Estos son los 5 niveles de conducción del coche autónomo

En 2021 llegarán los primeros vehículos autónomos nivel 4, en los que el conductor se convierte en pasajero

Los coches autónomos están convirtiéndose, poco a poco, en una realidad. Y es que los fabricantes de estos nuevos y revolucionarios vehículos trabajan diariamente para obtener avances e innovaciones en sus prototipos. Tal como explica el comparador de seguros Acierto.com, el objetivo principal de estas compañías es el de asegurar una conducción fiable y segura, puesto que los coches sin conductor podrían reducir considerablemente el número de accidentes de tráfico.

Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), el año pasado el número de muertos en las carreteras españolas aumentó a 1.806 personas, en un total de 102.299 accidentes de tráfico con víctimas y 138.609 heridos. Con tal de reducir al máximo estas cifras, los fabricantes de automóviles están desarrollando nuevas funciones en los vehículos para excluir de deberes al conductor y reducir las irregularidades al volante. El control de crucero adaptativo es una de estas funciones, y permite mantener automáticamente una velocidad constante en autopista y modificarla, sin la intervención del conductor, mediante unos sensores avanzados integrados en el automóvil.

El Kia Soul autónomo
El Kia Soul autónomo | Foto: Kia

Los 5 niveles de conducción del coche autónomo

Estas innovaciones obtenidas de forma progresiva, han llevado a la Sociedad Americana de Ingenieros del Automóvil (SAE) a establecer una escala de cinco grados de circulación autónoma, con un sexto grado que todavía está por determinar.

Nivel 0

Hace referencia a los coches analógicos que no disponen de ningún tipo de ayuda electrónica a la conducción.

Nivel 1

Se trata de la nueva generación de coches que incluyen automatismos como la frenada automática de emergencia, los retrovisores antiángulo ciego, la alerta de salida del carril y el control de crucero.

Nivel 2

Denominado también “automatización parcial”, hace referencia a los vehículos que a través de una cámara, activan la frenada de emergencia de forma automática, leen las líneas blancas y calculan las distancias con precisión. En el nivel 2 de automatización el conductor es responsable del vehículo y debe llevar de forma obligatoria las manos al volante. En el mercado actual, podemos encontrar distintos automóviles que incluyen hasta un nivel 2 de conducción autónoma.

Nivel 3

Este nivel incluye el adelantamiento autónomo, por lo que el vehículo de forma automática acciona el intermitente, cambia de carril, adelanta y vuelve a la línea. Este nivel permite soltar el volante en atascos urbanos y de autopista a una velocidad inferior a los 60 km/h. El nivel 3 está listo en China y Estados Unidos, aunque a Europa no llegará hasta finales de 2020. En este nivel, el conductor continúa siendo el responsable, aunque puede realizar ciertas acciones como, por ejemplo, hablar por teléfono.

Nivel 4

Este nivel incluye a los coches que convierten al conductor en pasajero, puesto que la tecnología lo exime de cualquier responsabilidad. En el nivel 4 de automatización el conductor puede viajar en los asientos traseros o incluso dormirse. Los primeros vehículos con este nivel están previstos para el año 2021, aunque probablemente solo serán operativos en determinados escenarios y bajo supervisión.

Nivel 5

Se trata de la automatización plena, en la que entran en juego vehículos sin volante ni pedales. Según el Parlamento Europeo, a partir del año 2030, podríamos empezar a conocer la verdadera conducción autónoma de nivel 5.

El Hyundai Ioniq autónomo
El Hyundai Ioniq autónomo | Foto: Hyundai

Los coches autónomos en Europa

Europa ya cuenta con varios proyectos que trabajan en el desarrollo de vehículos autónomos, como es el caso de Inframix, un proyecto compuesto por once empresas e instituciones europeas que busca diseñar, actualizar y probar elementos físicos y digitales de la infraestructura vial para el denominado tráfico mixto. Inframix tiene como objetivo estudiar la comunicación entre los coches y la carretera, ambos equipados con sensores y antenas de comunicación 5G, para crear un tráfico ininterrumpido, seguro y eficiente.

Otro proyecto parecido es Autocits, que pretende contribuir a la adaptación de la normativa, abordar los vínculos entre la conectividad y la automoción y adaptar las infraestructuras a la conducción autónoma. Este proyecto ya se ha implementado en Lisboa, París y Madrid.

También »  Škoda cierra el 2018 con el mejor resultado de su historia