Cómo proteger al peatón, según Citroën

Los peatones son los usuarios más desprotegidos de la vía, pero las marcas trabajan para minimizar el riesgo de lesión o fallecimiento tras un atropello

Según la Asociación Americana del Automóvil (AAA), un peatón tiene un 18% de posibilidades de sufrir lesiones graves o fallecer al ser atropellado a 30 km/h, probabilidad que aumenta hasta el 47% si la velocidad es de 50 km/h, la máxima permitida en vías urbanas. Es por eso que muchas de las innovaciones de los vehículos en materia de seguridad van encaminadas a proteger al peatón. El organismo de seguridad Euro NCAP, además, realiza pruebas específicas en materia de seguridad de peatones en su popular evaluación de la seguridad de los coches nuevos.

Desde Citroën han explicado cómo intentan proteger a los “usuarios menos protegidos de las calles” mediante la tecnología de seguridad activa, con el sistema Active Safety Brake (sistema de frenada de emergencia con detección de peatones), el diseño de sus modelos e innovaciones como el Capó Activo, un sistema que montó el C6 entre 2005 y 2012, años en los que se comercializó.

Ventajas de cada sistema

Citroën asegura que el diseño de sus vehículos es un aspecto clave en el momento del impacto con un peatón. “La gama de la marca se caracteriza por unas formas fluidas que, además de ser una seña de identidad de la marca, ayudan a reducir la gravedad de las lesiones en caso de atropello”. En ese sentido, con el desaparecido C6 debutó un sistema que no se ha vuelto a ver en la gama de la marca de los chevrones, el Capó Activo. Este sistema elevaba el capó en caso de atropello, minimizando las lesiones que sufría el peatón.

Active Safety Brake, el sistema de frenada de emergencia | Foto: Citroën
Active Safety Brake, el sistema de frenada de emergencia | Foto: Citroën

No obstante, la gran esperanza es el Active Safety Brake, un sistema que montan ya muchos vehículos de varias marcas y que será obligatorio a partir de 2022. Este sistema, en Citroën, funciona a partir de cinco kilómetros por hora y reconoce objetos fijos, móviles y peatones a través de sensores y cámaras que detectan los obstáculos en la carretera. Al detectar un posible impacto, primero avisa al conductor mediante estímulos sonoros y visuales, frenando automáticamente el vehículo si el conductor no frena para intentar evitar el impacto. En Citroën, el C3, el C3 Aircross, el nuevo C4, el C5 Aircross y el Berlingo incorporan este sistema. La mayor duda de este sistema, en todas las marcas, es su efectividad en ciertas situaciones, como la conducción nocturna.

Por último, en los nuevos eléctricos e híbridos enchufables, la ausencia de ruido del motor es un nuevo problema para los peatones, que a veces cruzan la carretera sin mirar guiados por sus oídos. El debate está abierto en todo el sector, con algunas compañías apostando por incorporar sonido a los eléctricos y otras, como Citroën, por desarrollar soluciones como una alerta sonora, de la que ya dispone el C5 Aircross Hybrid, para alertar a los peatones. El nuevo ë-C4 o el Ami, entre otros, también tendrán este sistema.

También »  El nuevo Ford Explorer aterriza en España