Neumáticos del coche: qué debes tener en cuenta antes de irte de vacaciones

Los neumáticos ponen en contacto el vehículo con el asfalto, así que es importante que los cuides y revises antes de comenzar tus vacaciones de verano

Tras la crisis sanitaria por coronavirus, muchos españoles optarán por pasar sus vacaciones de verano dentro de la península. Así que si tienes planeado viajar en coche a otra ciudad para disfrutar de tus días libres con la familia o los amigos, es fundamental que cuides y revises previamente los neumáticos de tu vehículo, puesto que son el único elemento de contacto entre el coche y la carretera. Tal como explica el Race, debes tener en cuenta que una correcta presión de los neumáticos es muy importante para obtener un equilibrio entre consumo de combustible, comodidad de marcha y seguridad en la frenada; sobre todo si llevas el coche con todas las plazas ocupadas. A continuación, te damos una serie de consejos sobre cómo debes comprobar la presión de los neumáticos de tu vehículo, para que no sufras ningún contratiempo en la carretera durante tus vacaciones.

En primer lugar, debes saber que no existe una única presión generalizada para todos los vehículos, puesto que cada fabricante recomienda una presión de neumáticos distinta. No obstante, según Juan Manuel García Llorente, experto en mecánica en el Race, si un neumático tiene una presión de entre 2 y 2,5 bares, es cierto que estará dentro de un rango normal de inflado. De todas formas, para saber exactamente cuál es la presión correcta que deben tener los neumáticos de tu coche, lo mejor es que consultes la pegatina de referencia del vehículo, que suele estar en la puerta del conductor o en la tapa del depósito de combustible. Este adhesivo indica las presiones recomendadas por el fabricante, tanto si el vehículo va vacío como si va completamente cargado. En caso de que no encuentres la pegatina, también puedes recurrir al manual del vehículo para obtener esta información.

Normalmente, la presión de los neumáticos del eje delantero será distinta a la presión de los del eje trasero, sobre todo cuando el coche esté lleno. También debes tener en cuenta que la presión varía en función del tamaño de la rueda que lleves, puesto que los coches pueden llevar más de un tipo de rueda montada.

Cómo comprobar la presión de un neumático

La presión de los neumáticos se comprueba mediante un manómetro, así que si no tienes uno en casa, debes encontrar una gasolinera que disponga de uno. Es importante que compruebes la presión en frío, ya que a medida que circulas se produce un rozamiento de la rueda contra el asfalto que provoca un calentamiento y una dilatación del neumático. Esto puede darte unos datos falseados en el manómetro con un error de hasta 100 milibares. Por ello, es importante que revises la presión antes de comenzar el viaje y no durante el mismo.

Como hemos comentado anteriormente, debes consultar la pegatina de referencia de tu vehículo para saber si debes inflar más los neumáticos. Por norma general, en el manómetro debes fijarte en los bares de presión, que deben estar entre las medidas recomendadas por el fabricante. Por cierto, no te olvides de comprobar la presión de la rueda de emergencia, que está diseñada para circular a una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora y con una presión de inflado de entre 3,5 y 4,5 bares. De todas formas, en el flanco de la rueda podrás consultar cuál es su presión correcta.

¿Qué pasa si inflo los neumáticos más de la cuenta?

Si inflas las ruedas unos pocos milibares más de lo que toca, provocarás que la superficie de contacto del neumático con el asfalto sea menor, lo que hará que el neumático se gaste más por el centro y que la adherencia disminuya. Además, estarás restando seguridad también a la hora de frenar, puesto que habrá menos superficie de contacto con el suelo.

Por su parte, si te pasas mucho con la presión, los neumáticos podrán sufrir una deformación e incluso hasta un reventón. De modo que no es nada aconsejable meter más presión de la recomendada por el fabricante en los neumáticos. Recuerda que las ruedas tienen grabado en el flanco la máxima presión de inflado que pueden soportar, así que nunca superes esa medida.

¿Qué pasa si inflo los neumáticos menos de lo que toca?

Inflar los neumáticos por debajo de la presión recomendada por el fabricante tampoco es recomendable, ya que la banda de rodadura tendrá más rozamiento con el suelo y se irá desgastando más rápido, sobre todo por los flancos. Además, notarás la dirección más pesada a la hora de controlar el coche y un aumento del consumo de combustible. Sin duda, lo más aconsejable es cumplir siempre con las medidas recomendadas por el fabricante para evitar un susto inesperado y poder disfrutar de las vacaciones veraniegas sin ningún contratiempo.

También »  Prepara tu coche para las vacaciones de Semana Santa