ISA: el nuevo sistema que no quiere que corras al volante

El Asistente de Velocidad Inteligente (ISA) será obligatorio en todos los coches nuevos homologados en Europa a partir de 2022

Hace semanas te contamos que la Unión Europea ha establecido que, a partir de 2022, todos los coches nuevos homologados en Europa tendrán que equipar de forma obligatoria un paquete de ocho sistemas de asistencia a la conducción para aumentar la seguridad de sus ocupantes y del resto de usuarios de las vías. Se trata de una serie de tecnologías ya existentes que cada vez emplean más vehículos y que no han dejado de evolucionar, mejorando cada vez más su funcionamiento. De los ocho sistemas, el más polémico y el que ha provocado más dudas entre los conductores es el Asistente de Velocidad Inteligente (ISA), por lo que, a continuación, te contamos todo lo que debes saber sobre esta tecnología.

La velocidad siempre ha sido la principal enemiga de la Dirección General de Tráfico (DGT), puesto que es una de las causas más concurrentes en los accidentes de tráfico en nuestro país. De hecho, actualmente, incluso algunos fabricantes de automóviles, como Volvo, han empezado a limitar la velocidad máxima de sus modelos a 180 km/h para poner su granito de arena en la lucha contra la siniestralidad vial. Por su parte, el Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte (ETSC) ha propuesto controlar la velocidad a través de la tecnología para conseguir que se respeten en todo momento los limites vigentes en las vías. Es aquí donde entra en juego el Asistente de Velocidad Inteligente (ISA), un sistema que adapta la velocidad máxima del vehículo a las limitaciones vigentes en cada tramo de la carretera de manera autónoma, impidiendo que el conductor acelere más de lo permitido. Gracias a esta tecnología, el usuario cumplirá siempre con los límites establecidos, aunque no haya estado atento a los mismos en algún momento.

¿Cuál es el objetivo del Asistente de Velocidad Inteligente?

El sistema ISA y el resto de sistemas de asistencia a la conducción que se implementarán a partir de 2022 (la cámara trasera con detección de tráfico cruzado, el detector de fatiga y somnolencia con detector de pérdida de atención, la frenada de emergencia, la alerta de cambio involuntario de carril, la caja negra, el bloqueo del vehículo con alcoholímetro y la alerta de cinturón en las plazas traseras) buscan reducir al máximo el número de muertes en las carreteras. Según un estudio realizado por el Parlamento Europeo, estos ocho sistemas permitirán evitar hasta 25.000 muertes y más de 140.000 heridos graves en Europa en los próximos 18 años. Asimismo, esta iniciativa forma parte del programa “Visión Cero”, con el que se espera reducir en 2050 a cero las muertes por accidente dentro de la Unión Europea.

Cómo funciona el sistema ISA

El Asistente de Velocidad Inteligente (ISA) es un sistema que conecta mediante un software el Control de Crucero Adaptativo (ACC) con el sistema de Reconocimiento de Señales, por lo que controla la posición del vehículo en la vía en relación con el límite de velocidad que rige en cada tramo de la carretera, impidiendo que el conductor supere el límite establecido y actuando sobre el funcionamiento del motor o el acelerador gracias al software instalado.

Cabe destacar que la señales se van leyendo a través de una cámara interior, normalmente situada detrás del retrovisor, que funciona en sintonía con el GPS. De modo que si se alcanza el límite de la vía, el sistema emite una señal óptica y/o audible como mensaje informativo. Además, el conductor podrá ver en el cuadro de la instrumentación, en todo momento, la velocidad permitida.

Cómo funciona el Asistente de Velocidad Inteligente (ISA) | Foto: DGT
Cómo funciona el Asistente de Velocidad Inteligente (ISA) | Foto: DGT

Cómo desconectar el sistema ISA

A pesar de que el Asistente de Velocidad Inteligente ayuda a los conductores a respetar siempre los límites de velocidad, es un sistema que se puede desconectar mediante una tecla o al pisar el acelerador con más fuerza. Cabe destacar que el sistema se puede apagar, de momento, porque los fabricantes y las asociaciones de conductores no están de acuerdo con una limitación permanente, ya que entienden que el conductor debe poder desconectar el sistema para acostumbrarse a su uso y comprobar las ventajas del mismo antes de que sea obligatorio por ley. Además, los fabricantes reconocen que existe un pequeño margen de error en esta tecnología de aproximadamente un 10% en determinadas situaciones: cuando coinciden vías paralelas, en zonas de obras, con climatología adversa, en situaciones de mala visibilidad o en los momentos en los que se tienen que actualizar los GPS. Este margen de error también ha influido en que, de momento, el conductor tenga la potestad de desconectar el sistema ISA.

¿En qué se diferencia el sistema ISA del Limitador de Velocidad?

El Limitador de Velocidad que actualmente equipan muchos vehículos permite al conductor fijar un límite de velocidad máximo para que el sistema emita un aviso cuando se exceda o incluso, en algunos casos, actúe sobre la centralita del motor. Sin embargo, el sistema ISA hace que el vehículo se adapte de forma automática al límite de velocidad que rige en cada uno de los tramos de la vía, impidiendo que el conductor lo supere.

También »  Nuevo Toyota Hilux 2021: Estos son sus precios en España