Esto es todo lo que saben de ti los radares de la DGT

Estos dispositivos leen las matrículas de los vehículos sin necesidad de haberse saltado el límite de velocidad

Muchas personas viajan con sus vehículos por la carretera pendientes de que ningún radar de tráfico les detecte a más velocidad de la permitida. Así, es habitual observar como gran parte de los automóviles activan sus luces de freno antes de llegar a la altura de estos aparatos. Y es que, ser fotografiado por uno de los muchos dispositivos que tiene repartidos la Dirección General de Tráfico (DGT) es una sensación que todo conductor quiere evitar.

Sin embargo, lo que muchos usuarios de la vía no conocen es que la función de los radares no se limita a descubrir si algún vehículo sobrepasa la velocidad permitida. Desde el año 2016 la DGT estableció que cualquier medio automático de captación de imágenes podría ser utilizado para controlar aspectos legales y técnicos del automóvil o motocicleta.

Así, los radares registran las matrículas de los vehículos que circulan por la vía y comprueban que tenga tanto el seguro como la ITV en regla. De esta manera, si no hemos pasado la ITV o si no tenemos la póliza en regla podemos ser sancionados. Para ello, no hace falta habernos saltado el radar a mayor velocidad de la permitida, ya que, aunque  vayamos a la velocidad adecuada, el dispositivo puede realizar dichas comprobaciones.

La multa de circular con la ITV caducada puede costarnos hasta 200 euros y con la ITV rechazada hasta 500 euros. Si es el seguro el que no lo tenemos en regla, la sanción puede ascender hasta rozar los 3.000 euros, por lo que, debemos tener en cuenta que los radares no solamente miden si nos hemos saltado el límite de velocidad.

También »  El diccionario definitivo de los coches alternativos