevado a la competición”.

Un vehículo del Dakar con sistema de propulsión convencional tiene dos componentes principales: el motor de combustión interna y la transmisión. “En nuestro Audi RS Q e-tron utilizamos un motor eléctrico en el eje delantero, un motor eléctrico en el eje trasero, una batería de alto voltaje y el convertidor de energía, que se compone de otra MGU que hace las veces de generador y de un motor TFSI que procede del DTM”, explica Roos. “Y cada uno de estos componentes, por ejemplo, necesita un sistema de refrigeración específico. Eso significa que no solo tenemos un sistema de refrigeración en el coche, sino hasta seis sistemas en total, incluyendo el del intercooler y el correspondiente al sistema de aire acondicionado para el piloto y el copiloto”.

También »  Triplete 'diabólico' para decantar el pulso Verstappen-Hamilton