Estas son las 12 partes del coche que debes revisar para aprobar la ITV

Los neumáticos, la suspensión, las luces, el aceite y el sistema de frenos, son algunos de los puntos del coche que debes revisar para superar la ITV sin problema

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es un trámite que absolutamente todos los vehículos del parque automovilístico español deben realizar de forma obligatoria tras cumplir cuatro años de antigüedad y que, normalmente, genera cierta preocupación entre los conductores, sobre todo si tienen un vehículo con bastantes años. A continuación, te contamos cuáles son las partes del coche que debes revisar y poner a punto para aprobar la ITV con buena nota.

Después de estar varias semanas sin prestar servicio a causa de la pandemia por coronavirus, todas las estaciones de ITV de España han reabierto sus puertas y se encuentran operativas, aunque con ciertas medidas de seguridad como la obligatoriedad de pedir cita previa o de usar mascarilla durante la revisión. Además, recuerda que si la ITV te caducó durante el estado de alarma por el virus Covid-19, cuentas con unos plazos determinados para pasarla, que puedes consultar en el artículo “Las ITV amplían sus plazos: estas son las fechas fijadas por el Gobierno“.

En las ITV se revisa el correcto funcionamiento de los elementos mecánicos del vehículo y como los coches han estado tanto tiempo parados debido al confinamiento, estas son las partes más importantes que debes revisar antes de acudir a realizar la prueba.

Neumáticos

Los neumáticos son unos de los elementos más importantes en términos de seguridad, puesto que son el único punto de contacto entre el vehículo y la carretera. Por ello, es fundamental que revises la presión de las ruedas y el desgaste de los neumáticos. Como la mayoría de los vehículos han estado parados durante un largo periodo de tiempo, es importante que compruebes que no tienen grietas ni deformidades.

Además, ten en cuenta que no superarás la ITV si los neumáticos tienen una profundidad de la banda de rodadura inferior a 1,6 milímetros; lo más recomendable es que el dibujo de los neumáticos de verano y de cuatro estaciones tenga un mínimo de 3 milímetros, y que el de los neumáticos de invierno tengan un mínimo de 4 milímetros. Para comprobar si la banda de rodadura de tus neumáticos es la correcta puedes emplear el truco de la moneda que explicamos en su día.

Por último, es fundamental que los neumáticos sean iguales en cada eje, en cuanto a la medida, el modelo, el índice de velocidad y el índice de carga.

Luces

Circular con alguna de las bombillas reglamentarias fundidas es uno de los fallos más comunes en las ITV, por lo que debes revisarlas con detenimiento. Comprueba el correcto funcionamiento de las luces de cruce, las luces largas, las luces de posición, las luces de freno, las luces de marcha atrás, el antinieblas trasero, las luces de todos los intermitentes y las bombillas pequeñas que iluminan la matrícula.

Claxon

El claxon es un elemento de seguridad básico, por lo que debe funcionar siempre correctamente, aunque no lo uses. Si el de tu vehículo no funciona bien, es importante que acudas a un taller para que lo arreglen, ya que si en la inspección técnica detectan que no funciona o que su potencia es baja, no aprobarás la ITV.

Carrocería y lunas

Para superar la ITV es muy importante que tu vehículo no tenga ningún defecto grave en la carrocería como, por ejemplo, bordes cortantes que puedan herir a peatones o abolladuras exageradamente grandes. Si la carrocería presenta alguna raya o abolladura pequeña no pasa nada, puesto que se considera un defecto leve.

Por otro lado, revisa el estado de los retrovisores y de las lunas para que el día de la revisión luzcan perfectos. Si las lunas tienen alguna grieta, rotura o marca, es importante que las repares o las reemplaces por unas nuevas antes de acudir a la ITV.

Cinturones de seguridad y puertas

El interior del vehículo es igual de importante que el exterior, así que comprueba el correcto funcionamiento de todos los cinturones de seguridad de los asientos, puesto que el técnico de la ITV verificará su retención. También debes asegurarte de que las puertas del coche se abran y cierren sin problema tanto desde dentro como desde fuera.

Sistema de frenado

Para superar la ITV con éxito es importante que compruebes previamente los frenos delanteros y traseros del vehículo, ya que el técnico de la ITV revisará que no haya una descompensación en la frenada o una fuerza de frenada menor a la establecida por los estándares habituales. No te olvides de revisar en profundidad los discos y las pastillas de freno, así como la tensión del freno de mano.

Suspensión

La suspensión de un vehículo es fundamental para garantizar la estabilidad del mismo, por lo que su mantenimiento es especialmente importante. Antes de pasar la ITV debes revisar el estado de la suspensión de los amortiguadores, los muelles y las rotulas de tu coche. Ten en cuenta que si los amortiguadores tienen pérdidas de aceite o están desgastados, tu vehículo no pasará la ITV, así que asegúrate de que estén en perfecto estado.

Aceite

El técnico de la ITV revisará que tu vehículo no presente ninguna pérdida de aceite, así que es importante que compruebes y controles el nivel de aceite del coche para asegurarte de que no se producen fugas.

Cuentakilómetros

Desde que entró en vigor la nueva normativa de ITV en 2018, los cuentakilómetros de todos los vehículos de categoría M y N deben funcionar correctamente y marcar los kilómetros recorridos sin que haya ningún signo de manipulación en él. Si el técnico de la ITV detecta algún tipo de manipulación en el cuentakilómetros o directamente no puede comprobar los kilómetros recorridos porque no funciona bien, la ITV será desfavorable. Por eso, si tienes el cuentakilómetros averiado, debes repararlo antes de acudir a tu inspección.

Limpiaparabrisas

Durante la ITV el técnico te pedirá que actives los limpiaparabrisas para comprobar que las escobillas barren correctamente y que el líquido del depósito sale de forma correcta por los difusores. Por ello, debes comprobar el buen funcionamiento de los limpiaparabrisas antes de acudir a la ITV. En caso de detectar algún problema, ponle remedio antes de dirigirte a la inspección. Recuerda que puedes consultar cómo cambiar las escobillas del limpiaparabrisas en el artículo que hicimos en su día.

Emisiones

La inspección de las emisiones se ha convertido en una de las pruebas más temidas por los conductores. Debes saber que esta prueba es distinta si tu coche es diésel o gasolina. En caso de que tengas un vehículo diésel, el técnico de la ITV medirá que la opacidad de gases se encuentre en niveles adecuados. De no ser así, no aprobarás la inspección. Normalmente, si la opacidad de gases del vehículo es muy alta puede que la EGR esté obstruida, que algún inyector tenga problemas o que haya una gran cantidad de carbonilla en el interior del motor.

Por otro lado, si tienes un vehículo gasolina, te enfrentarás a una prueba más sencilla que consiste en introducir una sonda de medición en el tubo de escape y practicar una prueba al ralentí o al ralentí y acelerado. Mediante esta inspección, el técnico de la ITV podrá ver los valores de monóxido de carbono y comprobar que están en parámetros correctos. Si los valores son muy altos, te irás a casa con la ITV desfavorable.

Hay algunos trucos que te pueden ayudar a pasar la prueba de las emisiones, como por ejemplo, rodar a más revoluciones por minuto, antes de acudir a la inspección, para limpiar el hollín que se acumula en el tubo de escape. No obstante, para asegurarte de que tu vehículo supere sin problemas la prueba de opacidad o de gases, lo mejor que puedes hacer es ir a un taller mecánico especializado en estas pruebas para que te informen sobre cuáles son los niveles que emite tu coche y te resuelvan el problema.

Documentación

Para aprobar la ITV ya no es suficiente con presentar un vehículo que cumpla con todos los requisitos establecidos. Desde el año pasado, todos los conductores que quieran obtener una ITV favorable, deben llevar ciertos documentos obligatorios a la inspección: el permiso de circulación del vehículo, la ficha técnica del vehículo, la acreditación del seguro obligatorio del vehículo y, en algunas provincias, el DNI del conductor del vehículo (no del titular). Puedes leer la noticia completa sobre la documentación obligatoria que hay que llevar a la ITV en el artículo que hicimos en su día.

También »  Ford Mustang Mach-E 2021: más de 100 fotos en una súper galería de imágenes