7 puntos a revisar en el coche tras el verano

Estos son los elementos a revisar en tu coche tras las vacaciones de verano para coger el coche con seguridad en la vuelta al trabajo en septiembre

Edgar Vivó » 9 de septiembre, 2020

Septiembre suele marcar el final de las vacaciones para muchos y la vuelta al trabajo en una rutina en la que se coge a diario el coche. Por ello es imprescindible, por nuestra seguridad y la del resto de usuarios, revisar el vehículo para certificar su buen estado, tras exponerse a largos trayectos, cargas extra, altas temperaturas…etc.

Todos estos factores favorecen el desgaste y el deterioro de múltiples piezas de nuestro coche, con el consiguiente riesgo de poder sufrir un accidente si uno de ellos falla. Por ello, siguiendo el consejo de la red de talleres Confortauto Hankook Masters, os enumeramos los 8 puntos a revisar en el vehículo tras las vacaciones.

1. Estado de los neumáticos

La parte más esencial en el coche son los neumáticos, ya que suponen el único punto de contacto entre el coche y el asfalto, y de ellos dependen factores tan vitales como la frenada, la estabilidad, el guiado del coche e incluso el confort.

Revisión de neumáticos

Por ello es fundamental revisar tras las vacaciones su presión y dibujo. Tras un largo viaje puede que encontremos desgastes en la banda de rodadura, deformaciones o incluso grietas. Por otro lado, el calor y las cargas excesivas pueden hacer que la presión descienda. En cuanto a la profundidad del dibujo, si la banda de rodadura está a ras del testigo o es inferior a 3 mm ha llegado el momento de cambiarlos.

2. Nivel de líquidos

Debido al uso intenso del coche e incluso por las altas temperaturas, los niveles de líquidos pueden haber descendido. Por ello, se recomienda revisar el estado y cantidad de los líquidos de refrigerante, freno, lubricante, además del del agua para el limpiaparabrisas.

Cambio de aceite

3. Filtros

Junto a los líquidos, se debe revisar también el estado de los filtros del aceite, del aire, del combustible y del habitáculo. Éstos son esenciales para el correcto funcionamiento de sus respectivos sistemas y del vehículo en general, ya que permiten filtrar las impurezas que puedan llegar de forma externa al motor. Un buen mantenimiento de los filtros alarga notablemente la vida útil del coche.

4. Frenos

En un coche es casi más importante la capacidad de deceleración que de aceleración, por lo que es fundamental comprobar el estado de los frenos después de vacaciones. El calor, los frenazos o su uso prolongado por los atascos contribuyen a desgastar pastillas y discos. El buen funcionamiento de todo el sistema de frenado es vital a la hora de prevenir accidentes.

Revisión de frenos

5. Limpiaparabrisas

El intenso calor es uno de los peores enemigos del limpiaparabrisas, ya que al secar su goma provoca que hagan ruido al funcionar, o lo que es peor, que no limpien bien toda la superficie impidiendo una correcta visión e la carretera en un momento tan delicado como es una tormenta.

6. Faros

En la conducción es tan importante ver como ser vistos. Por ello se debe revisar el alumbrado del coche tras el verano. El intenso uso del vehículo puede que haya modificado el reglaje de los faros impidiendo una correcta iluminación de la carretera. El intenso Sol también puede haber desgastado el plástico que cubre los faros, por lo que es fundamental pulirlos para recuperar una buena iluminación. Lo mismo puede suceder con los pilotos traseros.

7. Limpieza general

Y aunque parezca evidente, finalmente se debe realizar una exhaustiva limpieza tanto exterior como interior del vehículo. Es básico para el buen mantenimiento del coche, ya que, al ir a la playa, transitar por caminos polvorientos o mal asfaltados, se cuela polvo en el habitáculo, dañando las superficies del interior. Igualmente, limpiar bien el coche por fuera, incluyendo los bajos, ayuda a que la pintura dure más tiempo con su mejor aspecto.

También »  Bentley lanza una edición especial para conmemorar su récord en Pikes Peak