Consejos y pautas para que el calor no afecte a la conducción

Conducir con temperaturas altas puede ser peligroso, por lo que hay que preparar el viaje y conducir siguiendo unas pautas básicas para garantizar la seguridad

Tras unas primeras semanas de verano con un clima irregular, llegan días de mucho calor en la mayor parte del país. Para muchos, estos días coincidirán con las vacaciones y, por tanto, con un largo trayecto en coche hasta la destinación en la que pasarán sus días libres. No obstante, el calor afecta de un modo importante a la conducción. De hecho, conducir a 35 grados equivale a hacerlo con una tasa de alcohol de 0,5 gramos por litro de sangre, por lo que conviene extremar las precauciones para disfrutar de unas vacaciones tan relajantes como seguras.

Rodi Motor Services, empresa especializada en servicios de posventa del automóvil propone una serie de consejos para que las altas temperaturas no comprometan los desplazamientos típicos del verano.

Consejos para garantizar la seguridad

Mantén una temperatura fresca, agradable y adecuada en el vehículo. En estos meses en los que el calor será tu principal acompañante en los trayectos de coche, el aire acondicionado será tu mejor aliado. Es recomendable mantenerlo encendido a una temperatura estable durante todo el trayecto, ya que una temperatura adecuada ayuda a mantener el estado de concentración, así como a evitar mareos o somnolencia.

Lleva calzado y ropa adecuada. Ante la ola de calor, puede ser tentador conducir sin camiseta, con los pies descalzos o con chanclas. Sin embargo, es preferible encender el aire acondicionado, dejar refrescar el vehículo unos minutos y emprender la marcha vestidos y con el calzado adecuado cuando la temperatura se haya estabilizado. Por no hablar de que conducir con chanclas puede disminuir nuestra seguridad.

Calor y conducción no es la mejor combinación | Foto: Agencias
Calor y conducción no es la mejor combinación | Foto: Agencias

Hidrátate bien, pero no mientras conduces. Hay que procurar hacer pausas e ingerir abundante agua en distintas paradas, pero evitar beber o comer mientras se conduce ya que puede disminuir el estado de alerta y producir distracciones.

Cuidado con los cigarrillos. Está prohibido en cualquier momento del año, pero la alerta es especialmente alta en verano, cuando aumentan las posibilidades de incendio, más aún si los cigarrillos están encendidos. Esta infracción se multa con hasta cuatro puntos del carné y 200 euros.

Planifica tus viajes con antelación. Buscar la ruta que se seguirá de antemano, planificar las paradas y mirar la previsión del tiempo son hábitos sencillos que pueden influir positivamente en tus desplazamientos de larga distancia. También, se recomienda intentar salir a primera hora de la mañana para huir del calor y del tráfico denso, así como evitar comer y beber con abundancia antes de emprender un viaje largo.

También »  El mercado automovilístico español cae un 13,5%