Los eSports llenan el vacío dejado por la cancelación de las competiciones por el coronavirus

El mundo está prácticamente parado. La actividad industrial está paralizada, millones de personas se encuentran confinadas en sus casas y la incertidumbre domina el contexto general. También las competiciones, la gran mayoría, han tenido que parar. Los Juegos Olímpicos han sido pospuestos y no se sabe cuándo podrán arrancar las temporadas de Fórmula 1 o MotoGP.

Una de las grandes cualidades de los videojuegos de motor es su capacidad para trasladar la realidad al entorno virtual. Con un buen equipo, con volante y pedales y un buen simulador, las sensaciones que puede sentir un ‘simracer’ (piloto virtual) son muy similares a las de los pilotos reales. Es por eso que, en ausencia de acción en pista, algunos de los pilotos más importantes del mundo siguen compitiendo, aunque por Internet.

Con la NASCAR empezó todo

La cancelación de las competiciones de motor provocó, el fin de semana del 15 de marzo, que tanto la Fórmula 1, como la NASCAR y la IndyCar no pudieran arrancar según lo previsto, dejando en el aire el Gran Premio de Australia, la carrera en el Atlanta Motor Speedway y el Gran Prix de Firestone, respectivamente, y el inicio de los campeonatos. Lejos de ‘cerrar’ hasta nueva orden, han surgido iniciativas desde dentro de las organizaciones para recuperar las carreras y llevarlas al entorno virtual. TJ Majors, el ‘spotter’ del equipo #22 de la NASCAR, pensó que quizá podría participar con algunos amigos en una carrera en iRacing, uno de los simuladores más fieles del mercado, para revivir la carrera cancelada. No tardaron sus compañeros en proponer la creación de su propia carrera en el simulador.

Poco después, ya tenía apalabradas a personalidades como Dale Ernhardt Jr., piloto retirado, o William Byron, una de las promesas de la competición. Asimismo, se puso en contacto con Podium eSports, una compañía dedicada a emitir eSports con una presentación parecida a la de las carreras en televisión. El resto es historia de Internet, nació ‘The Replacements 100’, el nombre que se le dio a la carrera, y se llevó a cabo sin percances en un evento seguido por más de 70.000 personas, con momentos con un pico de audiencia de 23.000 usuarios simultáneos.

Verstappen y Norris, pilotos y gamers

El mismo fin de semana se celebraron dos eventos más, el ‘Not the AUS GP’ (El no GP de Australia), organizado por Veloce Esports, en el que recrearon el Gran Premio de Australia junto a pilotos como Lando Norris y, al contrario que en la prueba de la NASCAR, junto a YouTubers populares por jugar al F1 2019, el videojuego oficial de la competición. Al final, según datos de Veloce, alrededor de 175.000 personas vieron la carrera combinando su emisión en Twitch con las de algunos participantes, como la de Norris y otros YouTubers.

Max Verstappen, por su parte, decidió competir en ‘The Race’s AllStar Esports Battle’ una carrera ideada por The Race, una web especializada en eSports. Esta prueba puso a competir en rFactor 2, otro simulador, pilotos de la talla del citado Verstappen, Neel Jani, Juan Pablo Montoya, Rudy van Buren (simracer oficial de McLaren), o las estrellas de la IndyCar Simon Pagenaud y Felix Rosenqvist.

A partir de las tres carreras, el mundo del motor se ha volcado con los eSports. El mismo Lando Norris, junto a otros pilotos como Félix da Costa, Dani Juncadella, Max Verstappen, Lance Stroll, Montoya o René Rast participan en una competición organizada por el ‘Team Redline’ que celebra carreras cada lunes, miércoles y viernes a las 21.00 de la noche en el perfil de Twitch de la organización y de pilotos como el mismo Juncadella. Como la NASCAR, el simulador elegido es iRacing.

MotoGP y la Fórmula 1 se suben al tren

Asimismo, MotoGP y la Fórmula 1 han reaccionado para crear competiciones que sustituyan virtualmente a las reales. En el primer caso, la organización del Mundial ha programado un gran premio que se celebrará este domingo a las 15.00 horas y se podrá seguir en DAZN y MotoGP.com que contará con una parrilla de lujo con pilotos como Valentino Rossi, Maverick Viñales, Fabio Quartararo, Àlex Rins, Joan Mir, los hermanos Márquez, Aleix Espargaró o Jack Miller, entre otros. Dovizioso y Petrucci, de Ducati, han decidido no participar. La prueba se disputará en Mugello y contará con una fase de clasificación y una carrera de cinco vueltas.

Por su parte, Liberty Media, propietaria de la F1 ya celebró el pasado 22 de marzo la primera carrera de la F1 Esports Virtual Grand Prix a través de su videojuego oficial en el trazado de Barhéin. Con algunos de los pilotos como el mismo Norris, Hülkemberg o Stoffel Vandoorne participando, este campeonato virtual se prolongará hasta el 27 de mayo y contará con cinco pruebas más en circuitos como el de Shanghái o el de Barcelona-Catalunya, el próximo 10 de mayo. Las carreras se disputan al 50% de su longitud y se emiten por Youtube, Twitch y Facebook.

Cientos de posibilidades

Saliendo de lo profesional, los jugadores amateur tienen cientos de posibilidades de disfrutar del motor en su ordenador o consola con competiciones que les pondrán a prueba contra personas de todo el mundo. Gran Turismo Sport, por ejemplo, mantiene sus intenciones de celebrar la GR Supra GT Cup, que buscará encontrar los mejores jugadores para celebrar una gran final en noviembre en un lugar todavía por determinar. 

En iRacing, Porsche celebrará la segunda edición de la Porsche TAG Heuer Esports Supercup, una campeonato virtual con premios por valor de 186.000 euros que arranca con un test de pretemporada el próximo 28 de marzo en el circuito de Barcelona-Catalunya y que contará con 10 carreras por trazados tan importantes como Donington Park, Le Mans, Nürburgring Nordschleife, Silverstone o Monza

Por supuesto, los jugadores pueden competir contra gente de todo el mundo con cualquiera de los simuladores antes citados, y muchos más, en los eventos y carreras propias que diariamente se celebran en Internet. Con la acción para en los circuitos de todo el mundo, el frenesí de las carreras se traslada al mundo virtual.

También »  Goodyear alquila su zeppelin a través de Airbnb