6 consejos para conducir con niebla

Reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad son algunas de las medidas que debes tomar ante episodios de niebla

La niebla es uno de los fenómenos meteorológicos más temidos por los conductores/as ya que reduce considerablemente la visibilidad y dificulta la circulación. Frente a un banco de niebla no importa el coche que conduzcas, que sea más grande o más pequeño, más lujoso o más sencillo, puesto que este fenómeno afecta a todos los usuarios por igual. Por ello, si te encuentras con un banco de niebla es importante que tomes una serie de medidas para llegar a tu destino con la máxima seguridad.

  • En primer lugar, debes encender las luces y el piloto de niebla, aunque es muy importante que lo apagues al salir del tramo con niebla para no molestar al resto de conductores/as de la vía, puesto que deslumbra.
  • Por la falta de visibilidad y porque la niebla normalmente trae consigo una humedad que empapa el asfalto y lo vuelve extremadamente deslizante, es imprescindible que aumentes la distancia de seguridad respecto al coche que te precede para evitar un frenazo en cadena con los riesgos que ello implica.
  • En tercer lugar, es necesario que reduzcas la velocidad de circulación hasta el punto de conducir cómodamente pero sin tomar riesgos innecesarios.
A la hora de conducir con niebla debes reducir la velocidad de circulación | Foto: pxhere
A la hora de conducir con niebla debes reducir la velocidad de circulación | Foto: pxhere
  • También es recomendable que mantengas la vista en las marcas longitudinales y laterales pintadas en el asfalto o en el resto de vehículos, sin forzar la marcha. De este modo, podrás tener una referencia a la hora de circular con poca visibilidad.
  • La niebla siempre va acompañada de una fina película de vapor de agua, así que si te enfrentas a un denso banco de niebla lo más aconsejable es que actives los limpiaparabrisas para no empeorar todavía más tu visibilidad al volante.
  • Por otro lado, si no te ves capaz de conducir con niebla y te pones muy nervioso/a al volante, lo mejor que puedes hacer es salir en el primer área de descanso o desvío que veas y esperar hasta que la nube de niebla se levante.

Qué no debes hacer nunca con niebla

  • No conectes las luces largas del coche bajo ningún concepto. Como hemos comentado anteriormente, la niebla siempre va acompañada de una fina película de vapor de agua, de modo que si activas las luces largas tu visibilidad empeorará al rebotar la luz en las gotas de agua.
  • No frenes fuerte o reduzcas demasiado la velocidad, ya que otros conductores/as que circulen más deprisa podrían provocar un alcance en cadena con unas consecuencias que podrían ser desastrosas.
  • Jamás te detengas en el arcén, es extremadamente peligroso en condiciones de poca visibilidad.
También »  El palmarés del Rally Dakar en motos