¿Por qué hay que mantener la batería del coche o el móvil entre el 20% y el 80%?

Cifras por debajo o encima de éstas podrían reducir la vida útil de la batería

Cuando una marca nos habla de la capacidad de recarga de su nuevo coche eléctrico, casi siempre nos pone ejemplos entre el 20% y el 80%. Y lo hace por dos razones: primero, porque se debe mantener la batería entre estos valores si se quiere prolongar su vida útil; y segundo, porque estaremos ahorrando tiempo en la recarga. Te explicamos porqué.

Nunca dejes que la batería de tu coche o móvil baje del 20%

Los dos principales enemigos de la batería, ya sea de coche, móvil o cualquier otro dispositivo, son la temperatura y el estrés, dos factore que además están relacionados entre sí. Cuando la carga baja del 20%, la batería comienza a ‘estresarse’, lo que es perjudicial para su vida útil si se repite con asiduidad. No pasa nada porque de vez en cuando dejemos que la carga descienda del 20% o el 10%, incluso tampoco si se nos llega a apagar el móvil o se nos queda tirado el coche porque no queden reservas de energía. Pero sí se puede convertir en un problema si sucede habitualmente. Tiene incluso un cierto paralelismo con la reserva de la gasolina del coche: no es malo que de vez en cuando entre en reserva, pero cuanto menos lo haga, mejor. Si queremos mantener lo máximo posible la vida útil de las baterías de nuestro coche, lo mejor es que evitemos en la medida de lo posible que la cargua descienda del 20%.

Cargar la batería al 80% es mejor que al 100%

Como decíamos al inicio, las marcas suelen situar los valores de carga de sus vehículos eléctricos entre el 20 y el 80%. Ya hemos explicado la razón del valor mínimo y ahora toca saber de dónde surge el umbral superior. Y para ello vamos a hacer un ejemplo muy gráfico.

Baterías de un coche eléctrico de última generación
Baterías de un coche eléctrico de última generación

La batería podríamos compararla con una gran habitación en la que el suelo está totalmente cubierto por hueveras, la energía son pelotas de golf y la potencia de carga la cantidad de éstas que podemos lanzar por segundo. Al inicio de la carga, es decir tomando el 20% que antes hemos comentado, es fácil que la inteligencia artificial de la batería encuentre un hueco para cada una de las muchísimas pelotas que entran por minuto, ya que hay muchos huecos libres, y por tanto la carga va lo más rápido que puede. Y así sucede hasta aproximadamente el 80%, donde ya es más complicado encontrar un espacio libre para las pelotas que siguen cayendo. Si se mantiene la misma intensidad de carga, la batería se estresa tratando de encontrar estos huecos y se sobrecalienta, haciendo que se reduzca la vida útil de la batería.

Por suerte, los cargadores más modernos ya disponen de sistemas que reducen la potencia de carga de forma automática, para que se reduzca el número de ‘pelotas’ que entran por minuto y de este modo reducir el estrés de la batería, al tener más tiempo de encontrar huecos libres. Es por ello que las marcas ofrecen los tiempos de carga de sus coches hasta el 80%, ya que a partir de ese porcentaje la carga se vuelve mucho más lenta; tanto como para tardar el mismo o incluso más tiempo en lograr ese último 20% que el tiempo que ha llevado cargar el anterior 60%.

Además, con la enorme capacidad que ofrecen hoy día las baterías de los coches eléctricos, con el 80% de las mismas ya se tiene autonomía más que de sobra como para cubrir las necesidades de desplazamiento diarias de casi cualquier usuario.

También »  Vídeo: cómo sentarse correctamente en el coche