El PSOE recula en su plan para prohibir la venta de coches diésel y gasolina en 2040

Los socialistas modifican su propuesta inicial presentada a Podemos, en la que incluían la prohibición de la comercialización de vehículos de combustión a partir de esa fecha

Constan Doval » 3 de septiembre, 2019

El PSOE ha dado marcha atrás en su plan para prohibir la venta de coches diésel, gasolina y gas a partir del año 2040. Los socialistas han optado finalmente por modificar del documento de propuestas presentado a Podemos el artículo vinculado con la prohibición de la comercialización de vehículos de combustión desde 2040. De esta manera, el PSOE ha suprimido la palabra ‘prohibir’ y en el nuevo texto alude a la importancia de tomar las medidas necesarias para que, “no más tarde” de esa fecha, los turismos y vehículos comerciales tengan unas emisiones de cero gramos de dióxido de carbono (CO2) por kilómetro.

Esta es la segunda vez que el PSOE suprime el término “prohibir” en relación con la venta a partir de 2040 de vehículos de combustión. En este sentido, en un primer borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) sobre el que trabajaba el Gobierno anterior de Pedro Sánchez ya se recogía la prohibición de la venta de turismos y vehículos nuevos de gasolina, diésel, de gas y también híbridos desde dicho ejercicio. La polémica que generó esta iniciativa forzó a eliminar la palabra “prohibir”.

Este miércoles, no obstante, el término se recuperó en el documento de propuestas presentadas a Podemos para lograr un gobierno progresista. “Prohibiremos a partir de 2040 la venta en España de turismos y vehículos comerciales ligeros con emisiones directas de dióxido de carbono, excluidos los matriculados como vehículos históricos, siempre que se destinen a usos no comerciales”, recogía el documento de propuesta a Podemos, que finalmente ha sido modificado.

La última versión del texto presentada por los socialistas recoge que, en el desarrollo de la estrategia de descarbonización a 2050, se adoptarán “las medidas necesarias”, de acuerdo con la normativa europea, para que los turismos y vehículos comerciales ligeros nuevos, excluidos los matriculados como vehículos históricos, no destinados a usos comerciales, reduzcan paulatinamente sus emisiones, de modo que “no más tarde del año 2040 sean vehículos con emisiones de 0 gr/km de CO2”.

Críticas del sector automovilístico

Antes de la modificación final del texto, desde la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), su presidente, Gerardo Pérez, había calificado de “irresponsable” prohibir la venta de coches de combustión para 2040.

“Prohibir la venta de vehículos de combustión en 2040 es hoy por hoy ilegal según la Comisión Europea y un canto al sol, con el objetivo de sacar una bandera medioambiental que quizá de votos, pero que puede que provoque que se pierdan puestos de trabajo, ya que el cliente tendrá todavía más dudas y se parará más el mercado”, afirmó Pérez en declaraciones a Europa Press.

En la misma línea, el presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam), Raúl Palacios, señaló a la misma agencia que la prohibición “no es coherente” en tanto que “se está exigiendo al sector automoción un elevado esfuerzo inversor en innovación para reducir el impacto ambiental de los motores”.

Palacios recordó que con la entrada en vigor de las normativas europeas WLTP y RDE, los vehículos de combustión “cumplen con la normativa anticontaminación más exigente del mundo”.  “No se puede confundir al comprador porque lo que se consigue es retraer al mercado y aumentar la antigüedad del parque, consiguiendo el efecto contrario al que se busca”, apostilló.

También »  Los proveedores de automoción piden un plan de ayudas al Gobierno ante la crisis del coronavirus