Fumar conduciendo: un riesgo para la seguridad vial

Fumar mientras se conduce provoca distracciones que nos pueden salir muy caras

Hace pocos días, la DGT aclaraba una de las dudas que más asaltan a los conductores fumadores. Sí, se puede fumar conduciendo, pero también alertaba: “es peligrosísimo”.

Y es que fumar conduciendo pone en riesgo no solo nuestra seguridad sino también la de aquellos que circulan a nuestro alrededor. Para demostrar su peligrosidad, la DGT pone algunos datos encima de la mesa: encender un cigarrillo lleva 4,1 segundos, lo que supone, que circulando a 100 km/h, se recorren 113 metros sin la atención plena en la carretera.

Además, se tardan unos tres o cuatro minutos en fumarlo, lo que supone conducir durante seis kilómetros con una sola mano bien apoyada en el volante. A esto se suma, que si fumas conducido, tirar la ceniza y apagar el cigarrillo que también impiden prestar toda la atención a la calzada.

La DGT recuerda que el 60% de los accidentes y el 30% de las víctimas mortales se producen por distracciones al volante, y fumar es una causa de distracción.

Según declaraciones a la DGT del doctor Carlos Jiménez, presidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), “el humo del tabaco altera la capacidad motora y cognitiva, se tienen menos reflejos justo cuando más lo necesitas y así es más fácil sufrir un accidente”

Los peligros de fumar conduciendo en un espacio cerrado

Las más de 7000 sustancias que contiene el humo de un cigarro quedan retenidas en el vehículo y sus ocupantes las respirarán durante semanas.  A esto se suma que una la exposición al humo del tabaco prolongada en espacios cerrados como el vehículo aumenta el riesgo de sufrir un ictus, enfermedades cardiovasculares, tumorales y bronquitis crónicas.

Además, al fumar conduciendo se crea monóxido de carbono, lo que lleva a una mala oxigenación. Esta situación provoca mayor cansancio, irritabilidad, somnolencia y dolor de cabeza. Todo ello, facilita la disminución de los reflejos y la capacidad de reacción.

Arrojar colillas sí está sancionado

Según datos del Ministerio de Medio Ambiente, el 3% de los incendios han sido provocados por colillas de cigarrillos abandonadas o arrojadas desde vehículos. Por ello, tirar objetos desde coches en circulación se multa con 200 € y la retirada de 4 puntos del permiso de conducir.

También »  El Cupra Formentor ya tiene su versión híbrida enchufable